Síguenos en nuestro canal de WhatsApp

Las vacunas COVID contienen grafeno y otras toxinas, revela nuevo estudio

0
Únete al debate

Un estudio científico, publicado en febrero pero actualizado recientemente por un científico estadounidense y su equipo, mostró que las cuatro principales vacunas COVID-19 actualmente en el mercado contienen óxido de grafeno, nanopartículas y otras toxinas.

El director del estudio, el Dr. Robert O. Young, es un practicante de naturopatía y autor de 52 títulos de nutrición celular, bioquímica y microbiología. Su carrera médica científica abarca más de 25 años y ha sido ampliamente reconocido como uno de los científicos clínicos y de investigación más importantes del mundo.

Las vacunas de las cuatro grandes empresas farmacéuticas que fueron analizadas por el Dr. Young fueron Pfizer/BioNTech (Pfizer), Moderna/Lonza mRNA-1273 (Moderna), Vaxzevria de AstraZeneca (AstraZeneca) y Janssen de Johnson & Johnson (Janssen).

Se les llama «vacunas» por conveniencia, pero existe un amplio debate sobre si estas inyecciones de ARNm cumplen con el estándar, por lo que sus oponentes prefieren llamarlas terapia de modificación genética. 

En su informe del 5 de febrero, titulado «Scanning & Transmission Electron Microscopy Reveals Graphene Oxide in CoV-19 Vaccines» (La microscopía electrónica de barrido y transmisión revela la presencia de óxido de grafeno en las vacunas contra el CoV-19), Young y su equipo probaron varias ampollas utilizando diferentes técnicas de análisis, como el campo oscuro de contraste de fase, la microscopía de campo brillante, la microscopía electrónica de barrido y de transmisión y la espectroscopía de rayos X de energía dispersiva.

En las vacunas fabricadas por las cuatro empresas, encontraron grandes cantidades de óxido de grafeno, o grafeno, para abreviar.

Según The Epoch Times, el grafeno fue descubierto en 2004 por Andre Geim y Konstantin Novoselov en la Universidad de Manchester. Ganaron el Premio Nobel de Física en 2010 por su descubrimiento, señaló el reportero Tom Ozimek. Es un nanomaterial novedoso, de un átomo de espesor, con varias aplicaciones posibles , incluso en antenas diminutas, chips de computadora y revestimientos para absorber ondas potencialmente dañinas.

Algunos científicos afirman que tiene propiedades antibacterianas y antivirales. Sin embargo, los funcionarios de salud de Canadá retiraron del mercado todas las mascarillas faciales que contienen grafeno en abril de este año, por temor a que tuvieran «algún potencial» de causar toxicidad pulmonar.

Se dice que el óxido de grafeno es genotóxico, citotóxico y magnetico tóxico. El liposoma entrega el óxido de grafeno a órganos, glándulas y tejidos específicos, como la médula ósea, el corazón, el cerebro, los testículos y los ovarios.

El grafeno utilizado en las ampollas se diseñó principalmente como cápsulas de liposomas, cápsulas de lípidos grasos. Su objetivo es encapsular el ARNm y proteger el material genético para que no se deshaga antes de que llegue a las células de nuestro cuerpo. Las cápsides de liposomas de dos tipos de vacunas, Pfizer y Moderna, consisten en un 100 por ciento de grafeno.

Además, el equipo encontró adyuvantes como histidina, sacarosa, polietilenglicol («PEG») y alcohol etileno. Se sabe que los dos últimos son cancerígenos y genotóxicos. 

En la vacuna «Janssen», encontraron congregaciones microscópicas de acero inoxidable, hierro, níquel y carbono, unidas por grafeno magnético. Estas congregaciones magnéticas son conocidas por sus efectos de saturación de sangre, también conocidos como el «Efecto Corona» o el «Efecto Spike-Protein». 

Se cree que el efecto pico-proteína, a su vez, se atribuye al desencadenamiento de una tormenta de citocinas, que generalmente conduce al síndrome de mejora de la deficiencia de anticuerpos (ADE), que puede causar daños graves a los órganos internos.

Además, en la vacuna Pfizer encontraron Trypanosoma Cruzi, un parásito microscópico y posiblemente letal que es una de las muchas causas del síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA, informó The Exposé

En total, concluye el Dr. Young, estas vacunas COVID-19 “NO son vacunas, sino medicamentos nanotecnológicos que funcionan como una terapia genética… Todas estas llamadas ‘vacunas’ están patentadas y, por lo tanto, su contenido real se mantiene en secreto incluso para los compradores. quienes, por supuesto, están usando el dinero de los contribuyentes. Entonces, los consumidores, los contribuyentes, no tienen información sobre lo que están recibiendo en sus cuerpos por inoculación”.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS