COBERTURA "El renacer de la libertad en Argentina y el mundo"

Madre uigur detenida en silencio y condenada a 20 años de cárcel mientras su hija la buscaba

0
Únete al debate

Ziba Murat es una estadounidense uigur que vio por última vez a su madre, la Dra. Gulshan Abbas, en el aeropuerto nacional Ronald Reagan de Washington en 2016. En ese momento, en medio de noticias de que Beijing estaba deteniendo a minorías étnicas en el región, le imploró a su madre que no regresara a Xinjiang . Sin embargo, Abbas no hizo caso de su consejo.

“Mi corazón empezó a latir muy rápido. Le dije que no fuera… Ya habíamos empezado a escuchar sobre la construcción de los campamentos, pero ella pensó que estaría a salvo”, dijo Murat a Reuters.

La Dra. Abbas, poco después de llegar a Xinjiang, le dijo a su hija que le habían confiscado el pasaporte. Ella no proporcionó detalles. Las videollamadas diarias entre la hija y la madre se volvieron tensas. A veces, la Dra. Abbas sacudía la cabeza y lloraba sin razón aparente. «Me siento tan culpable, creo que ella estaba tratando de enviarme mensajes», dijo. 

El 10 de septiembre de 2018, Murat habló con su madre por última vez. 

La Dra. Abbas había desaparecido menos de una semana después de que su hermana, Rushan Abbas, pronunciara un discurso sobre la campaña de internamiento en Xinjiang en el centro de estudios Hudson Institute, con sede en Washington. 

Rushan Abbas es una conocida activista uigur radicada en Estados Unidos. Murat y Rushan Abbas creen que los eventos están relacionados. Murat es una de las muchas mujeres de la comunidad uigur que lleva años buscando noticias sobre familiares detenidos por el régimen chino.   

Según un informe de Human Rights Watch, más de un millón de uigures han sido detenidos en 300 a 400 instalaciones, que incluyen campos de «educación política», prisiones y centros de detención preventiva.

Portavoces del gobierno de Xinjiang afirmaron en conferencias de prensa en Beijing este año que China ayudaría a los uigures en el extranjero que no pueden comunicarse con sus familiares, y les pidieron que se comuniquen con los consulados y embajadas chinos. 

Sin embargo, los familiares dicen que sus apelaciones han sido totalmente ignoradas. La carta de Murat a la embajada china en Washington, con fecha del 5 de agosto de 2020, que buscaba detalles sobre su madre no recibió ninguna respuesta. “Si todo lo que tenemos que hacer es llamar al consulado, entonces levante el teléfono cuando llamemos”, dijo Murat.

China ha desestimado las afirmaciones de que obstaculiza los esfuerzos de los uigures para encontrar información sobre sus familiares detenidos. «Ciertos nativos de Xinjiang en el extranjero son hechizados o coaccionados… inventaron deliberadamente mentiras sobre los llamados ‘contactos perdidos’… Ciudadanos chinos de Xinjiang que si no pueden comunicarse con sus familiares en Xinjiang, pueden comunicarse con la Embajada y el Consulado de China. Trabajaremos con ellos para brindarles asistencia”, dijo Zulhayat Ismayil, portavoz del gobierno de Xinjiang, en un comunicado en febrero. 

Murat finalmente se enteró de que su madre fue arrestada por terrorismo y por «alterar el orden social». La confirmación formal llegó a través de una declaración de una línea hecha por un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de China en una conferencia de prensa el año pasado. Una fuente no oficial le dijo a Murat que su madre había sido condenada a 20 años. Las autoridades chinas no confirmaron públicamente la duración de la sentencia.  

En un incidente similar, Rayhan Asat dijo que le tomó cuatro años conocer el paradero de su hermano que fue detenido en 2016. Proviene de una fuente oficial que confirmó que su hermano fue detenido en Aksu, una ciudad de Xinjiang.

“Hicimos todo lo que pudimos, llegamos a todas las comisarías, a todos los órganos estatales para intentar averiguar qué pasó… Estábamos tan confundidos. ¿Por qué estaría en Aksu?… Creo que es un deseo de desarraigar aún más a la gente y romper su espíritu”, dijo Asat a US News.

Algunos uigures creen que los esfuerzos propagandísticos de Beijing para desacreditar las acusaciones de violaciones de los derechos humanos contra su comunidad son una forma crítica de conocer mejor a sus familiares detenidos por el régimen comunista.

Por ejemplo, las autoridades chinas publican videos como parte de tales esfuerzos de propaganda que incluyen clips de uigures encarcelados que proclaman declaraciones a favor de Beijing y denuncian a sus parientes en el extranjero.

Murat reveló que le agradaría ver a su madre en un video de ese tipo, aunque sería doloroso. Solo quiere saber si su madre está viva.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS