EN VIVO: Copa América 2024, últimas noticias

Inglaterra pone fin a la obligatoriedad de las mascarillas y a los pasaportes de vacunas

0
Únete al debate

El Primer Ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado la supresión en Inglaterra de la mayoría de las restricciones impuestas por la COVID-19, en particular la obligatoriedad de las mascarillas y los pasaportes de vacunación. Aunque algunas medidas se eliminarán inmediatamente, otras se desactivarán en las próximas semanas.

«Podemos volver al Plan A [regulaciones laxas] en Inglaterra y dejar que expiren las regulaciones del Plan B [estrictas]. Como resultado, a partir del jueves de la semana que viene, la certificación obligatoria [pasaportes de vacunas] terminará», declaró Johnson durante una sesión del Parlamento el 19 de enero.

«Las organizaciones pueden, por supuesto, optar por utilizar el pasaporte COVID del NHS de forma voluntaria, pero pondremos fin al uso obligatorio de la certificación del estado COVID en Inglaterra». 

Según el sitio web del Gobierno británico, la mascarilla obligatoria en los espacios públicos desaparecerá junto con el uso de los pasaportes de vacunas.

El Primer Ministro añadió que, con efecto inmediato, su gobierno suprimirá el mandato de trabajar desde casa para las empresas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Trabajadores de salud del Reino Unido con tres dosis de la vacuna aumentaron en 8 veces las infecciones por Ómicron

Reino Unido: Médicos preguntan a niños con autismo o síndrome de Down si desean ‘no ser reanimados’ si padecen COVID

«A partir de mañana, ya no exigiremos mascarillas en las aulas y el Departamento de Educación seguramente actualizará las orientaciones nacionales sobre su uso en las zonas comunes», dijo Johnson. 

Afirmó que, en cambio, el Gobierno «seguirá sugiriendo el uso de protectores faciales en espacios cerrados y en lugares públicos, especialmente cuando se entre en contacto con personas con las que no se suele coincidir», pero que, en lugar de imponer la medida, «confiará en el criterio del pueblo británico y dejará de criminalizar a quien decida no llevarla».

Johnson también anunció que su gobierno «también aliviará más las restricciones a las visitas a las residencias de ancianos» en el proceso de volver al «Plan A». 

Volver al ‘Plan A’

La normativa actual sobre el autoaislamiento tras una prueba de PCR positiva, que expira el 24 de marzo, no es probable que se renueve, según dijo Johnson a la BBC.

El artículo afirmaba además que la normativa podría rescindirse antes si «los datos lo permiten».

El Primer Ministro también anunció la flexibilización de las instrucciones de viaje y dijo que la administración consideraba poner fin a la disposición de autoaislamiento para las personas con una lectura positiva en su prueba de PCR.

También afirmó que los datos demostraban que los niveles de infección estaban bajando en Inglaterra, que los ingresos hospitalarios se habían estabilizado y que «es probable que la ola de Omicron haya alcanzado ya su punto máximo a nivel nacional».

Johnson afirmó que este descenso fue posible gracias a «la extraordinaria campaña de refuerzo» y al cumplimiento de las medidas del Plan B por parte de los británicos.

Al mismo tiempo, Johnson indicó que el virus está aquí para quedarse, por lo que las regulaciones y restricciones pueden permanecer con él. «Debemos aprender a vivir con el COVID de la misma manera que vivimos con la gripe… A medida que el COVID se vuelva endémico, tendremos que sustituir los requisitos legales por consejos y orientaciones, instando a las personas con el virus a ser cuidadosas y consideradas con los demás», dijo Johnson.

La última medida de Johnson es similar a la postura empleada por el gobierno español, que utilizó una redacción parecida cuando anunció un cambio de estrategia en su respuesta a la pandemia la semana pasada, afirmando que el COVID debe considerarse al mismo nivel que la gripe, y que debe afrontarse de forma adecuada. 

Otros países, como Japón y México, también se han desprendido de muchas de las restricciones relacionadas con la pandemia.

La frágil situación política de Johnson

La medida de Johnson llega en un momento en el que su cargo de primer ministro está muy criticado por ambos lados del espectro político después de que supuestamente organizara varias fiestas en el 10 de Downing Street.

Mientras el resto del país sufría un confinamiento, él incumplía muchas de sus propias políticas.

Johnson afirmó que en aquel momento «nadie le advirtió» de que no es buena idea como líder incumplir todas las normas del COVID.

«Espero que mis líderes asuman la responsabilidad de las acciones que emprenden», declaró el antiguo aliado político de Johnson y eminencia del Partido Conservador, David Davis, durante una sesión del Parlamento.

«Ayer, hizo lo contrario de eso», dijo Davis, refiriéndose a la excusa poco creíble de Johnson.

«Lleva demasiado tiempo sentado aquí para el bien que ha hecho», añadió Davis. «En el nombre de Dios, ¡vete!».

Algunos analistas comentan que la flexibilización de las medidas no es más que un señuelo para desviar la atención de la frágil situación política de Johnson, ya que el Primer Ministro seguramente no sería tan tonto como para organizar varias fiestas sin saber que daría un mal ejemplo como jefe del país.

Por ello, algunos comentaristas políticos, como el analista político holandés Martin Vrijland, desconfían de la medida: «La eliminación de las medidas no es más que un presagio de una próxima sustitución de Boris Johnson», afirmó en su página web.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Sigue todas las noticias de Mundo Libre en WhatsApp
Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS