La FEC abre la puerta a los inversores extranjeros para que se inmiscuyan en las iniciativas electorales de EE. UU.

0
Únete al debate

La Comisión Federal de Elecciones (FEC) dictaminó el lunes que no se puede prohibir a los partidos extranjeros que financien las campañas de los referendos, lo que subvierte el proceso democrático de elaboración de leyes, según los opositores.

“Una pregunta importante que surge de la decisión es si ahora se permite a los ciudadanos extranjeros gastar dinero para influir en los mecanismos reales del proceso democrático de Estados Unidos”, informó Axios.

El fallo solo se aplica a nivel federal y solo se refiere a referendos. Las boletas que involucran a candidatos que se postulan para un cargo público aún están bajo la Ley de Elecciones Federales de 1971 que prohíbe cualquier participación financiera de inversionistas extranjeros o cabilderos. 

“La Corte Suprema de los Estados Unidos ha reconocido desde hace mucho tiempo que la Ley ‘regula solo las elecciones de candidatos, no referendos u otras medidas electorales basadas en cuestiones’”, declaró el fallo de la FEC.

En particular, las cuestiones de redistribución de distritos en el Congreso que con frecuencia están sujetas a referendos en las urnas podrían estar sujetas a interferencias externas, lo que, por lo tanto, podría tener un impacto indirecto en la toma de decisiones federal. 

A nivel estatal, depende de los propios estados si descartar o no a los patrocinadores extranjeros. Hasta ahora, siete estados han descartado la posibilidad de que partidos externos financien comités de votación registrados en el estado.

El fallo se hizo necesario después de una iniciativa de votación 1-186 en Montana, que intentó restringir a la compañía minera de roca dura Sandfire Resources American Inc. de excavar en busca de oro y plata por preocupaciones ambientales.

La medida perdió por unos 56.000 votos, gracias a las fuertes inversiones de 300.000 dólares estadounidenses al equipo de campaña anti-1-186 de Sandfire, que es una subsidiaria canadiense de una corporación australiana. 

Los partidarios de la medida electoral la consideraron una violación de la Ley de Elecciones Federales que prohíbe las donaciones extranjeras y presentaron una queja ante la FEC. 

Sin embargo, la FEC dictaminó que la Ley de 1971 no se aplica a iniciativas electorales como referendos que normalmente no implican la elección de candidatos que se presenten a cargos públicos.

“De acuerdo con la Ley y los precedentes judiciales, la Comisión ha observado que los gastos relacionados únicamente con las iniciativas electorales generalmente están fuera del alcance de la Ley porque dichos gastos no están ‘relacionados con las elecciones’”, dijo la FEC en su informe. 

«Las iniciativas electorales no son ‘elecciones’ en virtud de la Ley y, por lo tanto, la prohibición de nacionalidad extranjera de la Ley no se aplica a sus actividades», explicó.

David Brooks, director ejecutivo de Montana Trout Unlimited y uno de los denunciantes, dijo a los periodistas de Axios que encontró el fallo «sorprendente y aterrador», según el medio.

«¿Estamos, como ciudadanos estadounidenses, realmente de acuerdo con dejar que el dinero extranjero vaya directamente a la legislación estatal a través de campañas de iniciativa ciudadana?», preguntó Brooks.

Brendan Fischer, director de reformas federales y de la FEC en el Campaign Legal Center, observó que «esta decisión de la FEC refleja un gran vacío legal en la prohibición federal de dinero extranjero en las elecciones estadounidenses», informó el medio.

El fallo de la Comisión fue recibido con duras críticas por parte de los medios principalmente conservadores, que lo interpretaron como otra entrega de la soberanía democrática estadounidense por parte de la izquierda.

«La administración Biden ha dado otro gran paso en su plan para entregar la soberanía estadounidense a una autoridad global», comentó Truth and Action, un medio patriota.

«Al permitir que el dinero extranjero vaya directamente a la elaboración de leyes estatales a través de campañas de iniciativa ciudadana, se abre la puerta de par en par para que los bolsillos profundos cambien nuestro país desde dentro», declaró el medio. «Los estados pueden prohibir esto, por lo que es probable que veamos a los estados azules cumplir con esto, mientras que los estados rojos serán mucho menos propensos a capitular».

“Este fallo allanará el camino para que George Soros y otros completen la destrucción de Estados Unidos desde adentro”, señaló el medio Legitov.

Además, muchos influencers conservadores recurrieron a las redes sociales para criticar la decisión de la FEC.

“La FEC acaba de decidir permitir que el dinero EXTRANJERO comience a llegar a ciertas elecciones estadounidenses”, fulminó en Twitter la congresista republicana Claudia Tenney.

“Los burócratas de DC realmente han perdido la cabeza. Somos una nación soberana”, agregó Tenney. “El dinero extranjero debería tener CERO lugar en nuestras elecciones. Estoy luchando para detener esto”, dijo.

La indignación por el supuesto ‘beso de Judas’ de la FEC es comprensible, pero considerarlo otro golpe de la izquierda no es del todo justo; tres de los seis miembros de la junta directiva de la comisión son republicanos quienes, junto con Shana M. Broussard, la presidenta demócrata, respaldaron el fallo en una votación de julio que se mantuvo en secreto hasta principios de este mes.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS