[Opinión] Perdidos en la vida: electrónica omnipresente y competencia sin fin

0
Únete al debate

(Minghui.org) Muchas personas en China hoy en día llevan una vida agotadora mientras luchan por dinero, fama y estatus. Han olvidado que hay más en la vida que la interminable búsqueda de intereses materiales.

¿Cómo salir de esta situación? Veamos primero una historia antigua.

Un hombre de negocios virtuoso

Qiao Zhiyong (1818-1907) fue un hombre de negocios de finales de la dinastía Qing especializado en el comercio de té. Una vez envió algunas muestras de té a un minorista con 1 jin (medio kilo) de té por bolsa. Cuando la tienda minorista pesó las bolsas, resultó que cada bolsa pesaba 1,2 jin (20% adicional).

El dueño de la tienda minorista dijo con entusiasmo: «A partir de ahora compraremos té de Qiao».

«No es de extrañar que a la gente le guste hacer negocios con Qiao», comentó el asesor del propietario, «si las cosas van así, toda la venta de té al por mayor será de Qiao».

Tal como se predijo, Qiao se convirtió en uno de los comerciantes más exitosos de la región. Al anteponer la integridad y la confianza a las ganancias, siempre entregó más de lo que la gente esperaba.

La generosidad y amabilidad de Qiao también se vieron durante una hambruna cuando muchas personas se quedaron sin alimentos. Mientras que los pobres pedían comida abiertamente y recibían ayuda de Qiao, aquellos con un estatus social más alto o intelectuales dudaban en hacer lo mismo, ya que eso significaría perder la cara.

Para resolver este problema, Qiao dijo que necesitaba construir una casa y cualquier ayudante, incluso si solo llevaba un ladrillo, recibiría comida. De esta manera, muchas personas sobrevivieron con dignidad. Mucha gente atribuyó el éxito de Qiao a las bendiciones divinas debido a su bondad.

Perdidos en la vida

A diferencia de Qiao, muchas personas en la China actual ya no creen en lo divino, ya que la ideología atea del Partido Comunista Chino (PCCh) les lavó el cerebro. Sin reverencia por lo divino, no entienden las relaciones kármicas que influyen en los resultados de la vida; es decir, el bien y el mal serán recompensados en consecuencia con más virtud que trae buena fortuna o más yeli (karma) que resulta en desgracias.

Como tales, muchos luchan por hacerse un hueco en la sociedad, a veces a expensas de otros. Buscan dinero rápido y gratificación instantánea a toda costa. Piensan que solo el dinero, la fama y el estatus son importantes, nada más. Debido a tal mentalidad, la gente de clase alta trata de acumular más fortuna para satisfacer su propio deseo y transmitirlo a su descendencia.

Muchos de ellos acumularon riqueza rápidamente en China durante la privatización de los activos estatales en la reforma económica. En contraste, la clase media y las personas que viven en la pobreza trabajan incansablemente, pero aún luchan para llegar a fin de mes. Sueñan con hacerse ricos de la noche a la mañana y cambiar su destino.

Durante su búsqueda de riqueza y estatus, las personas de todas las clases sociales también se han enfrentado a una tremenda competencia por parte de sus pares. Luchan para mantener sus trabajos y obtener aumentos de sueldo o promociones. Muchos profesionales experimentan fatiga y están demasiado ocupados para pensar en la vida misma.

Incluso los niños en edad escolar no se libran de la competencia siempre presente en la vida. A menudo tienen demasiadas actividades extracurriculares, ya que sus padres esperan que ingresen a las mejores escuelas preescolares, primarias y secundarias o universidades.

Deberíamos esforzarnos en el trabajo y la escuela, por supuesto, pero no ir a los extremos para buscar riqueza y estatus. Los datos muestran que aunque la riqueza colectiva está aumentando, los ciudadanos chinos ahora tienen menos satisfacción y sensación de seguridad. Esto es diferente de una sociedad tradicional donde la gente se respetaba y disfrutaba de su trabajo y de su vida.

Aunque a nadie realmente le gusta una vida tan estresante, la intensa competencia colectiva provocó esta vida improductiva y agotadora.

Desde mi punto de vista, la gente en la China actual se ha perdido en la vida con su interminable búsqueda de dinero, fama y estatus. Rara vez consideran el aspecto espiritual de la vida y han olvidado que la divinidad vela por nosotros.

Ahogándose en el mar de la electrónica

Además de la intensa competencia, la gente en China (y en todo el mundo) se está ahogando en un mar de productos electrónicos.

Mirando a nuestro alrededor, podemos encontrar un sinfín de ejemplos de síndrome electrónico que van desde el insomnio, la incapacidad para concentrarse, la obesidad, la mala salud e incluso la muerte. Desde la mañana hasta la noche, desde la mesa del comedor hasta el baño, desde el lugar de trabajo hasta el hogar, las personas revisan sus teléfonos casi todo el tiempo, incluso mientras caminan, viajan al trabajo, etc.

Esta situación es aún más dañina para las mentes jóvenes. Con poca comprensión o experiencia en el mundo real, muchos niños se sumergen en el mundo virtual. Además de tomarse un tiempo que podrían haber dedicado a estudiar o jugar, se sumergen en contenidos llenos de violencia, sexo y todo tipo de información obscena. A medida que pasa el tiempo, se ahogan gradualmente en el mar de la electrónica, física y mentalmente.

Una vida mejor

No hay una solución fácil para los problemas mencionados anteriormente. Cuando les dijo a los miembros de su personal cómo hacer negocios, Qiao afirmó: «Tomaré lo que la gente abandona, haré un poco de progreso cada vez, generaré credibilidad y siempre mantendré la integridad». Entendió que la buena fortuna llegaría cuando las personas actuaran de acuerdo con la voluntad divina de ser buenas.

Al reverenciar lo divino y creer en los principios de que el bien y el mal serán recompensados en consecuencia, podemos convertirnos gradualmente en mejores personas. Al igual que Qiao, podemos ser bendecidos con salud y prosperidad sin tener que luchar por ello.

Artículo publicado originalmente por Minghui.org

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS