La jueza que lleva el caso de los documentos clasificados de Mar-a-Lago da una ‘señal legal’ a favor de Trump

0
Únete al debate

Una jueza federal que supervisa el caso penal que acusa a Donald Trump de manejar indebidamente documentos clasificados ha dado señales de apertura a las alegaciones de defensa del expresidente de Estados Unidos, en una señal de que los fiscales podrían enfrentarse a un camino difícil por delante.

La jueza de distrito de Estados Unidos Aileen Cannon, que fue nominada para el cargo por Trump, ha pedido al exmandatario y a los fiscales que propongan instrucciones para el jurado basadas en dos escenarios legales que favorecen una reclamación de Trump que los abogados de seguridad nacional dijeron que tienen poca relevancia para los cargos.

Trump y el abogado especial Jack Smith, que llevó el caso, se enfrentan a una fecha límite del martes para responder a la orden de la jueza.

La disputa es otra instancia de Cannon dando credibilidad a los argumentos legales de Trump sobre los registros supuestamente clasificados llevados a su finca Mar-a-Lago en Florida cuando dejó la Casa Blanca en 2021.

Aunque Trump ha chocado con los jueces en muchos de sus casos legales, Cannon se ha mostrado receptiva a su defensa en aspectos que podrían alterar el curso del caso de los documentos.

«Tienes un tribunal que es más favorable a los puntos de vista de una parte frente a la otra, y estás viendo órdenes y decisiones que son un reflejo de eso», dijo Brandon Van Grack, un ex funcionario de seguridad nacional del Departamento de Justicia.

Trump se ha declarado inocente de los cargos que le acusan de retener a sabiendas registros secretos relacionados con la defensa nacional de Estados Unidos y de obstruir los esfuerzos del Gobierno estadounidense para recuperarlos.

La acusación es una de las cuatro a las que se enfrenta Trump en su intento de desbancar al demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales del 5 de noviembre. El líder del movimiento MAGA ha calificado los casos como parte de un esfuerzo políticamente motivado para dañar su campaña.

En la reciente orden de Cannon se cuestiona la afirmación del expresidente de que trató los documentos como personales en virtud de una ley de 1978 que permite a los expresidentes conservar registros que no tienen relación con sus responsabilidades oficiales.

Los abogados de Trump argumentan que su decisión de conservar los registros demuestra que los consideraba de su propiedad personal.

Los fiscales han dicho que los documentos no podrían interpretarse como personales porque están relacionados con asuntos militares y de inteligencia de Estados Unidos. La ley de registros no podía autorizar a Trump a conservar documentos clasificados, dijeron.

Cannon se mostró escéptica en una audiencia judicial celebrada el 14 de marzo sobre la posibilidad de que la alegación de Trump obligue a desestimar los cargos, pero dijo que podría resultar «contundente» en un futuro juicio.

Más tarde ordenó un duelo de conjuntos de instrucciones propuestas para el jurado, asumiendo que el gobierno tendría que demostrar que los registros pertenecen al gobierno, o que ni el juez ni el jurado podrían cuestionar la postura de Trump de que son personales.

«Ambos son completamente irrelevantes», declaró Kel McClanahan, un abogado de seguridad nacional que ha representado a miembros de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, sobre los escenarios en competencia. «Y ambos favorecen en realidad al acusado», expresó.

Mark Zaid, un abogado defensor que ha trabajado en casos relacionados con información clasificada, indicó que no tiene conocimiento de un caso en el que un documento producido por una agencia federal haya sido declarado registro personal por un presidente.

Permitir que un jurado considere esas reclamaciones «daría a Trump una oportunidad de luchar en un juicio con jurado que probablemente nunca existiría en otro caso», opinó Zaid.

La fecha del juicio sigue siendo incierta. Cannon aún no se ha pronunciado sobre las propuestas de Trump y de los fiscales para retrasar el juicio previsto para el 20 de mayo hasta finales de este verano.

Cannon ha escapado a la ira que Trump ha dirigido contra los jueces que supervisan sus otros casos legales, a los que ha acusado frecuentemente de parcialidad y criticado en términos personales.

La jueza falló a favor del político republicano en una impugnación legal de la investigación presentada antes de que se presentaran cargos, que posteriormente fue revocada por un tribunal federal de apelaciones.

La magistrada ha dado muestras de apoyo a otros argumentos de Trump, como su petición de más documentos del Gobierno de Biden para intentar demostrar que la investigación tenía motivaciones políticas.

En un revés para la defensa de Trump, Cannon rechazó el mes pasado un intento de invalidar la acusación central contra él: retener deliberadamente información clasificada. Dijo que los abogados de Trump podrían plantear la cuestión más adelante, señalando que planteaba argumentos «que merecen una seria consideración».

(Reuters, parcialmente modificado)

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS