Nueva York albergará a inmigrantes en antigua cárcel cerca de Central Park

0
Únete al debate

Bajo el estrés de cientos de inmigrantes que llegan a la ciudad de Nueva York todos los días, las autoridades se esfuerzan por encontrar alojamiento para todos ellos y han decidido reutilizar el antiguo Centro Correccional Lincoln de Manhattan para albergar temporalmente a inmigrantes adultos.

La instalación fue cerrada en 2019 por el exgobernador Andrew Cuomo luego de una disminución en la población carcelaria del estado y ahora se está utilizando para abordar la «crisis humanitaria». 

Un representante del ayuntamiento le dijo al NY Post: «Estamos agradecidos con el estado por proporcionar este sitio y asociarse con la ciudad para abrir este espacio como un sitio temporal para los solicitantes de asilo mientras la ciudad de Nueva York continúa enfrentando esta crisis humanitaria», y agregó que, “Hemos tenido más de 70.000 solicitantes de asilo en los centros de admisión de la ciudad desde la primavera pasada. Y, sin embargo, cientos de solicitantes de asilo continúan llegando a la ciudad de Nueva York todos los días”.

El representante de la ciudad dijo que se requiere apoyo financiero y operativo adicional para satisfacer adecuadamente la demanda de servicios. 

Según se informa, ya no hay celdas en la instalación de 10.000 pies cuadrados (929 m2) que en un momento sirvió como prisión estatal de mínima seguridad. A lo largo de los años, ha sido utilizado por la Asociación Hebrea de Mujeres Jóvenes e incluso albergó a las tropas estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. 

Está ubicado en West 110th Street en el extremo norte de Central Park y ha estado desocupada desde septiembre de 2019. Se decidió usar la instalación para albergar a los inmigrantes después de que el espacio en el Hotel Roosevelt y otros sitios se invadieran. 

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, afirma que la crisis migratoria costará a las arcas municipales más de 4.300 millones de dólares de aquí a la próxima primavera.

LEE MÁS:

Concejales piden ayuda

El 24 de mayo, los miembros del consejo de la ciudad de Nueva York viajaron a Albany en busca de ayuda para lidiar con los inmigrantes que eran transportados en autobús a la ciudad desde la frontera sur del país. 

En una conferencia de prensa el 24 de mayo, la concejal Nantasha Williams dijo: “El propósito de nuestra visita fue realmente comenzar a construir una coalición estatal. Sabemos que la ciudad ha sido la más afectada por esta crisis. Estamos al máximo de nuestra capacidad y necesitamos ayuda”.

Según el NY Post, al menos 40.000 migrantes dependen actualmente de la Ciudad para su vivienda y sus necesidades básicas.

En la comitiva a la capital del Estado se encontraban Williams, Shaun Abreu, Eric Dinowitz, Althea Stevens y Erik Bottcher donde presentaron una larga lista de solicitudes.

En lo más alto de la lista estaban más fondos estatales y más viviendas asequibles. 

En la conferencia de prensa, Abrieu dijo: “Esta también es realmente una oportunidad para que la ciudad y el estado realmente trabajen de la mano para hablar con una sola voz al gobierno federal”, que quiere brindar más apoyo y aflojar las reglas laborales para permitir solicitantes de asilo para obtener empleo. 

Sin final a la vista

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo recientemente que no tiene planes de dejar de transportar en autobús a los inmigrantes ilegales hacia el norte, a las ciudades demócratas, a pesar de que las ciudades insisten en que no tienen los recursos para gestionar la afluencia.

La última ciudad en comenzar a recibir inmigrantes es Denver, Colorado.

“Las comunidades fronterizas abrumadas e invadidas de Texas no deberían tener que soportar la avalancha de inmigración ilegal debido a las imprudentes políticas fronterizas abiertas del presidente Biden, como su captura y liberación masiva sin fechas en los tribunales ni ninguna forma de rastrearlos”, escribió en un comunicado de prensa sobre el asunto. 

“Hasta que el presidente y su administración den un paso al frente y cumplan con su deber constitucional de asegurar la frontera, el estado de Texas continuará transportando a los migrantes a ciudades santuario autoproclamadas como Denver para brindar el alivio que tanto necesitan nuestros pequeños pueblos fronterizos”, agregó.

A principios de mayo, en una carta a otros 49 gobernadores estatales, Abbott instó a los gobernadores a “unirse” en oposición a las políticas fronterizas de Biden.

“En ausencia del gobierno federal, nosotros, como gobernadores, debemos unirnos para combatir la actual crisis fronteriza del presidente Biden y garantizar la seguridad que todos los estadounidenses merecen”, escribió. 

Criticó la decisión de Biden de poner fin al Título 42, que permitía a las autoridades expulsar a los inmigrantes ilegales sobre la base de mantener las enfermedades transmisibles fuera del país. 

“Con el fin de las expulsiones del Título 42, la propia administración del presidente Biden estima que al menos 150.000 migrantes están esperando cruzar la frontera entre Estados Unidos y México e ingresar ilegalmente a nuestro país”, escribió, y agregó que “la avalancha de actividad fronteriza ilegal invitada por la Administración Biden fluye directamente a través de la frontera sur hacia las comunidades de Texas, pero esta crisis no se detiene en nuestro estado. Los cárteles de la droga mexicanos envalentonados y otras empresas criminales transnacionales se benefician de este caos, contrabandeando personas y drogas peligrosas como el fentanilo en comunidades de todo el país”.

Dice que Texas ha gastado más de 4.500 millones de dólares en operaciones esenciales de seguridad fronteriza desde 2021 y que la Legislatura de Texas está considerando destinar otros 4.600 millones de dólares para hacer frente a la crisis en los próximos dos años.

“El presidente Biden desató una crisis nacional y posteriormente negó la responsabilidad del gobierno federal de abordarla”, afirma Abbot.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS