COBERTURA "El renacer de la libertad en Argentina y el mundo"

Hay profunda incertidumbre entre las filas ucranianas que luchan por contener un incesante avance ruso

0
Únete al debate

Para el comandante del cañón ucraniano Oleksandr Kozachenko, la tan esperada munición estadounidense no puede llegar lo suficientemente rápido mientras él y sus camaradas luchan por contener los incesantes ataques rusos.

El obús M777 suministrado por EE.UU. a su unidad, que antes lanzaba 100 proyectiles al día contra el enemigo, ahora se reduce a menos de 10. «Es un lujo si tenemos la munición de EE.UU.», dice Kozachenko.

«Es un lujo si podemos disparar 30 proyectiles».

Estados Unidos anuncia que está enviando rápidamente municiones y armas a Ucrania tras la aplazada aprobación por el Congreso el mes pasado de un paquete de ayuda de 61.000 millones de dólares. A principios de mayo, sin embargo, dos unidades de artillería visitadas por Reuters en la línea del frente oriental dijeron que seguían esperando un aumento de las entregas y operando a una fracción del ritmo que necesitan para contener a los rusos.

Los artilleros de la 148ª Brigada de Artillería Separada de Kozachenko y de la 43ª Brigada de Artillería, ambas en la región de Donetsk, dijeron que estaban desesperados por recibir más cartuchos de 155 mm para sus cañones occidentales, que les habían dado ventaja sobre Rusia al principio de la guerra.

Las fuerzas rusas resurgentes, que superan en número y armamento a los defensores ucranianos, han lanzado múltiples ataques en la región oriental de Donbás en los últimos meses y a lo largo de la frontera nororiental del país la semana pasada.

La ofensiva ha marcado un punto de inflexión en el conflicto desatado por la invasión a gran escala de Rusia hace más de dos años.

Según Pasi Paroinen, analista de Black Bird Group, un grupo de voluntarios con sede en Finlandia que analiza las imágenes por satélite y el contenido de las redes sociales de la guerra, Rusia ha ganado más territorio en 2024 que el que perdió durante la tan anunciada contraofensiva ucraniana del verano de 2023.

Las fuerzas de Moscú han reclamado 654 km2 desde principios de este año, superando los 414 km2 perdidos por Ucrania entre el 1 de junio y el 1 de octubre del año pasado, dijo Paroinen. Rusia ha ganado 222 km2 de territorio solo desde el 2 de mayo, añadió.

El Ministerio de Defensa ruso no respondió a la solicitud de comentarios para este artículo, mientras que el ejército ucraniano no respondió de inmediato.

El coronel Pavlo Palisa, cuya 93ª Brigada Mecanizada combate cerca de la ciudad estratégica de Chasiv Yar, dijo que creía que Rusia estaba preparando una ofensiva importante para romper las líneas ucranianas en el este. El comandante de las fuerzas terrestres ucranianas dijo la semana pasada que esperaba que la guerra entrara en una fase crítica en los próximos dos meses, ya que Moscú intenta aprovechar los persistentes aplazamientos en el suministro de armas a Kiev.

Nuevos reclutas de la 93ª Brigada Mecanizada Separada asisten a un ejercicio militar en un campo de entrenamiento en la región de Donetsk, el 11 de mayo de 2024. REUTERS/Valentyn Ogirenko

«Sin duda, este será un periodo difícil para las fuerzas armadas», dijo Palisa, añadiendo que cree que el Kremlin quiere capturar toda la región industrial de Donbás para finales de este año.

Ciudades se preparan para el avance ruso

Las fuerzas rusas están realizando gradualmente avances que podrían llegar a amenazar a varias grandes ciudades del este, como Kostiantynivka, Druzhkivka, Kramatorsk y Sloviansk, que sirven como centros militares clave para el esfuerzo bélico de Kiev.

Algunos avances están infundiendo temor en el corazón de los cientos de miles de ucranianos que viven en esas ciudades de la región de Donetsk, mientras el enemigo se acerca cada vez más.

«Vivimos solo para hoy», dijo Nina Shyshymarieva, una maestra de 31 años, junto a su hija pequeña en la puerta de una iglesia de Kostiantynivka, mientras la artillería atronaba a lo lejos.

«No sabemos qué pasará mañana».

Los cañones rusos están ahora fácilmente al alcance de Kostiantynivka; la posición rusa más cercana a principios de 2024 estaba a unos 20 km, según mapas de código abierto que muestran el cambio de posiciones a lo largo de la línea del frente. Ahora está a 14 km.

Militares ucranianos disparan un obús autopropulsado Panzerhaubitze 2000 contra las tropas rusas en la región de Donetsk, el 4 de mayo de 2024. REUTERS/Valentyn Ogirenko

Shyshymarieva y los combatientes en la línea del frente son algunos de los más de una docena de soldados, comandantes, residentes y voluntarios de evacuación entrevistados por Reuters en el este de Ucrania en las últimas dos semanas. Todos ellos describen un panorama de profunda incertidumbre.

Gran parte de la región de Donetsk, que junto con Luhansk conforma el área metropolitana de Donbás, está sometida a bombardeos diarios, normalmente al menos una docena de veces al día por la artillería o los ataques aéreos rusos, según el gobernador regional, Vadym Filashkin.

Las ruinas de viviendas, bloques de apartamentos y edificios administrativos son habituales en pueblos y ciudades.

Oleksandr Stasenko, rescatador voluntario, dijo que su equipo estaba recibiendo más solicitudes de evacuación, en particular de Kostiantynivka y Kurakhove, otra ciudad más al sur, entre otros asentamientos.

En lo que va de año, las fuerzas rusas también han invadido Kurakhove, avanzando entre 2 y 3 km por la carretera que sale de la ciudad en dirección este.

«Dondequiera que se acerque la línea del frente, los habitantes de esos lugares intentan marcharse lo antes posible», dijo Stasenko, añadiendo que su grupo, East SOS, evacua a unas dos docenas de personas a la semana, muchas de ellas ancianas o enfermas.

El tiempo no está de nuestro lado

Ucrania tiene unos 1000 km de líneas de frente que defender en el este, el norte y el sur.

Algunos de los combates más encarnizados de 2024 se han centrado en Chasiv Yar, que ocupa un importante terreno elevado a 12 km de Kostiantynivka. Se encuentra al oeste de la devastada ciudad de Bajmut, que Moscú tomó el año pasado tras meses de costosos combates.

Los analistas dijeron que los avances rusos cerca de Chasiv Yar, y más al sur, en torno a la aldea de Ocheretyne, podrían abrir brechas en el territorio en el que confían los planificadores de la guerra de Ucrania para la logística, ya que expondrían las carreteras clave al fuego ruso.

Una importante carretera que conduce al oeste de Kostiantynivka ya está amenazada. Cortarla por completo significaría que los centros de tránsito más al norte, incluidos Kramatorsk y Sloviansk, ambos con más de 100.000 habitantes antes de la guerra, perderían una línea de suministro crucial.

Según dijo Emil Kastehelmi, otro analista de Black Bird Group, el nuevo asalto ruso a la región nororiental de Kharkiv, que comenzó el viernes, también corre el riesgo de desviar del frente oriental a las fuerzas ucranianas, lo que comprometería aún más su capacidad para mantener la línea.

«Por el momento, parece que el objetivo de la operación (Kharkiv) es causar confusión y atar las reservas ucranianas restantes a zonas de menor importancia», dijo.

Jack Watling, investigador senior del think-tank londinense RUSI, dijo que las fuerzas rusas probablemente montarán nuevos ataques en los puntos norte y sur de la línea del frente con el fin de estirar las defensas de Kiev.

«Una vez que Ucrania comprometa sus reservas en estas direcciones, el principal esfuerzo será la expansión del empuje ruso en Donbás», escribió en un comentario del 14 de mayo.

Una nueva ley que refuerza el esfuerzo de movilización de Kiev, que se ha visto obstaculizado por el escepticismo público, entra en vigor el 18 de mayo. Expertos y mandos anuncian que podrían pasar varios meses antes de que los nuevos reclutas lleguen al frente y refuercen allí a las tropas agotadas.

Incluso si las fuerzas ucranianas pueden resistir hasta que todas las municiones y armas estadounidenses lleguen al frente, el desafío que tienen por delante sigue siendo desalentador, según muchos de los que luchan.

«Yo diría que es poco probable que el tiempo esté de nuestro lado, ya que una guerra larga requiere más recursos», dijo Palisa, coronel de la 93ª Brigada Mecanizada, horas después de que Rusia iniciara su incursión terrestre en Kharkiv.

Añadió que sería fundamental imponer a Rusia un coste tan elevado como fuera posible.

«Los recursos del enemigo, ya sea en términos de mano de obra o de material, no pueden compararse con los nuestros. Es extraordinariamente grande. Por eso creo que una guerra larga no nos favorece».

(Reuters)

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS