EN VIVO: Copa América 2024, últimas noticias

¿Podría Kamala Harris vencer a Donald Trump en las presidenciales de noviembre?

0
Únete al debate

Preocupa a los donantes republicanos, tiene reconocimiento de nombre y los pesos pesados del Partido Demócrata están empezando a alinearse detrás de ella.

La vicepresidente Kamala Harris sería la sucesora natural del presidente Joe Biden si éste cediera a la creciente presión y se hiciera a un lado como candidato demócrata en las elecciones de 2024, dicen los principales demócratas.

Ahora donantes, activistas y funcionarios del partido se preguntan: ¿Tiene ella más posibilidades que Biden de vencer a Donald Trump? Biden ha dicho en repetidas ocasiones que se mantiene en la carrera.

Harris, de 59 años, exsenadora y fiscal general de California, sería la primera mujer en ser presidente de Estados Unidos si se convierte en la candidata del partido y se impone en las elecciones del 5 de noviembre. Es la primera persona afroamericana y asiática que ocupa la vicepresidencia.

Su mandato de tres años y medio en la Casa Blanca se ha caracterizado por un comienzo mediocre, rotación de personal y unas primeras carteras políticas, incluida la migración de Centroamérica, que no produjeron grandes éxitos.

El año pasado, muchos miembros de la Casa Blanca y del equipo de campaña de Biden temían en privado que Harris fuera un lastre para la campaña. La situación ha cambiado significativamente desde entonces, han dicho los responsables demócratas, ya que ella ha dado un paso adelante en el tema del aborto y ha cortejado a los votantes jóvenes.

Está «orgullosa de ser su compañera de fórmula y espera servir a su lado durante cuatro años más», declaró a Reuters la campaña de Biden Harris.

ALGUNAS ENCUESTAS FAVORECEN A HARRIS

Encuestas recientes sugieren que Harris podría obtener mejores resultados que Biden frente a Trump, el candidato republicano, aunque se enfrentaría a una reñida contienda.

Una encuesta de la CNN publicada el 2 de julio reveló que los votantes favorecen a Trump frente a Biden por seis puntos porcentuales, es decir, un 49% frente a un 43%. Harris también se sitúa por detrás de Trump, 47% a 45%, dentro del margen de error.

Los independientes apoyan a Harris entre un 43% y un 40% frente a Trump, y los votantes moderados de ambos partidos la prefieren entre un 51% y un 39%.

Un sondeo de Reuters/Ipsos tras el debate televisado de la semana pasada entre Trump y un titubeante Biden reveló que Harris y Trump estaban casi empatados, con un 42% de apoyo a ella y un 43% a él.

Sólo la ex primera dama Michelle Obama, que nunca ha expresado su interés en unirse a la carrera, aparece entre las posibles alternativas a Biden.

Un sondeo interno compartido por la campaña de Biden tras el debate muestra a Harris con las mismas probabilidades que Biden de vencer a Trump, con un 45% de los votantes diciendo que votarían por ella frente al 48% de Trump.

Demócratas influyentes como el representante Jim Clyburn, que fue clave para la victoria de Biden en 2020; el representante Gregory Meeks, congresista por Nueva York y miembro principal del Caucus Negro del Congreso; y Summer Lee, demócrata de Pensilvania en la Cámara de Representantes, han señalado que Harris sería la mejor opción para encabezar la candidatura si Biden opta por hacerse a un lado.

El líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, también ha señalado en privado lo mismo a los legisladores, dijo un asesor del Congreso.

Harris es tomada tan en serio que dos donantes republicanos dijeron a Reuters que preferirían que Trump se enfrentara a Biden antes que a ella.

«Preferiría que Biden siguiera en su puesto», en lugar de ser sustituido por Harris, dijo Pauline Lee, una recaudadora de fondos para Trump en Nevada después del debate del 27 de junio, quien dijo que pensaba que Biden había demostrado ser «incompetente».

Y algunos en Wall Street, un importante centro de recaudación de fondos demócrata, empiezan a indicar su preferencia.

«Biden ya está por detrás de Trump, y es poco probable que sea capaz de superar esa brecha dada la situación actual de su campaña. Contar con la vicepresidente Harris probablemente mejore las probabilidades de los demócratas de hacerse con la Casa Blanca», expresó Sonu Varghese, macroestratega global de Carson Group, una empresa de servicios financieros, tras el debate. «Hay potencialmente más posibilidades para ella que para Biden en este momento».

La mayoría de los estadounidenses ven a Harris de forma negativa, al igual que a los dos candidatos a la presidencia.

Según el instituto demoscópico Five Thirty Eight, el 37,1% de los votantes aprueba a Harris y el 49,6% la desaprueba. Esas cifras se comparan con el 36,9% y el 57,1% de Biden, y el 38,6% y el 53,6% de Trump.

MUJERES, VOTANTES NEGROS, GAZA

Desde que el Tribunal Supremo derogó el aborto federal en 2022, Harris se ha convertido en la principal voz de la administración Biden en materia abortista, una cuestión por la que los demócratas apuestan para ayudarles a ganar las elecciones de 2024.

Algunos demócratas creen que Harris podría dar energía a los grupos de tendencia demócrata cuyo entusiasmo por Biden se ha desvanecido, incluidos los votantes negros, los votantes jóvenes y los que no aprueban la gestión de Biden en la guerra entre Israel y Hamás.

«Ella revitalizaría a los miembros negros, morenos y asiáticos del Pacífico de nuestra coalición… atraería inmediatamente de vuelta al redil a la desanimada juventud de nuestro país», afirmó Tim Ryan, ex congresista demócrata por Ohio, en un reciente artículo de opinión.

Además, las mujeres demócratas y republicanas de los suburbios se sentirían más cómodas con ella que con Trump o Biden.

Como vicepresidente, la estrategia pública de Harris en Israel es idéntica a la de Biden, aunque ella fue la primera alta dirigente del Gobierno estadounidense en pedir un alto el fuego en marzo.

«El simple cambio de candidato no aborda la preocupación central» del movimiento, dijo Abbas Alawieh, miembro del movimiento nacional «No Comprometidos» que no votó a Biden en las primarias por su apoyo a Israel.

Si Biden se apartara, podría producirse una competición entre otros demócratas para convertirse en el candidato.

Si el partido eligiera entonces a otro candidato en lugar de Harris, algunos demócratas dicen que podría perder el apoyo de muchos votantes negros que fueron fundamentales para la victoria electoral de Biden en 2020.

«No hay alternativa aparte de Kamala Harris», dijo Adrianne Shropshire, directora ejecutiva del grupo de divulgación de votantes negros BlackPAC.

«Si el Partido Demócrata piensa que tiene problemas ahora con su base confundida … Salta sobre la mujer negra, la vicepresidente, y no creo que el Partido Demócrata realmente se recupere».

ATAQUES DIRIGIDOS A LA IZQUIERDA

Sin embargo, Harris puede tener dificultades para atraer a los demócratas moderados y a los votantes independientes a los que les gustan las políticas centristas de Biden, según algunos donantes demócratas. Ambos partidos buscan independientes que les ayuden a superar la línea de meta en las elecciones presidenciales.

«Su mayor debilidad es que su marca pública se ha asociado con el ala de extrema izquierda del Partido Demócrata… y el ala izquierda del Partido Demócrata no puede ganar unas elecciones nacionales», dijo Dmitri Mehlhorn, recaudador de fondos y asesor del cofundador de LinkedIn y megadonante demócrata Reid Hoffman. «Ese es el reto que tendrá que superar si es la candidata».

Harris se haría cargo del dinero recaudado por la campaña de Biden y heredaría la infraestructura de campaña, una ventaja crítica a sólo cuatro meses de las elecciones del 5 de noviembre.

Pero cualquier campaña demócrata aún necesita recaudar cientos de millones de dólares más antes de noviembre para tener éxito, dicen los estrategas. Y ahí, Harris podría ser un lastre.

«Puedo decirte que lo tenemos realmente difícil para recaudar dinero para ella», dijo una fuente del Comité Nacional Demócrata.

Como candidata presidencial de cara a las elecciones de 2020, Harris quedó por detrás de Biden en la recaudación de dinero. Ella abandonó la carrera en diciembre de 2019, el mismo mes en que su campaña informó 39,3 millones de dólares en contribuciones totales. La campaña de Biden informó 60,9 millones de dólares en el mismo período.

Sin embargo, la campaña de Biden recaudó un récord de 48 millones de dólares en las 24 horas posteriores a que nombrara a Harris como su compañera de fórmula en 2020.

Los antecedentes como fiscal de Harris podrían brillar en un debate cara a cara contra Trump, dijeron algunos demócratas.

«Ella es increíblemente centrada y contundente e inteligente, y si procesa el caso contra la criminalidad de Donald Trump, lo destrozará», dijo Mehlhorn.

Los ataques republicanos contra Harris se están intensificando a medida que se la presenta como posible sustituta de Biden. Los tertulianos conservadores están volviendo a poner en circulación las críticas vertidas contra ella durante la carrera de 2020, incluso por parte de algunos demócratas, que afirman que Harris se ríe demasiado, que no ha sido probada y que no está cualificada.

El 6 de julio, el New York Post, propiedad de la conservadora News Corp, publicó una columna titulada «Estados Unidos podría tener pronto la primera presidente DEI del país: Kamala Harris», en la que afirmaba que su ascenso político se debía al «dominio» de la diversidad, la equidad y la inclusión de su partido.

Reuters

Sigue todas las noticias de Mundo Libre en WhatsApp
Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS