Profesor en Dinamarca realizó experimentos genéticos para ayudar a los soldados chinos a luchar en regiones de gran altitud

0
Únete al debate

Según los informes, un profesor chino de una de las principales universidades europeas cooperó con el ejército de su país sin revelar el asunto a sus superiores. Este profesor participó en la realización de investigaciones genéticas destinadas a ayudar a los soldados chinos a hacer frente a despliegues a gran altitud.

El profesor, Guojie Zhang, trabajó en la Universidad de Copenhague de Dinamarca y también es empleado de BGI Group, un gigante de la genómica con sede en Shenzhen que patrocina a decenas de investigadores en la universidad. La empresa también tiene su sede europea en las instalaciones de la universidad.

Zhang, junto con un estudiante a su cargo, trabajó con un laboratorio del Ejército Popular de Liberación (EPL) en un experimento que implicó exponer a los monos a grandes alturas para estudiar sus cerebros, con el objetivo más amplio de producir nuevos medicamentos para prevenir daños cerebrales. El EPL había establecido esto como una de las principales preocupaciones de los soldados desplegados en las fronteras del altiplano.

En enero de 2020, Zhang co-publicó su artículo sobre el tema junto con el general militar Yuqi Gao, jefe del laboratorio de investigación de altitud del EPL. El documento también enumeró a dos de los fundadores de BGI como coautores.

Universidad desconoce la investigación de Zhang

Niels Kroer, jefe del departamento de biología, dijo a Reuters en un correo electrónico que la universidad «no estaba familiarizada con el hecho de que el documento también incluía a autores de instituciones de investigación militar chinas».

Zhang declaró que los detalles del enlace no fueron revelados a la universidad. Esto se debe a que la universidad no obliga a los investigadores a informar a los coautores de artículos científicos.

BGI afirmó que la investigación en el laboratorio del PLA no se llevó a cabo por motivos militares y que un estudio sistemático del cerebro era crucial para obtener conocimientos sobre las enfermedades humanas. La academia de ciencia del gobierno de China afirmó que el estudio era ventajoso para la defensa civil y nacional en la meseta tibetana.

Dos fundaciones danesas y la Universidad de Copenhague, que patrocinó parte del trabajo de Zhang, solo se dieron cuenta de que el ejército chino estaba involucrado en la investigación después de que una de las fundaciones descubriera que se les había atribuido falsamente la financiación del estudio. Según el periódico, el trabajo fue respaldado por el gobierno y el ejército chinos.

Kroer declaró que la universidad no tenía idea de «afirmaciones de que BGI tiene conexiones con el PLA». Aparte del salario de Zhang como profesor, la universidad afirmó que no se utilizaron fondos daneses para el estudio.   

Negación del estudio

El Ministerio de Educación Superior y Ciencia de Dinamarca se negó a abordar el estudio de altitud. Sin embargo, afirmaron que las regulaciones sobre el control de las exportaciones son aplicables a ciertas tecnologías que pueden utilizarse tanto con fines militares como civiles. El ministerio llevará a cabo un estudio exhaustivo sobre los riesgos de la cooperación internacional en materia de investigación. Será presidido por los principales líderes universitarios y concluirá a principios del próximo año.

Uno de los institutos de genética más antiguos de Europa se encuentra en la Universidad de Copenhague. Según los artículos científicos, también es el socio de investigación internacional más grande de BGI. Hay más de dos docenas de investigadores financiados por BGI que buscan doctorados en salud y ciencias. 

La integración de China de tecnología militar y civil, así como la adquisición de tecnologías sensibles de universidades extranjeras, han suscitado preocupaciones en Estados Unidos. Bajo un nuevo consejo conjunto de tecnología y comercio, Washington decidió trabajar con la Unión Europea el mes pasado para abordar este problema.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos destacó este mes el uso de la biotecnología por parte de China para impulsar el desempeño de sus soldados. El desarrollo en Dinamarca también muestra cómo la búsqueda de China de biotecnología para usos militares se está convirtiendo en un problema para las universidades europeas.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS