Polémicas reformas pro-Beijing en el Parlamento provocan masivas protestas en Taiwán

0
Únete al debate

El 24 y el 28 de mayo, 30.000 y 100.000 personas se congregaron en torno al Yuan Legislativo de Taiwán para manifestarse contra las controvertidas reformas parlamentarias, que muchos temen puedan inclinar el sistema democrático de la isla a favor de la China comunista.

El recién investido presidente de Taiwán, Lai Ching-te, que ganó las elecciones en enero, es un firme crítico de Beijing. El Partido Comunista Chino (PCCh) considera a Taiwán una provincia rebelde que hay que «recuperar» por todos los medios.

Mientras el Ejército de Liberación Popular (ELP) comunista realizaba ejercicios a gran escala en torno a Taiwán a partir del 23 de mayo como «castigo» por la toma de posesión de Lai, los partidos de la oposición taiwanesa intensificaban sus propios movimientos en el frente legislativo.

En la semana previa a la toma de posesión de Lai, el 20 de mayo, la coalición «blanquiazul», formada por el Kuomintang (KMT) y el Partido Popular de Taiwán (TPP), aprovechó su mayoría conjunta en el Yuan Legislativo para impulsar medidas que devolvieran a los legisladores una mayor supervisión del gobierno.

Lai y su partido, el Partido Democrático Progresista (PDP), defienden una identidad separada de China, en contraste con la postura conciliadora del KMT hacia Beijing en las últimas décadas.

Legisladores participan en una sesión en el Parlamento en Taipei, Taiwán 28 de mayo 2024. (Imagen: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Taiwán está gobernada oficialmente por la República de China (ROC), que se trasladó a la isla en 1949 después de que las autoridades de la ROC, dirigidas entonces por el KMT, fueran derrotadas en China continental por las fuerzas comunistas.

El 28 de mayo se volvieron a leer más proyectos de ley, y por la tarde unas 100.000 personas se habían reunido para protestar ante el Yuan Legislativo.

¿Una pendiente resbaladiza?

Propuestos originalmente por la «coalición blanquiazul» en marzo, los proyectos de reforma parlamentaria devolverían mayores poderes a los legisladores para investigar, sancionar y exigir información al poder ejecutivo, las empresas y el ejército.

Tal vez lo más controvertido sea que la legislación propuesta podría imponer multas o penas de cárcel a funcionarios del gobierno, en virtud del nuevo delito penal de «desacato al parlamento», vagamente redactado, si se descubre que han hecho declaraciones falsas ante el poder legislativo.

El DPP sostiene que no hay una definición clara de «desacato al Parlamento».

Durante las protestas del 24 de mayo, la gente escuchó discursos y portó pancartas en las que se acusaba a la oposición de intentar hacer aprobar las reformas y de trabajar de acuerdo con la China comunista. A la concentración, en la que predominaron los jóvenes taiwaneses, asistieron personas de todos los segmentos de la sociedad.

La gente se reúne fuera mientras el parlamento taiwanés está en sesión, en Taipei, Taiwán 24 de mayo 2024. (Imagen: REUTERS/Ann Wang)

Otro aspecto de las reformas propuestas son los poderes que podrían otorgar a los legisladores para exigir a la presidencia de Taiwán el acceso a documentos clasificados.

Dados los vínculos de varios legisladores con el PCCh, tales privilegios podrían aumentar enormemente el riesgo de que los secretos de Estado de Taiwán caigan en manos de Beijing.

Aunque la coalición blanquiazul controla la mayoría en el Yuan Legislativo, las reformas no son un hecho aunque se aprueben. El gabinete de Lai devolverá los proyectos al Parlamento, aplazando el proceso semanas o más.

Mientras tanto, los legisladores del DPP solicitarán a la corte constitucional de Taiwán una interpretación sobre si las leyes y la forma en que se impulsaron las reformas estaban en consonancia con la ley suprema de la República de China.

En una tercera opción, más extrema, los legisladores del DPP podrían presentar una moción de censura contra su propio primer ministro, y éste podría a su vez solicitar al presidente la destitución de la legislatura.

Tomar el mando


En febrero, el disidente y jurista chino exiliado Yuan Hongbing advirtió que, tras la elección de Lai Ching-te el pasado enero, el PCCh centraría su atención en influir en Taiwán a través del Yuan Legislativo.

Yuan, que reside en Australia y tiene amplios contactos dentro del régimen del Partido Comunista, dijo a Vision Times en ese momento de cómo, según sus fuentes, el líder del PCCh Xi Jinping había dado instrucciones específicas para trabajar con los legisladores de la oposición de Taiwán para «apoderarse de los altos mandos del Yuan Legislativo».

Esto facilitaría la «reunificación pacífica» de Taiwán con la China comunista, dijo Yuan.

El KMT ha acusado al DPP de intentar «difundir rumores y pintarlos de rojo», el color del régimen comunista continental. «El Partido Democrático de Taiwán está obstaculizando la reforma del Parlamento porque teme que no haya lugar para ocultar las malas prácticas y las mentiras», dijo en un comunicado.

Los manifestantes no parecían convencidos.

«¿Se están convirtiendo en los portavoces del Partido Comunista Chino en Taiwán, intentando erosionar nuestra democracia?», dijo la ama de casa Mucha Kung, refiriéndose a los políticos de la oposición blanquiazul.

«Creo que China es la que necesita reformas. ¿Por qué tienen que meterse con nosotros cuando ellos mismos no tienen un sistema democrático?», dijo la jubilada Fong Jye-mei, de 66 años.

Apoya el periodismo independiente

Tu apoyo nos ayuda a seguir brindando un periodismo independiente, abierto y de calidad.

Apóyanos

Para permisos de reutilización de este contenido, por favor póngase en contacto a través de agencia@mldiario.com

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS