Misticismo, carnaval y un discurso disruptivo: así son los mítines de campaña de Donald Trump

0
Únete al debate

Para cuando Donald Trump subió al escenario de su mitin en Green Bay, Wisconsin, algunos de sus más fervientes seguidores llevaban horas de pie fuera, en medio de temperaturas gélidas, para ver al hombre al que esperan volver a elegir presidente.

Mientras la canción «God Bless the U.S.A.» de Lee Greenwood sonaba en los altavoces del centro de convenciones, el ex presidente republicano reconvertido en candidato saludaba, se balanceaba, aplaudía y lanzaba besos.

«Trump, Trump, Trump», coreaban algunos de los 3.200 asistentes. Una joven pareja sostenía en brazos a su bebé. A algunos se les saltaron las lágrimas.

Los mítines de Trump son uno de los rasgos definitorios de sus campañas presidenciales: espectáculos que duran todo el día, con misticismo, avivamiento y carnaval, diseñados para ofrecer una experiencia emocional a su base y atraer a nuevos partidarios al redil.

En la tercera campaña presidencial de Trump, la revancha de las elecciones generales contra el presidente demócrata Joe Biden el 5 de noviembre, los maratones meticulosamente planificados han resurgido como parte central del intento de Trump de volver a entrar en la Casa Blanca.

Según su campaña, el ex estrella de reality show está íntimamente involucrado en el «aspecto, la sensación y el tono» de los mítines, incluida la música, seleccionada de la lista personal que Trump escucha durante su tiempo libre en su finca de Mar-a-Lago, en Florida.

Trump ha celebrado 21 mítines de campaña en lo que va de 2024, incluidos 12 en Iowa y New Hampshire durante la carrera presidencial por la nominación republicana, según Election Central, un grupo no partidista que realiza un seguimiento de las apariciones públicas de los candidatos presidenciales.

Eso se compara con 13 a mediados de abril en 2020, cuando era presidente, según un análisis de Reuters.

La campaña de reelección de Biden ha evitado en gran medida los grandes mítines en favor de reuniones más pequeñas con los votantes en lugares como iglesias y salas sindicales.

La agenda de mítines de Trump en este ciclo ha tenido que competir con sus comparecencias ante los tribunales por cargos penales y civiles. Pasó la semana pasada en un tribunal de Nueva York para el inicio de su juicio penal por el dinero subrepticio, antes de dirigirse al estado indeciso de Carolina del Norte para un mitin el sábado.

Reuters asistió al mitin de Trump en Green Bay el 2 de abril y entrevistó a los asistentes, que describieron el emblemático acto de campaña como un espacio seguro, rodeado de conservadores con ideas afines.

La campaña de Trump, a su vez, recopila y analiza los datos de los asistentes, con la esperanza de convertirlos en votos. La gente se registra en la campaña, facilitando su dirección de correo electrónico, número de teléfono móvil, código postal y estado, a cambio de un mensaje de texto que sirve de entrada.

Después del mitin, los asistentes reciben un aluvión de mensajes de texto, incluidos llamamientos de Trump para recaudar fondos.

Los mítines también tienen como objetivo atraer la cobertura gratuita de los medios de comunicación locales y nacionales, sumar voluntarios y conseguir que los políticos y líderes locales amplifiquen el mensaje de Trump.

Desde el equipo de Trump sostienen que, a medida que la campaña se calienta, un número cada vez mayor de los mítines de Trump se celebrará en los estados de batalla electoral como Wisconsin. Trump ganó por poco el estado en 2016, y luego lo perdió por poco ante Biden en las cuestionadas elecciones que tuvieron lugar cuatro años después.

En el caso de Green Bay, el acto llevaba más de una semana preparándose.

El equipo de avanzada de Trump se coordinó con el Servicio Secreto y las fuerzas del orden locales para asegurar el centro de convenciones.

Pasaron días organizando el aparcamiento para los simpatizantes, el acceso a los baños, el agua, el merchandising y el entretenimiento.

Contratistas y voluntarios locales decoraron el escenario con pantallas gigantes, alfombras rojas y banderas estadounidenses.

A medida que los simpatizantes iban entrando, los voluntarios de la campaña repartían carteles de «Make America Great Again» («Haz Grande a Estados Unidos de Nuevo») y «Fire Biden» («Despidan a Biden»).

La música elegida por Trump sonó por los altavoces: Suspicious Minds» de Elvis Presley, «Great Balls of Fire» de Jerry Lee Lewis, «Pinball Wizard» de The Who, junto con algo de Johnny Cash y «The Music of the Night» del Fantasma de la Ópera.

Después de cada mitin, el equipo de Trump hace una autopsia para analizar lo que ha funcionado y lo que debe mejorarse para el siguiente acto.

Aunque la puesta en escena está diseñada para entretener a la multitud, también refuerza el mensaje de Trump de que el país se ha ido al «infierno» y que él junto con sus partidarios deben arreglarlo.

El discurso de Trump comenzó afirmando que él (y no Biden) ganó Wisconsin en 2020.

“Nunca ha habido tal espíritu. Mire, ganamos en 2016. Lo hicimos mucho mejor en 2020. Odio decir que lo hicimos muchísimo mejor, pero ahora hay más espíritu que en cualquier otro momento que hayamos visto. Porque hemos visto lo malos que son. Son simplemente malos. Son tan malos. Es simplemente terrible, pero nunca ha habido un espíritu como este. Nunca, nunca, jamás, probablemente para nadie y lo agradezco. Muchas gracias», dijo el candidato republicano.

A medida que el discurso se llenaba de furia sobre el lamentable estado de Estados Unidos y las oscuras fuerzas que se alzaban contra Trump, empezó a hacer un llamado a la unión para salvar al país.

Dirigió su retórica más dura hacia los inmigrantes en el país ilegalmente procedentes de naciones como Venezuela, el Congo, Yemen, Somalia y Siria.

«Su índice de criminalidad ha bajado un 67%. Y la razón es que han tomado sus pandillas y son criminales, y los trajeron a los Estados Unidos. Oh, esperen a ver el próximo año, ellos estarán, muy pronto, sin crimen, cero crimen en todo el país de Venezuela, el hermoso país de Venezuela. De hecho, iremos a Venezuela de vacaciones. [Están enviando prisioneros, asesinos, traficantes de drogas, enfermos mentales, terroristas, lo peor de cada país viene a nuestro país ahora. Vienen del Congo, Yemen, Somalia, Siria, de todo el mundo», declaró Trump.

La multitud coreó: «¡Construyan el muro!».

Prometió llevar a cabo la «mayor deportación de la historia de Estados Unidos»: «Vienen, cambian el país, lo amenazan y lo destrozan. Están destruyendo nuestro país. Podemos perforar y sacar petróleo, pero esto es difícil. Vamos a terminar con la mayor deportación en la historia de Estados Unidos. No tenemos elección. No tenemos elección, ¿verdad? No tenemos elección».

La multitud rugió.

El discurso de Green Bay duró apenas una hora, menos de lo habitual porque Trump tenía que volar antes de que nevara.

El líder del movimiento MAGA se divirtió en algunos momentos. Pero la mayor parte de su discurso se caracterizó por un lenguaje distópico, con Trump pintando un cuadro de una América atrapada en una batalla del bien contra el mal.

«2024 es nuestra batalla final», apuntó el dirigente republicano al final del discurso. «Con ustedes a mi lado, demoleremos el Estado profundo, expulsaremos a los belicistas, echaremos a los globalistas, expulsaremos a los comunistas, marxistas y fascistas, echaremos a la clase política enferma que odia a nuestro país», señaló.

«Cada vez que la izquierda radical, los demócratas, los marxistas, los comunistas y los fascistas me acusan, lo considero una gran insignia de honor porque me acusan por vosotros. Muchas gracias, los alabo. Nunca lo olviden, nuestros enemigos quieren quitarme mi libertad porque yo nunca dejaré que les quiten la vuestra. Eso es verdad. Quieren silenciarme porque nunca dejaré que te silencien. Y al final, no van a por mí. Van a por ti y resulta que yo me interpongo, pero siempre lo haré», indicó.

Luego salió del escenario con una canción de Sam & Dave, un clásico del R&B que se ha incorporado a la lista de canciones de los mítines de Trump. El título: «Hold On, I’m Comin» («Espera, ya voy»).

Reuters

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS