La OMS aviva el temor a una pandemia tras la toma de un laboratorio biológico en Sudán

Sudán no tiene una instalación de nivel de bioseguridad 3 o 4. Solo existen cuatro en todo el continente africano.
0
Únete al debate

Las declaraciones hechas por un portavoz de la Organización Mundial de la Salud en la región de Sudán se han utilizado para avivar el temor de un posible ataque de terrorismo biológico después de que un laboratorio fuera capturado durante una guerra entre el gobierno y una facción rebelde.

La noticia comenzó a aparecer en los titulares después de que Reuters emitiera un cable de noticias el 25 de abril titulado ‘Alto riesgo de riesgo biológico’ en Sudán después de la incautación de un laboratorio, dice la OMS donde Nima Saeed Abid, descrito como «el representante de la OMS en el país», declaró que hay un “alto riesgo de peligro biológico” en la capital, Jartum, después de que el Laboratorio Nacional de Salud Pública (NPHL) fuera capturado durante los combates.

Abid fue citado diciendo: “Esta es la principal preocupación: no hay acceso a los técnicos de laboratorio para ir al laboratorio y contener de manera segura el material biológico y las sustancias disponibles”.

MÁS SOBRE PATÓGENOS PANDÉMICOS

El funcionario también fue citado afirmando que los combatientes se habían “apoderado de un laboratorio que contenía patógenos del sarampión, cólera y otros materiales peligrosos”.

Un informe de la BBC citó a la OMS diciendo que «los cortes de energía hacían imposible administrar adecuadamente el material en el laboratorio», específicamente que las bolsas de sangre no se enfrían y se echan a perder.

El New Zealand Herald citó directamente a Abid afirmando que su preocupación se debe a que «es extremadamente, extremadamente peligroso porque tenemos aislados de polio en el laboratorio. Tenemos cepas de sarampión en el laboratorio. Tenemos aislados de cólera en el laboratorio».

“Existe un enorme riesgo biológico asociado con la ocupación del laboratorio central de salud pública en Jartum por parte de una de las partes combatientes”, agregó Abid.

Publicaciones de estilo tabloide como The Sun, con sede en el Reino Unido, editorializaron para los lectores que el desarrollo puede tener un potencial pandémico cuando declaró: “Los científicos han estado advirtiendo durante años sobre el peligro de que un biolaboratorio mal administrado arroje un virus o un patógeno, especialmente en el a raíz de la pandemia”.

Ni BSL3, ni BSL4

Aunque el NPHL afirma en su sitio web que tiene un laboratorio de bacterias y parásitos, además de un «laboratorio de referencia» para «virus epidémicos» y «bacterias epidémicas», según una traducción de Google del texto árabe del sitio, la instalación es no al mismo nivel que uno como Fort Detrick o el Instituto de Virología de Wuhan, donde los patógenos pandémicos se experimentan de forma rutinaria.

Según el sitio web Globalbiolabs.org, un mapa interactivo mantenido por el King’s College London y la Universidad George Mason, las únicas instalaciones de nivel de bioseguridad 3 o 4 en el continente africano están ubicadas en Costa de Marfil o Gabón en el extremo oeste, o Sudáfrica, en el sur, mientras que Sudán se encuentra en el noreste. 

De hecho, el Laboratorio Nacional de Salud de Arabia Saudita, un laboratorio BSL4, está geográficamente más cerca que cualquiera de las cuatro instalaciones de BSL en África.

El sitio web de Public Health Emergency (PHE), un sitio web del gobierno de EE. UU., explica el sistema de clasificación: “Por ejemplo, algunos procedimientos con un agente infeccioso o una toxina pueden realizarse en condiciones BSL-2, pero otros procedimientos con el mismo agente infeccioso o toxina que aumenta el riesgo para el trabajador o el medio ambiente, como la creación de gotas o aerosoles en el aire, o la producción a gran escala, puede requerir que el trabajo se realice en condiciones BSL-3”.

Elaborando más, el PHE explica que los laboratorios BSL3 «se utilizan para estudiar agentes infecciosos o toxinas que pueden transmitirse a través del aire y causar una infección potencialmente letal a través de la exposición por inhalación», mientras que BSL4 son para «agentes infecciosos o toxinas que presentan un alto riesgo de Infecciones de laboratorio transmitidas por aerosoles y enfermedades potencialmente mortales para las cuales no hay vacuna ni terapia disponible”.

Ambos niveles requieren equipos diseñados a medida, como trajes de presión positiva, edificios, gestión del flujo de aire, saneamiento y sistemas de gabinetes descritos como «extensos y complementados con procedimientos y prácticas cuidadosamente diseñados».

Combate

Sudán se ha visto sacudido por un conflicto entre el ejército del país y un grupo paramilitar llamado Rapid Support Forces (RSF) desde el 15 de abril. Reuters afirma que 459 personas han muerto y más de 4.000 han resultado heridas en la batalla, según datos de la OMS.

Sin embargo, la noticia de que el laboratorio fue capturado y se volvió inaccesible se produjo solo un día después de que el Secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, anunciara que había entrado en vigor un alto el fuego de 72 horas, según The Guardian.

El conflicto y la situación en la ciudad han sido lo suficientemente significativos como para que las fuerzas estadounidenses evacuaran a los miembros del personal de la embajada estadounidense en Jartum el 23 de abril, indicó el Departamento de Defensa en un comunicado.

Aunque algunos mensajes sobre la caída de la NPHL han sido coloreados para que suenen como si la instalación hubiera caído en manos de las RSF, el informe original de Reuters fue cuidadosamente advertido para afirmar que Abid «se negó a especificar de qué lado se había apoderado de la instalación», cuando se le pide que aclare.

Proliferan los laboratorios de bioseguridad

Algunos comentarios que circularon por las redes sociales en torno al suceso intentaron establecer una conexión entre la captura del NPHL y una serie de biolaboratorios financiados por Estados Unidos en Ucrania que empezaron a aparecer en los titulares tras estallar la guerra con Rusia a principios de 2022, pero Ucrania tampoco alberga ningún laboratorio BSL3 o BSL4.

El Informe Global Biolabs 2023 emitido por King’s College y la Universidad George Mason explicó que el desarrollo de laboratorios BSL3 y BSL4 se ha expandido rápidamente: “A principios de 2023, ese número había aumentado en diez a 69 laboratorios. Hay 51 laboratorios BSL4 en funcionamiento, tres en construcción y 15 planificados, todos repartidos en 27 países”.

La mayoría están emergiendo en el Sudeste Asiático y la India.

El Informe agrega: «De los 66 laboratorios donde hay datos de propiedad disponibles, 41 son laboratorios de salud pública propiedad del gobierno, 13 son principalmente laboratorios de defensa, diez son laboratorios de investigación universitarios y dos laboratorios son de propiedad privada».

“Una mayoría significativa (54/65) de los laboratorios donde hay datos disponibles centran su trabajo en la salud humana. Siete laboratorios se enfocan únicamente en la investigación relacionada con animales y cuatro realizan ambos tipos de investigación. De los 69 laboratorios BSL4, 51 están operativos, 15 están planificados y tres están en construcción”, continúa el Informe.

Construyendo un virus

La investigación patógena realizada en los laboratorios BSL3 y BSL4 puede ser significativa.

En noviembre de 2020, cuando el mundo fue tomado por sorpresa por la pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), el virólogo de la Universidad de Carolina del Norte, Ralph Baric, le dijo al medio de comunicación italiano Rai que “no teníamos acceso a los virus en China. Todo lo que teníamos era acceso a la secuencia”.

Baric explicó: “Y así puedes sintetizar químicamente la secuencia del virus en el laboratorio y hacer la secuencia del virus y luego recuperar el virus”.

En su segmento, Rai describió a Baric no solo como “uno de los mayores expertos en creación de virus sintéticos” del mundo, sino como “el mayor experto en coronavirus del mundo” y un hombre que trabajó extensamente con Shi Zhengli del Instituto Wuhan en el desarrollo de nuevos coronavirus para “construir un virus híbrido”.

Baric explicó cuando Rai le preguntó acerca de la “quimera” creada en asociación con el laboratorio BSL4 del Partido Comunista Chino: “La única ganancia de función que ocurrió en ese virus es que cambiamos su antigenicidad. Y lo que te dicen esos datos es que cualquier vacuna o anticuerpo que hayas hecho contra el virus original de 2003 [SARS-CoV] no iba a proteger al público de este nuevo virus si surgiera en el futuro.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS