Puentes vivos: una tradición centenaria que se abre paso en los entornos urbanos

0
Únete al debate

En lo profundo de los bosques de la India, en el estado nororiental de Meghalaya, las higueras gigantes extienden sus robustas raíces aéreas hasta la orilla opuesta del río. Una mirada de cerca a estos puentes vivos revela patrones hechos por el hombre fuertemente anudados y entretejidos que dan forma a las raíces en pasos elevados naturales.

Estos puentes vivientes centenarios están cuidadosamente construidos por numerosas generaciones de las comunidades indígenas Khasi y Jaintia

Ingenio indígena para resistir los monzones

Los orígenes de los puentes vivientes son tan místicos como confusos. La gente de Khasi no sabe cuándo ni cómo comenzó esta tradición, ya que sus formas de vida indígenas se han transmitido a través de historias orales y gran parte de su herencia cultural está escasamente documentada.

Se podría decir que tuvieron inspiración divina para la construcción de puentes vivos. Según la mitología Khasi, sus ancestros descendieron del Cielo usando una escalera de raíces vivas llamada jingkieng ksiar, que conectaba el Cielo y la Tierra.

Aunque los orígenes de los puentes de raíces siguen siendo un misterio, su función es clara: ayudar a los aldeanos a adaptarse a las fuertes lluvias.

East Khasi Hills, un distrito del estado de Meghalaya, es conocido por su clima particularmente húmedo. El monzón del suroeste generalmente comienza en mayo y continúa hasta septiembre. (Imagen: Sai Avinash a través de Wikimedia Creative Commons)

Se sabe que Meghalaya alberga los lugares más lluviosos de la Tierra. Según los informes, Mawsynram, una ciudad en el distrito de East Hills, es el lugar más húmedo del mundo, ya que recibió 1003,6 mm de lluvia en un lapso de 24 horas el 17 de junio de este año, su récord más alto en un solo día hasta la fecha. Asimismo, en Sohra, un pueblo a pocos kilómetros de distancia, las fuertes lluvias son igualmente comunes, lo que lo coloca en el segundo lugar en el ranking de los lugares más húmedos. 

Cuando las lluvias torrenciales comenzaban a caer y los niveles del agua subían, eran los puentes de raíces los que permitían a los antepasados Khasi cruzar los ríos caudalosos. Si el agua alcanzara niveles aún más altos, los aldeanos construirían otro puente justo encima del anterior, creando hermosas estructuras de varios niveles. 

¿Qué se necesita para construir puentes vivos?

Con algunos puentes que datan de hace 600 años, la construcción de un solo puente puede llevar décadas. Todo comienza con la plantación de un retoño de Ficus elastica, un árbol muy adecuado para el trabajo, ya que puede anclarse en pendientes pronunciadas y superficies rocosas.

Bajo condiciones favorables y un crecimiento normal, dentro de diez años, las grandes raíces de apoyo del árbol comenzarán a brotar raíces aéreas desde arriba. Estas raíces recién crecidas son particularmente elásticas y tienen tendencia a mezclarse y crecer juntas.

Usando bambú u otro andamio de madera, los constructores de Khasi tejen raíces aéreas y las engatusan a través del río hasta que llegan a la orilla opuesta. A medida que pasa el tiempo, estas raíces se espesan y desarrollan brotes secundarios que se integran a la estructura a través de un proceso llamado anastomosis, es decir, la fusión y entrelazamiento de raíces o ramas del mismo o diferentes árboles.

La construcción y el mantenimiento del puente es un proceso continuo que requiere el esfuerzo de familias o incluso de pueblos enteros a través de generaciones posteriores. Cada vez que brota una nueva raíz, la gente de Khasi encuentra la manera de incorporarla a la estructura. 

Los aldeanos de Khasi están construyendo un puente raíz sin la ayuda de un andamio. (Imagen: Elbowmacaroni a través de Wikimedia Creative Commons)

Dado que cada raíz es diferente en longitud y grosor, y cada constructor de Khasi tiene su propia técnica de tejido, cada puente de raíz vivo es único e irrepetible. De hecho, el proceso de construcción de un puente vivo consiste en interactuar constantemente con el crecimiento de los árboles y adaptarse a las condiciones.

Con puentes hechos de organismos vivos, su vida útil está directamente relacionada con la salud del árbol del que están construidos. Mientras el árbol anfitrión prospere, sus raíces se repararán naturalmente y se volverán más robustas a medida que envejecen.

Puentes vivos vs puentes modernos

Los puentes urbanos han sido clave para el desarrollo de las ciudades y los sistemas de transporte. De hecho, han acortado las distancias al facilitar nuestra circulación por zonas que de otro modo serían difíciles o imposibles de cruzar. Pero, ¿cómo se comparan estos puentes con sus contrapartes vivas?

Para empezar, los puentes de raíz producen su propio material de construcción, lo que los convierte en una alternativa económica. Dado que se reparan solos y se vuelven más gruesos con el tiempo, cuando se cuidan activamente, forman una estructura duradera, capaz de soportar fuertes lluvias que causarían la oxidación de los puentes de acero o el deterioro de los puentes de hormigón.

Sin embargo, cabe señalar que los puentes convencionales pueden soportar más peso y su construcción requiere mucho menos tiempo. Un puente de raíz generalmente puede albergar a unas cincuenta personas a la vez sin sobrecargar el árbol; y, como se mencionó anteriormente, se necesitan décadas antes de que un puente recién formado esté listo para usarse.

Sin embargo, como dijo una vez el entrenador de baloncesto John Wooden, “las cosas buenas toman tiempo”. Construir puentes vivos puede ser una empresa valiosa a largo plazo. 

Además de ser asequibles, los puentes vivos tienen un impacto positivo en su entorno. Los árboles absorben dióxido de carbono, reduciendo los niveles atmosféricos de este gas de efecto invernadero. Además, sus raíces pueden anclar diferentes niveles de suelo, lo que ayuda a estabilizar el suelo para evitar deslizamientos de tierra y erosión, a diferencia de los puentes convencionales que tienden a alterar las capas del suelo.

Los aldeanos de Khasi están construyendo un puente raíz sin la ayuda de un andamio. (Imagen: Elbowmacaroni a través de Wikimedia Creative Commons)

Además, las higueras, Ficus elastica, juegan un papel clave en la promoción de la biodiversidad. Considerada por el ex biólogo de higueras Rhett Harrison como “una de las familias de plantas más importantes de las selvas tropicales”, la higuera se considera una especie clave. Es una fuente de alimento prolífica de la que depende una variedad considerable de frugívoros para su supervivencia.

Además, el tronco de la higuera favorece el crecimiento del musgo, mientras que sus ramas proporcionan un hogar a las ardillas y a los pájaros un lugar seguro donde construir sus nidos. Los insectos, que son esenciales para la polinización, también se benefician del crecimiento de las higueras. 

El potencial de los puentes raíz en entornos urbanos

Por improbable que parezca, varios arquitectos están recurriendo a los puentes vivos como una forma de promover el desarrollo sostenible en las ciudades. Estas estructuras no solo evitarían al medio ambiente los daños que causan los puentes convencionales, sino que revertirían su degradación e incluso regenerarían el ecosistema

En un entorno urbano, los árboles pueden reducir el efecto isla de calor urbano que se produce cuando los edificios muy juntos y las superficies pavimentadas atrapan y amplifican el calor, lo que no sucede en las zonas rurales donde los árboles brindan sombra. Además, la presencia de árboles puede reducir la temperatura ambiente exterior ya que el aire se enfría al evaporarse la humedad de las plantas.

La incorporación de elementos naturales a la ciudad promueve el bienestar de sus residentes, fomentando su interacción activa con las plantas para asegurar un futuro sostenible y regenerativo.

Además, dado que su mantenimiento requiere dedicación y colaboración, los puentes vivos promueven la comunidad. Es a través del proceso de construcción, mantenimiento y reparación de puentes que la gente de Khasi nutre su sentido de pertenencia y se vuelve uno con el ecosistema, valores que influirían positivamente en quienes viven en áreas urbanas ruidosas y aceleradas. 

Finalmente, la introducción de puentes vivos en las ciudades permitiría revivir la sabiduría indígena que acompaña a esta tradición centenaria. Según el pueblo Khasi, construir puentes de raíz es un elemento sagrado de su filosofía de conservación porque es un acto desinteresado.

Para la gente de Khasi, construir puentes de raíz es un símbolo de los valores desinteresados ​​que esperan transmitir a la próxima generación. (Imagen: Anselmrogers vía Wikimedia Creative Commons)

Cuando los aldeanos comienzan a construir un puente, saben que no serán ellos quienes cruzarán la estructura, sino las generaciones venideras. Por lo tanto, cada esfuerzo por dar forma y fortalecer el puente se convierte en un acto de reverencia por la comunidad y el ecosistema, donde cada miembro de la comunidad honra sus valores indígenas profundamente arraigados y deja para la posteridad un símbolo duradero de unión y tradición.

LEA TAMBIÉN:

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS