Un cuento clásico de piedad filial: La historia de Wang Xiang

0
Únete al debate

Muchos cuentos, mitos y ricas tradiciones se han transmitido desde la antigua China. Este conocido cuento involucra la piedad filial. En la antigua cultura china, la piedad filial se considera el principio fundamental de la ética confuciana. Se reconoce como la fuente de toda virtud. 

Estos principios morales tradicionales se degradaron en gran medida cuando la Revolución Cultural remodeló los valores de China. El Partido Comunista Chino exige lealtad a la autoridad central y condena los valores tradicionales como reliquias feudales que deben erradicarse. Se espera que uno sea leal al Partido, más que a su familia.

Cerca del final de la dinastía Han del Este (25 – 220 d. C.), un niño llamado Wang Xiang (185-269) nació de Wang Rong y Lady Xue. Este fue un período caótico en el que muchos señores de la guerra competían por el control de los recursos del país.

Su madre murió cuando el niño era joven, y su padre se casó con Lady Zhu, quien le dio un hijo llamado Wang Lan. Lady Zhu, ahora su madrastra, tenía envidia de Wang Xiang. En lugar de brindarle la simpatía que necesitaba, ella estaba resentida con él y lo trató con deshonra. Ella lo golpeaba y lo culpaba por asuntos menores. Su padre, Wang Rong, fue persuadido por ella para que participara en los abusos contra él.  

Wang caminó hasta el río, se quitó la ropa y se tumbó sobre el hielo para que el calor de su cuerpo lo derritiera. Azulado y temblando de frío, llamó a los dioses para que lo ayudaran a cumplir su deseo de deber filial. (Imagen: Wikimedia Commons Dominio público)  

Wang Xiang estaba realmente solo.

Sin embargo, en el transcurso de 20 años, Wang Xiang se quedó con su familia y, aunque recibió muchas invitaciones para servir como funcionario en la oficina de la comandancia local, las rechazó.

Lady Zhu continuó tratando mal a Wang Xiang. Se vio obligado a barrer el establo de las vacas todos los días y tuvo que asumir todos los arduos deberes domésticos. Wang Xiang siempre cumplió con las instrucciones de su madrastra sin levantar una voz de insatisfacción. Todo lo que logró lo hizo con atención y sinceridad. Su devoción filial por sus dos padres se mostró a pesar de su terrible trato.

Una vez, Lady Zhu se enfermó tanto que se quedó postrada en cama, pero quería carpa para la cena. Como era invierno, todos los ríos estaban helados. Wang Xiang pensó mucho en cómo podría obtener el pez deseado.

Caminó hasta el río, se quitó la ropa y se tumbó en el hielo para que el calor de su cuerpo derritiera el hielo. Azul y temblando de frío, Wang Xiang llamó a los dioses para que lo ayudaran a cumplir su deseo de deber filial. Después de un tiempo, el hielo debajo de él se descongeló repentinamente, y de sus profundidades heladas, ¡surgió una carpa!

La dedicación de Wang frente al abuso inusualmente cruel se hizo muy conocida y está resumida en el idioma chino «Tumbado en el hielo por una carpa».

A medida que Wang Xiang creció, la dinastía Han finalmente fue destrozada por los levantamientos y la guerra civil. Su padre, Wang Rong, murió y el joven Wang se llevó a su madrastra y a su hermanastro, huyendo una larga distancia de su ciudad. Se quedó con ellos durante 30 años.

Un gobernador local estaba tan profundamente conmovido por la devoción de Wang Xiang que lo nombró funcionario estatal. Sus iniciativas efectivas le ganaron mucho respeto y admiración del público. También se convirtió en ministro de ceremonias y asesor del joven emperador Cao Mao. 

Wang murió en 269 a la edad de 85 años, después de haber servido durante muchas décadas como un estadista leal. Recibió el título póstumo de «Duque Yuan». Wang Xiang es apreciado como un modelo perfecto de la más alta de todas las virtudes, la piedad filial. Su legado es ampliamente celebrado y todavía se transmite en la actualidad.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS