¿Sabías que los árboles de arce explotan?

0
Únete al debate

El sonido atronador de la explosión de un arce es inquietantemente similar al de un disparo. El espectacular pero peligroso fenómeno era conocido por los pueblos indígenas de las regiones del norte, quienes hacían alusiones al crujido en los mismos nombres de los meses. Los lakotas nombraron febrero como cannapopa wi, que significa “luna cuando los árboles se agrietan por el frío”. Para el pueblo arapajó, el mes rugiente es diciembre, mientras que para los abenaki es enero. El fenómeno continúa hasta el día de hoy cuando los arces sin explotar se congelan en un frío intenso.

El estallido y el agrietamiento de los arces normalmente tienen lugar a bajas temperaturas. Cuando la savia del árbol alcanza su punto de congelación, se expande dentro de la corteza del árbol provocando rupturas y, en ocasiones, grietas visibles. 

Afortunadamente, la ruptura, a menudo audible, rara vez causa efectos nocivos a largo plazo, ya que los árboles tienden a curarse solos durante la primavera y el verano, creando un tejido calloso para cubrir la lesión. Si la reparación natural no tiene éxito, las heridas pueden volverse perennes, convirtiéndose en un punto débil que siempre corre el riesgo de abrirse nuevamente durante la próxima ola de frío. Se considera que tales árboles tienen un valor de madera reducido. 

Durante la primavera y el verano, los árboles reparan tejido alrededor de la herida. Si no se cura adecuadamente, la corteza tendrá un mayor potencial de descomposición. (Imagen: Na Urchin a través de Pexels)

Cuanto mayor sea el contenido de azúcar de la savia del árbol, menor será la temperatura a la que se agrietará la corteza. Esto se debe a las llamadas “Propiedades coligativas de las soluciones”. Estas propiedades indican que cuando el agua se mezcla con otra sustancia, sus propiedades físicas como el punto de congelación (0 ℃ o 32 ℉) y el punto de ebullición (100 ℃ o 212 ℉) cambian. En este caso, los azúcares y los minerales disueltos que, junto con el agua, forman la savia del arce, hacen descender el punto de congelación haciendo que este líquido se congele solo cuando el invierno es muy frío.

La posibilidad de escuchar una explosión acompañada de una rama voladora no solo depende de las temperaturas. Según Brent Trites, un productor de jarabe de arce en New Brunswick, las explosiones también son un mecanismo de árbol para liberar la presión interna producida por la savia acumulada. Sin embargo, este es el caso solo en los arces que se extraen todos los años.

“Están acostumbrados a que se les libere la presión, por lo que ya no tienen la superficie exterior para mantener la presión”, dijo Trites, quien una vez tuvo que taladrar agujeros rápidamente en sus arces durante una cosecha tardía, para que no explotaran bajo la presión.

Mientras que algunas grietas menores tienen lugar durante el día, las explosiones estruendosas suelen ocurrir durante las frías noches, por lo demás silenciosas. «Es sólo un ‘¡boom!’ y hay un lado de un árbol, una rama de un árbol, ramas del árbol, las puntas de los brotes volando del árbol… es simplemente astronómico».

“Cuando hacía 40 grados bajo cero por la noche, me acostaba despierto y escuchaba cómo explotaban los árboles. ¡Ese es un verdadero termómetro salvaje!” dijo Linda Runyon, autora de «La guía esencial de supervivencia en la naturaleza» (Imagen: Роман Микрюков a través de Pexels)

Mientras que algunas personas encuentran fascinante este hecho, otras tienen una opinión más cautelosa: «Un árbol sin explotar es una bomba de tiempo lista para estallar… Los árboles explotan como chorros, causando lesiones y, a veces, la muerte», dijo un reportero de All Things Considered de NPR.

Para tratar de evitar la explosión de los árboles, los productores de jarabe de arce comprenden la importancia de intervenirlos a tiempo. Aunque es poco lo que se puede hacer para evitar las grietas provocadas por las heladas, Paul Heltzler, educador de horticultura y recursos naturales de Cornell Cooperative Extension del condado de St. Lawrence, aconseja cubrir los troncos con envoltorios de color claro o recubrir su zona inferior con pintura de látex blanca para interiores. Sin embargo, advierte, «las envolturas deben retirarse rápidamente en primavera, y las grietas o heridas nunca deben recubrirse».

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS