¿Purga en las Fuerzas Armadas de Rusia? Arrestan al viceministro de Defensa del Kremlin

0
Únete al debate

Sergei Shoigu, ministro de Defensa de Rusia, ha intentado enviar un mensaje de «no pasa nada» desde que su adjunto fue detenido acusado de soborno. Pero el creciente escándalo también le perjudica a él, y se considera una maniobra de un clan rival para diluir su poder.

A primera vista, el momento de la detención el martes de Timur Ivanov, uno de los 12 viceministros de Shoigu, fue inesperado, ya que se produjo cuando Rusia está librando una guerra en Ucrania y las autoridades han convertido el descrédito del ejército en un delito punible con la cárcel.

Las acusaciones contra Ivanov, de 48 años, formuladas por la fundación anticorrupción del fallecido político opositor Alexei Navalny, sobre corrupción y financiación de un estilo de vida muy por encima de sus posibilidades, eran de dominio público desde hacía más de un año, sin consecuencias aparentes.

Sin embargo, esta semana la televisión estatal mostró de repente a los rusos a un Ivanov de aspecto perplejo -que niega haber cometido delito alguno- vestido con uniforme militar, de pie en una jaula de plástico transparente del tipo que tantos enemigos del Kremlin han ocupado antes que él.

Su detención, según los analistas políticos rusos, entre los que se encuentran algunos antiguos miembros del Kremlin, muestra cómo la guerra está dando forma a las luchas internas entre los «clanes» que se disputan la riqueza y la influencia en el agudo sistema político ruso.

Los clanes -alianzas de funcionarios o empresarios afines- giran en torno al ejército, los servicios de inteligencia y las fuerzas del orden, el complejo militar-industrial y también incluyen a un grupo de personas de San Petersburgo, ciudad natal del Presidente Vladimir Putin, que le conocen personalmente desde hace muchos años.

«A alguien de la élite no le gustó el hecho de que Shoigu se hubiera hecho más fuerte», dijo a Reuters Tatiana Stanovaya, miembro del Carnegie Russia Eurasia Center.

«Esto no viene de Putin, sino de gente cercana a Putin que piensa que Shoigu ha jugado demasiado su mano. Es simplemente una batalla contra alguien y un ministerio que se ha vuelto demasiado poderoso y un intento de equilibrar la situación».

Abbas Gallyamov, un antiguo redactor de discursos del Kremlin que ahora está designado como «agente extranjero» por las autoridades, dijo que él también veía la detención como un ataque a Shoigu que le debilitaría.

«Ivanov es una de las personas más cercanas a Shoigu. Su detención en vísperas del nombramiento de un nuevo gobierno sugiere que las posibilidades de que el actual ministro se mantenga en su puesto están disminuyendo drásticamente», afirmó.

Ivanov fue detenido a raíz de una investigación del brazo de contrainteligencia del servicio de seguridad FSB, según los medios estatales rusos.

LUCRATIVOS CONTRATOS MILITARES

El de Ivanov es el caso de corrupción de mayor repercusión desde que Putin envió tropas a Ucrania en 2022. Los medios estatales han informado de que Shoigu ha destituido a Ivanov de su cargo.

El escándalo se produce apenas dos semanas antes de la investidura de Putin para un quinto mandato presidencial y antes de una remodelación del Gobierno prevista para el mes que viene en la que, en teoría, el puesto de Shoigu estará en juego.

Ivanov estaba a cargo de lucrativos contratos de construcción y adquisiciones del ejército y está acusado de aceptar enormes sobornos en forma de servicios por valor de, según los medios de comunicación rusos, al menos 1.000 millones de rublos (10,8 millones de dólares) a cambio de conceder contratos del Ministerio de Defensa a determinadas empresas.

Aunque pocos apuestan por que Shoigu pierda su puesto a causa del escándalo, dada su lealtad a Putin, la detención de Ivanov se considera un revés para su jefe, cuya influencia y acceso al jefe del Kremlin se ha elevado por su papel clave en la guerra de Ucrania.

El Moscow Times citó a un alto funcionario del Gobierno que calificó la detención como un duro golpe para el bando de Shoigu y citó a una fuente cercana al Ministerio de Defensa que dijo que la detención tenía más que ver con la política y con «el debilitamiento de la posición de Sergei Shoigu» que con Ivanov.

En ocasiones, Shoigu y los altos mandos del ejército han sido objeto de críticas despiadadas por parte de blogueros y nacionalistas rusos que le han acusado, sobre todo tras una serie de retiradas en 2022, de incompetencia.

Shoigu sobrevivió a un golpe frustrado dirigido por el líder mercenario de Wagner, Yevgeny Prigozhin, fallecido desde entonces en un accidente aéreo, que en junio del año pasado orquestó una marcha sobre Moscú para intentar derrocarle, pero su autoridad quedó dañada. Putin dijo que los acontecimientos podrían haber sumido a Rusia en una guerra civil.

‘FESTÍN EN TIEMPOS DE PESTE

Shoigu había conseguido desde entonces recuperar la confianza de Putin, pero la detención de su adjunto supone un nuevo revés.

«Perjudica indirectamente a Shoigu. Surgen preguntas. ¿Cómo es posible que una persona que estaba cerca de él y a la que él incorporó consiguiera robar tanto delante de las propias narices de Shoigu?», dijo Stanovaya, de Carnegie.

Sergei Markov, antiguo asesor del Kremlin, ha pronosticado que Shoigu, en el cargo desde 2012, mantendrá su puesto a pesar de todo.

«Todo el mundo se pregunta: ¿podría ser esto una señal para Shoigu de que no estará en el próximo Gobierno después del 7 de mayo?». escribió Markov en su blog oficial.

«Tranquilos. Estará. Shoigu ha creado un nuevo ejército desde el desastroso año 2022 que repelió la ofensiva del ejército ucraniano en 2023. Y en 2024, el ejército ya está avanzando».

Hay mucho sobre el trasfondo de la detención de Ivanov que sigue siendo desconocido. En Moscú circulan múltiples teorías sobre si la acusación de soborno es toda la historia, con informes no confirmados en los medios de comunicación de que también podría estar acusado de traición al Estado, algo que su abogado ha negado.

Algunos han sugerido que tal vez su caída se deba a su amor por el estilo de vida occidental en un momento en que Putin afirma que Rusia está inmersa en una lucha existencial con Occidente.

Otros creen que la afición de su familia a las vacaciones de lujo en Europa, el alquiler de yates, los coches Rolls-Royce y las fiestas opulentas estaba bien antes de la guerra, pero que ahora se consideraba «un festín en tiempos de peste», una referencia literaria rusa.

Shoigu ha guardado silencio sobre el escándalo, inspeccionando una instalación de lanzamiento espacial esta semana como si no hubiera pasado nada.

El Kremlin ha pedido a los periodistas que se basen únicamente en fuentes oficiales y ha afirmado que los proyectos de construcción, a menudo de gran envergadura, que supervisaba Ivanov -como la reconstrucción de la ciudad portuaria ucraniana de Mariupol- no se verán afectados.

(Reuters)

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS