Los Baigas de la India: una tribu espiritual desafiada por el mundo moderno

0
Únete al debate

Considerados como los habitantes originales más antiguos de la India, la tribu Baiga se considera a sí misma como la gente del bosque. Han habitado densos bosques durante generaciones, viviendo de lo que pueden asegurar con sus arcos y flechas.

Como tema de muchos relatos escritos, está claro que los primeros exploradores encontraron fascinantes las tradiciones únicas y la misteriosa espiritualidad de los baigas. En el mundo de hoy, sus artes tradicionales y sus elaborados rituales, incluidos los de curar enfermedades y disipar los malos espíritus, junto con su amplio conocimiento de la naturaleza, son un tesoro cultural; sin embargo, todos estos se están desvaneciendo en la oscuridad. 

La propia supervivencia de los baigas se ha visto amenazada en los últimos años. El desalojo del bosque con el establecimiento de parques nacionales y proyectos de riego ha obligado a los baigas a abandonar el que ha sido su hogar durante cientos de años. Adaptarse a la sociedad moderna, en la mayoría de los casos, significa romper los lazos con sus raíces aborígenes.

Exploremos la belleza de la tribu Baiga, los desafíos que enfrentan hoy y la importancia de preservar sus tradiciones. 

Baiga significa «hechicero-medicinista»

La primera referencia a los Baiga se encuentra en el Seoni Settlement Report de 1867, donde el capitán británico WB Thompson se refirió a ellos como “los más salvajes de las tribus, que habitan las colinas más inaccesibles y los bosques más remotos”. Esta tribu se encuentra principalmente en el estado de Madhya Pradesh, en el centro de la India, particularmente en los distritos de Mandla y Balaghat. 

Los Baiga son tradicionalmente conocidos por trabajar como sacerdotes y curanderos. Realizando rituales para pueblos enteros, era común que los miembros de la tribu se ganaran la vida previniendo tormentas de granizo y disipando los malos espíritus que causaban enfermedades. Esto se debió a su fuerte sentido de la espiritualidad y su comprensión de las medicinas naturales. 

Coexistiendo con la naturaleza, los Baigas se aseguran de que sus prácticas no sean perjudiciales para el medio ambiente, ya que no solo es su fuente de alimento y refugio, sino también una representación de lo Divino. Durante mucho tiempo han empleado una técnica agrícola ecológica conocida como Bewar, en la que el mijo se cultiva junto con otros cultivos sin labrar la tierra. 

Los Baigas creen que arar la tierra equivale a lacerar el pecho de la Madre. Para reponer la tierra, combinan una práctica de tala y quema con la reubicación periódica de sus cultivos, que se complementan con comestibles silvestres forrajeros. 

El método agrícola de tala y quema utilizado por los Baiga consiste en limpiar la vegetación y quemar la biomasa para obtener una capa de cenizas rica en nutrientes. Esta técnica es empleada por alrededor de 200 millones de personas en todo el mundo. (Imagen: Frank Vassen a través de Wikimedia Creative Commons)

Los Baigas también son hábiles pescadores. Alrededor de septiembre, hombres y mujeres tejen sus redes de pesca y aprovechan para pescar el pescado de la temporada. Los Baigas conviven y dependen de los animales para su sustento. Basados ​​en la sabiduría de vivir en armonía con la naturaleza que ha sido común en los grupos nómadas durante miles de años, veneran y respetan la naturaleza.

Sin embargo, este estilo de vida tradicional se ha vuelto cada vez más difícil de seguir. En los últimos años, muchos Baigas han sido desplazados del bosque como resultado del aumento de las medidas de conservación en toda la India. 

Con poco conocimiento de la agricultura convencional y sin experiencia en la vida fuera de la jungla, varios Baigas se han encontrado luchando para alimentarse a sí mismos y a sus familias, mientras que otros han tenido que convertirse en trabajadores migrantes en las grandes ciudades.

Mitología y teología arraigadas

Se dice que los Baigas tienen un aire de superioridad entre muchas tribus. Esto se debe en parte a su reputación como hechiceros poderosos, pero principalmente se deriva de su mito de creación único: creen que la humanidad se originó con ellos. 

Según los Baigas, son los descendientes del hijo primogénito de su antepasado Nanga Baiga. El resto de la humanidad, explica la historia, desciende del segundo hijo de Nanga.

En cuanto a dónde reside lo Divino, los Baigas mantienen antiguas tradiciones animistas y creen que todas las entidades de la naturaleza, humanas y no humanas, tienen una esencia espiritual. Se cree que su deidad principal, Baradeo, habita en el árbol saaj, una especie conocida por almacenar en su tallo agua potable con efectos curativos para el dolor de estómago.

Almacenamiento de agua en el árbol de salvia. (Imagen: Drrsprao vía Wikimedia Commons)

Los Baigas adoran una gran cantidad de divinidades, cada una de las cuales gobierna un cierto factor de la vida diaria. Rezar a Bhimsen, la deidad de la lluvia, es esencial para que crezcan sus cultivos; mientras que venerar a Gansam Deo, el protector contra los ataques de animales salvajes, es fundamental para mantener a salvo a la tribu. Los dioses del hogar también son venerados para asegurar el bienestar de la familia.

Hoy, sin embargo, muchos Baigas ya no rezan a sus deidades tradicionales. Debido a su desplazamiento y progresiva mezcla con las culturas vecinas, los dioses hindúes o cristianos se han convertido en los destinatarios de muchas de sus oraciones. Otros Baigas, ante la modernidad, han olvidado por completo el valor de la oración.

Un estilo de vida basado en la fe

Los baiga tradicionalmente basan su moral en el principio universal de que el bien es recompensado y el mal recibe castigo. La presencia de lo Divino, en todas partes de la naturaleza, guía a los devotos miembros de la tribu a comportarse de una manera agradable a los dioses. La comisión de una mala acción es tradicionalmente seguida de una sincera petición de perdón divino.

Según los Baigas, al morir, un ser humano se divide en tres entidades espirituales: la primera de ellas, «jiv», vuelve a su lugar junto a Bhagavan, el Creador. El segundo, “chhaya”, vuelve a residir en la que fue su casa durante su vida terrenal para velar por el hogar familiar. El tercero, «bhut», es el lado malo del individuo que debe permanecer enterrado para que no traiga calamidades al mundo de los vivos.

En el más allá, se cree que el alma principal de la persona vive con el mismo estatus social que tuvo durante su estancia en la Tierra. Se alimentaría de la comida que regalaba a otros mientras estaba viva, para reencarnarse una vez que se agotaran los suministros. Un alma con un historial de malas acciones y sin méritos virtuosos no disfrutaría, según los Baigas, de tan buena fortuna.

Este sistema de creencias dio forma a la tradición Baiga basada en la fe y la intención recta. Durante generaciones, su tribu ha prosperado gracias al valor inquebrantable de la palabra de honor. Hoy, sin embargo, parecen enfrentarse a un mundo de valores invertidos. El trabajo para sostener a la comunidad, que han realizado de manera altruista durante siglos, ahora se cuantifica con dinero, un término que solía ser ajeno a los miembros de la tribu. Conceptos adicionales como propiedad y herencia también se han vuelto comunes para los Baigas. 

Los Baigas eran esencialmente habitantes de los bosques, viviendo en lo profundo de las selvas en armonía con la naturaleza. La deforestación y la marcha del desarrollo los ha obligado a migrar a lugares más cercanos a las ciudades. (Imagen: Sandy & Vyjay a través de Wikimedia Creative Commons)

Muchos Baigas han experimentado una codicia y un engaño que alguna vez fueron insondables. Después de ser desalojados, se les asignan tierras en las que se espera no solo que sobrevivan, sino también que cumplan con un requisito de crecimiento; sin embargo, la parcela asignada es completamente estéril. Otros han sido persuadidos por funcionarios e intermediarios para que inviertan su dinero en parcelas que resultan estar sin vida.

La identidad tribal se desvanece rápidamente

La mística establecida de los Baiga como hechiceros se realza aún más con el tatuaje tradicional de sus mujeres. Realizadas con hollín de lámpara de aceite de sésamo diluido y finas piezas de madera, las vívidas líneas y patrones cubren casi todo el cuerpo femenino, simbolizando sus creencias, su identidad y su trayectoria de vida.

El tatuaje es realizado por artistas femeninas especializadas que aprendieron sus habilidades a través de la tradición oral transmitida durante innumerables generaciones. Los intrincados diseños se dibujan de memoria y comúnmente incluyen líneas geométricas que representan montañas, el sol y la luna, junto con algunas figuras de animales.

Cuando una niña tiene entre ocho y diez años, está lista para recibir su primer tatuaje para simbolizar tanto su identidad como Baiga como su entrada en la edad adulta. Dibujada en la frente, comprende una forma simbólica de luna en el centro y una serie de líneas sobre las cejas. 

Las mujeres de la tribu Baiga en India son conocidas por su arte de tatuar o Godna. (Imagen: Shivangi Lokras a través de Wikimedia Creative Commons)

Se tatúan puntos, cruces y círculos en la espalda, brazos y piernas en un proceso que dura hasta que la niña alcanza la edad de casarse. El cuello y los senos suelen tatuarse después del parto para simbolizar su plenitud como mujer, mientras que el tatuaje de los muslos es una decisión concedida al marido.

Esta tradición, profundamente arraigada en su identidad, está ahora a punto de desaparecer. La expulsión de su hábitat ancestral y la confluencia con otras culturas ha debilitado progresivamente su conexión con su cultura nativa y sistema de creencias. Cada vez se ven menos niñas con los tatuajes icónicos, tanto por falta de comprensión de su significado espiritual como por temor a ser señaladas cuando asisten a la escuela en las grandes ciudades. 

Cuando se trata de los hombres Baiga, las tradiciones tribales también parecen estar desapareciendo lentamente. Asumiendo la responsabilidad de mantener a sus familias y ante las precarias condiciones de vida en los territorios que les asignan las autoridades indias, muchos han migrado a las grandes ciudades donde se percibe la idea de correr con el torso desnudo, una forma normal de vivir en la selva, como inculto y primitivo. Cada vez es más común que los hombres Baiga usen camisas y pantalones convencionales y usen dispositivos modernos como teléfonos celulares.

Después de años de ser expulsados ​​de la jungla, los Baiga han tenido que abrirse paso en el mundo moderno, un mundo donde los documentos pesan más que las promesas y el engaño se disfraza de buenas intenciones. Atraídos por las comodidades y los placeres de la modernidad, las generaciones más jóvenes han olvidado voluntariamente sus raíces tribales, mientras que sus padres trabajan arduamente para evitarles el destino de quedarse sin educación. 

Los miembros más antiguos de la tribu, particularmente las ancianas que aún llevan las marcas Baiga en la piel, se aferran a las tradiciones milenarias que durante años permitieron a su pueblo sobrevivir y vivir en armonía.

Lo que otros ven como progreso, lo entienden como olvido de la divinidad y desviación del corazón humano. A menos que se tomen medidas para proteger y preservar a los Baigas y su patrimonio cultural, las verdades superiores contenidas en su memoria colectiva, generalmente en forma de tradiciones orales, se perderán para siempre con la partida eterna de sus miembros más antiguos.

LEA TAMBIÉN:

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS