Jefa de armas de la película «Rust» condenada a 18 meses de prisión por el disparo mortal de Alec Baldwin

0
Únete al debate

SANTA FE, Nuevo México – Hannah Gutiérrez, la jefa de armas de la película del Oeste «Rust», fue condenada el lunes a 18 meses de prisión por la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins, que recibió un disparo cuando el actor Alec Baldwin manipulaba una pistola durante la producción de la película en 2021.

En marzo, Gutiérrez, de 27 años, fue declarada culpable de homicidio involuntario por cargar por error una bala real en un revólver que Baldwin estaba usando en un set de filmación en Santa Fe, Nuevo México.

«Tú solo convertiste un arma segura en un arma letal», dijo a Gutiérrez la juez Mary Marlowe Sommer al dictar la sentencia.

En las videollamadas y en la sala del tribunal durante la vista, los amigos de Hutchins de la industria cinematográfica rindieron homenaje a su creatividad y amabilidad. También arremetieron contra las infracciones de Gutiérrez en el protocolo de seguridad de las armas de fuego.

«Me cuesta aceptar que esto se llame repetidamente accidente, porque no fue un accidente, fue una negligencia», dijo Jen White, una colega de la industria cinematográfica.

Se cree que el tiroteo, que conmocionó a Hollywood, es la primera vez en la historia moderna que un miembro del equipo o del reparto de una película muere por un proyectil cargado accidentalmente en un arma.

El juicio de Baldwin está fijado para el 10 de julio después de que un gran jurado lo acusara en enero de un cargo de homicidio involuntario.

El abogado de Gutiérrez, Jason Bowles, había solicitado que se le concediera la libertad condicional, pero los fiscales abogaron por 18 meses completos debido a la falta de arrepentimiento.

«Les pido por favor que no me den más tiempo», dijo Gutiérrez ante el tribunal, añadiendo que su «corazón dolía» por la familia de Hutchins. «El jurado me ha encontrado culpable de esta tragedia, pero eso no me convierte en un monstruo, sino en un ser humano».

En una videollamada desde Kiev, la madre de la cineasta de origen ucraniano lamentó la muerte de su hija y que su pequeño nieto Andros se quedara sin madre.

«Es lo más duro perder a un hijo», dijo Olga Solovey, cuyos comentarios fueron traducidos al inglés con subtítulos.

La fiscal Kari Morrissey se refirió a las llamadas telefónicas realizadas por Gutiérrez desde la cárcel en las que decía que los miembros del jurado eran «idiotas», que el juez había sido «sobornado» y que seguía culpando a Baldwin y a otras personas del tiroteo.

Gutiérrez ya había pasado un mes en la cárcel del condado de Santa Fe tras su condena.

Tres semanas de juicio

El 6 de marzo, un jurado de Santa Fe tardó menos de dos horas en declararla culpable. Un miembro del jurado dijo después que Gutiérrez no había hecho su trabajo para garantizar la seguridad de las armas en el rodaje.

En un principio, la muerte de Hutchins hizo que las producciones de cine y televisión estadounidenses dejaran de utilizar armas de fuego reales y munición de fogueo. Dos años y medio después, muchas vuelven a utilizarlas por los efectos realistas que producen, según los armeros.

Hutchins recibió un disparo mortal cuando Baldwin apuntó con su pistola a la directora de fotografía y cargó el arma mientras ella preparaba una escena.

Durante las tres semanas que duró el juicio de Gutiérrez, los fiscales la acusaron de introducir, sin saberlo, cartuchos Colt del 45 en el rodaje de la película de bajo presupuesto, algo estrictamente prohibido desde hace casi un siglo por las directrices de seguridad del Sindicato de Actores.

Bowles dijo que Gutiérrez fue el chivo expiatorio de una producción caótica en la que no se le dio tiempo para comprobar las armas. Achacó la muerte de Hutchins al uso imprudente de armas de fuego por parte de Baldwin y a sus esfuerzos por apresurar y controlar el rodaje. Baldwin era también productor y guionista de la película.

La abogada Gloria Allred, que representa a los padres y a la hermana de Hutchins en una demanda contra Baldwin, dijo que apoyaba su procesamiento penal.

«El señor Baldwin ha hecho todo lo posible para intentar desestimar el caso, pero en este momento parece que el juicio sigue adelante», dijo Allred a los periodistas a la salida del tribunal.

El actor de «30 Rock» niega haber apretado el gatillo y dijo que le habían indicado que apuntara a la cámara. Pero el FBI y un experto independiente en armas de fuego constataron que la pistola no se dispararía sin el gatillo apretado.

Historiadores del cine como Alan Rode se remontan a principios del siglo pasado para encontrar ejemplos de actores o miembros del equipo de Hollywood muertos por balas cargadas accidentalmente en sus armas.

Los anteriores tiroteos mortales en el set de los actores Brandon Lee, en 1993, y Jon-Erik Hexum, en 1984, se produjeron con cartuchos de fogueo.

(Reuters)

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS