Las humillaciones públicas vuelven a las calles de China en medio del temor al COVID-19

0
Únete al debate

Los días de la Revolución Cultural parecen haber regresado después de que salieran a la luz varios informes sobre presuntos contrabandistas de personas, que violaron las normas de COVID-19, que fueron expuestos en un desfile en varias ciudades fronterizas, entre ellas las de Jingxi y Dongxing.

Uno de los incidentes tuvo lugar el 28 de diciembre y en él participaron cuatro presuntos delincuentes vestidos con trajes blancos de protección contra riesgos que llevaban su retrato y una descripción de sus delitos impresa en pancartas colgadas al cuello. Los presos iban escoltados por dos policías también vestidos con trajes protectores.

Al parecer, los cuatro presos expuestos en la ciudad de Jingxi, en el sur de la provincia de Guangxi, estaban acusados de contrabando de seres humanos, posiblemente relacionado con el transporte de personas a través de la frontera con Vietnam, violando las estrictas normas de confinamiento de China.

«Guangxi News dijo que el cortejo ofreció una «advertencia de la vida real» a la multitud y «disuadió los delitos relacionados con la frontera», informó France 24.

Otros desfiles de humillaciones públicas

En el vídeo también se ve una camioneta que transporta lo que parecen ser prisioneros con trajes de protección encerrados en una jaula. En la furgoneta se pintaron textos que decían «castigar severamente los delitos relacionados con la frontera y mantener la armonía y la estabilidad fronterizas» y «la ciudad de Jingxi 2021 actividades de castigo de casos relacionados con la frontera». 

No era la primera vez que los presuntos delincuentes desfilaban por las calles de Jinxi de esta manera. Muestras similares de vergüenza pública tuvieron lugar en agosto y noviembre, según los informes del sitio web del municipio de Jinxi y los vídeos publicados en las redes sociales por el municipio.

El jueves salió a la luz otro vídeo en el que supuestamente se mostraba a cuatro reclusos vestidos con trajes de protección en la ciudad de Dongxing, situada directamente en la frontera con Vietnam. Según una publicación en Twitter del usuario Songpinganq, los cuatro habían intentado huir del país.

Songpinganq también publicó un vídeo de un incidente similar que tuvo lugar el 24 de diciembre en la ciudad de Pingxiang.

«La gente que está mirando grita ‘mátenlos a golpes'», escribió el autor del tuit. «Por culpa de ellos nos han covidado… Les han lavado mucho el cerebro». 

En todos los casos, los sospechosos desfilaron primero por las calles y luego fueron llevados a una plaza acordonada por policías fuertemente armados. Mientras tanto, un funcionario leía sus acusaciones en voz alta, con el público de pie a una distancia segura.

Los medios de comunicación estatales hicieron eco de las supuestas atrocidades cometidas en la provincia de Guangxi, fronteriza con Vietnam.

Los desfiles de humillación pública suscitaron reacciones encontradas en Weibo, la red social china similar a Twitter.

«Lo que es más aterrador que el desfile en la calle son los numerosos comentarios que lo apoyan», escribió un usuario de Weibo.

No obstante, los funcionarios locales «han ido mucho más allá de la «disciplina conforme a la ley»» y serán sancionados en consecuencia, informó la agencia estatal Beijing News.

Incluso en un ambiente de campañas públicas para evitar contagios de coronavirus, no es adecuado «desfilar por las calles para hacer demostraciones al público», dijo Beijing News, añadiendo que «la medida viola gravemente el espíritu del Estado de Derecho y no se puede permitir que se repita». 

Sin embargo, la Oficina de Seguridad Pública de la ciudad de Jingxi mantuvo la condena pública, razonando que se trataba de una «actividad de advertencia disciplinaria in situ» y que “no se había violado ninguna medida”.

Foto del avatar
Maria Caminos

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS