Trampas de deuda en acción: países paralizados por préstamos chinos ‘descuidados’

0
Únete al debate

Un estudio de 12 países realizado por Associated Press muestra las consecuencias de que esos gobiernos tomen cientos de miles de millones en préstamos de la República Popular China (RPC), y el régimen comunista se apresura a prestar pero no está dispuesto a perdonar.

Los países que AP analizó en su informe del 18 de mayo incluyen a Pakistán, Indonesia, Sri Lanka, Laos y Mongolia, que se encuentran en Asia; Etiopía, Kenia, Zambia, Chad y Uganda, que están en África; así como Ecuador y Honduras, ambos en América Latina.

Según AP, las deudas que estos países tienen con Beijing están consumiendo los ingresos fiscales en la medida en que está afectando la capacidad de los gobiernos para proporcionar servicios básicos, como la educación o la electricidad.

La República Popular China tiende a no perdonar las deudas que otros países le deben, ni trabajar con esos gobiernos para mantenerlos a flote.

En Pakistán, que es casi un aliado de China, los trabajadores textiles están siendo despedidos porque el gobierno no puede permitirse producir la electricidad necesaria para mantener sus fábricas en funcionamiento. El gobierno paquistaní ha agotado más del 50 por ciento de sus reservas de moneda extranjera, que se necesitan para comprar combustible, alimentos y otros artículos esenciales en el extranjero, al pagar los intereses de sus deudas externas, gran parte de las cuales está en manos de la República Popular China.

A pesar de tener buenas relaciones con EE. UU. y participar en un esfuerzo internacional para boicotear el petróleo ruso, Pakistán incumplió en abril el pacto para llegar a un acuerdo con el Kremlin por petróleo con descuento para evitar apagones.

Pakistán, como muchos otros países en desarrollo, había obtenido préstamos con China para construir infraestructura, como represas hidroeléctricas, como parte del esquema de inversión de la Franja y la Ruta de la República Popular China. El BRI es ampliamente considerado como un método utilizado por el Partido Comunista Chino (PCCh) para descargar la capacidad de producción excesiva fuera de China, que a su vez sufre una burbuja inmobiliaria masiva.

Sri Lanka, la nación insular económicamente asediada frente a la costa sureste de India, ya está en mora, incapaz de pagar ni siquiera los intereses de sus préstamos chinos. El informe de AP señaló que medio millón de trabajadores industriales perdieron sus empleos y que, en julio del año pasado, los disturbios obligaron al presidente de Sri Lanka, Mahinja Rajapaksa, a abandonar su palacio en Colombo.

Rajapaksa se convirtió en un pararrayos para la ira por los acuerdos de Sri Lanka con la República Popular China que dejaron al país paralizado financieramente. Durante los disturbios, Rajapaksa huyó del país.

Escribiendo en el informe de AP, el autor Bernard Condon señala que “los expertos que han estudiado el tema en detalle se han puesto del lado de Beijing” en las afirmaciones del régimen de que no atrapa a los países intencionalmente.

Pero los resultados de los préstamos, que Condon escribe «provienen de docenas de bancos en el continente» y son «demasiado desordenados y descuidados para ser coordinados desde arriba», no son menos preocupantes que si todo fuera un complot de Beijing.

“Se lo están inventando a medida que avanzan. No hay un plan maestro”, dijo Brad Parks, director ejecutivo del grupo de investigación AidData, en declaraciones a la AP. Su laboratorio, parte de la universidad William & Mary de Virginia, ayudó a AP en su análisis de «miles de préstamos chinos secretos».

Teal Emery, un antiguo analista de préstamos soberanos que ahora dirige el grupo de consultoría Teal Insights, se sumó a las observaciones de Parks, declarando a AP que «no hay una sola persona a cargo» de los temerarios planes de préstamo del PCCh.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS