Síguenos en nuestro canal de WhatsApp

Los excesivos encierros por el COVID-19 tienen a Australia rozando el autoritarismo

0
Únete al debate

Las autoridades australianas han adoptado un enfoque de «covid cero» para navegar la pandemia de coronavirus y han implementado estrictas medidas de control de bloqueo en nombre de la salud pública mientras enfrentan acusaciones de que la clase política ha estado en gran medida aislada de las consecuencias.

Australia, posterior al COVID-19, se ve muy diferente a lo que era antes de la pandemia.

Australia hoy parece más un estado autoritario que un país libre.

Victoria y Nueva Gales del Sur, los dos estados más grandes de Australia, representan aproximadamente el 60 por ciento de la población de Australia y estos estados han estado cerrados durante algún tiempo. Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, ha estado cerrada durante meses. 

Los ciudadanos tienen que hacer frente a un estricto toque de queda entre las 9:00 p. m. y a las 5:00 a. m., no se les permite viajar a más de tres millas (5 km) de sus hogares y pueden ser multados con hasta 15.000 dólares estadounidenses por infringir las órdenes de salud pública. No parece haber escasez de agentes de policía dispuestos a hacer cumplir las órdenes de salud y repartir multas. 

https://twitter.com/birgerrhenman/status/1441466845156892677

La libertad de circulación en todo el país, piedra angular de una democracia libre y abierta, prácticamente se ha extinguido. Cada gobierno estatal ha impuesto complicados requisitos de entrada para los viajeros interestatales y las fronteras entre los estados a menudo se cierran por completo. 

Los requisitos de entrada son a veces tan estrictos que los residentes que regresan ni siquiera pueden ingresar a su propio estado. Este problema particular ha ido surgiendo a lo largo de las fronteras entre Victoria y Nueva Gales del Sur. El problema ha empeorado tanto que Australia ahora tiene una clase de desplazados internos. 

Campamentos de cuarentena

Uno de los desarrollos más sorprendentes en el continente es la construcción y el uso de campos de cuarentena o la práctica de la «cuarentena supervisada obligatoria».

Los viajeros, ya sean de Australia o de algún otro lugar, deben estar en cuarentena, a su cargo, durante 14 días al llegar al país. Si bien muchas democracias occidentales han implementado medidas provisionales similares en un intento por limitar la propagación del virus, las autoridades australianas han llevado el concepto al extremo. 

Según el sitio web del Gobierno de Australia, «A las personas que entren en cuarentena supervisada obligatoria en el Territorio del Norte se les cobrará una tarifa de $2500 por persona o $5000 por una familia de dos o más personas durante 14 días».

Cualquier persona que se encuentre incumpliendo las normas de cuarentena puede ser multada. 

En el Territorio del Norte de Australia, las autoridades han resucitado un antiguo campamento minero que ahora describen como «un pueblo de alojamiento elegante, innovador y sostenible».

Actualmente, hay dos instalaciones de cuarentena supervisadas obligatorias en el Territorio del Norte; el Centro para la Resiliencia Nacional en Howard Springs, en Darwin, y la Instalación de Cuarentena de Alice Springs en Alice Springs. 

Las autoridades advierten a los viajeros que el proceso de admisión podría llevar varias horas y se les entrega un libro de reglas que describe las expectativas sobre el comportamiento de los ‘residentes’. A las personas en cuarentena se les dice que las regulaciones que deben seguir son «leyes» promulgadas por el Director de Salud y que, si se infringen, serán sancionadas con multas.   

Las personas, ya sea que estén infectadas con COVID-19 o no, no pueden salir de su habitación asignada, incluido el espacio de la terraza que se les asigne. Se impone el distanciamiento social, así como el uso de máscaras, ya sea que la persona esté adentro o afuera. Las personas en cuarentena deben «cumplir con las instrucciones dadas por un oficial autorizado para evitar que las personas se congreguen en una zona de cuarentena».

Las personas también están sujetas a dos pruebas obligatorias por estadía a través de hisopos de nariz y garganta y, si uno rechaza las pruebas, están sujetas a otros 10 días de encarcelamiento a cargo de la persona. 

Se proporcionan tres comidas al día ya que no hay instalaciones para cocinar en ninguna de las habitaciones. Los entrega el personal con el equipo de protección completo y se dejan fuera de la habitación de una persona. 

Los campamentos aún no están completamente construidos y algunos se completarán en 2022, mientras que otros hasta 2024 indican que las autoridades australianas tienen la intención de utilizar los campamentos no solo durante semanas o meses, sino durante años. 

Estallan las protestas 

Los ciudadanos normales no se toman las restricciones de brazos cruzados, sino que inundan las calles protestando por lo que se ha convertido su país.

La policía australiana arrestó a 235 personas en Melbourne y 32 en Sydney el 18 de septiembre luego de manifestaciones anti-bloqueo «no autorizadas» donde varios policías resultaron heridos en enfrentamientos con manifestantes, informó Reuters. 

En Sydney, cientos de personas lograron reunirse, lo que llevó a las autoridades a suspender todo el transporte público de la ciudad.

Los escuadrones antidisturbios, la patrulla de carreteras, los detectives y la policía de funciones generales se desplegaron en las calles en un intento de evitar las grandes concentraciones. 

Los manifestantes están siendo ampliamente tildados como «antivacunas», sin embargo, la escala y el alcance de las protestas parecen incluir a australianos de todas las creencias y opiniones. 

Sin final a la vista

Las autoridades han dicho que las restricciones se aliviarán una vez que el 70 por ciento de la población esté completamente vacunada. Al 29 de septiembre, el 77,3 por ciento de las personas de 16 años o más habían recibido una primera dosis de vacuna y el 53,4 por ciento de las personas de 16 años o más habían recibido una segunda dosis. Todavía se necesita un progreso significativo para aliviar las restricciones y depende de que muchos australianos estén dispuestos a someterse a un régimen de vacunación. 

Sin embargo, las vacunas no parecen tener el efecto que las autoridades quieren o esperan. 

El 29 de septiembre, las autoridades informaron que de las siete personas que habían muerto a causa del COVID-19 el 28 de septiembre, seis de ellas estaban total o parcialmente vacunadas.  

https://twitter.com/Zieleds/status/1443250067767365633

Más aleccionadoras son las palabras pronunciadas por un director de salud el 25 de septiembre.

«Nunca tendremos que volver a los niveles anteriores a COVID. Siempre tendremos que ser conscientes de que COVID existe. Vamos a tener que comprometernos con las vacunas de refuerzo, vamos a tener que comprometernos con el asesoramiento de vez en cuando, cuando veamos brotes, vamos a tener que responder. No va a volver a la normalidad. No podemos negar que vamos a tener que vivir con el COVID».

https://twitter.com/libsoftiktok/status/1441965077825867778

El país, con una población aproximada de 25,7 millones de personas, ha registrado un total de 102.729 casos del virus y han fallecido 1.278 personas.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS