La Fundación Rockefeller invierte millones en ‘empujar’ a los ciudadanos a aceptar las vacunas contra el COVID

0
Únete al debate

La Fundación Rockefeller y otras organizaciones sin fines de lucro están invirtiendo millones de dólares en investigación científica para “empujar” a la población hacia una mayor aceptación de las vacunas mediante la lucha contra la llamada “desinformación”.

Junto con la Fundación Nacional de Ciencias, la Fundación Robert Wood Johnson, Craig Newmark Philanthropies y la Fundación Alfred P. Sloan, en 2021 se realizó una ronda de financiación inicial de 7,5 millones de dólares para el Proyecto Mercury, con $7,2 millones adicionales el mes pasado, informó The Defender.

Este proyecto, lanzado en noviembre de 2021, está encabezado por el lema «Juntos, podemos construir un entorno de información más saludable» y está coordinado por el Social Science Research Council (SSRC).

El Proyecto está dedicado a “aumentar la aceptación de las vacunas COVID-19 y otras medidas de salud pública recomendadas al contrarrestar la información errónea y la desinformación” durante un período de 3 años.

El Proyecto Mercury también se comprometió a medir «los impactos causales de la información errónea y la desinformación en los resultados en línea y fuera de línea en el contexto de la pandemia de COVID-19», incluidos «los impactos diferenciales entre los grupos sociodemográficos».

Intervenciones propuestas

En junio, el Proyecto recibió 20 millones de dólares adicionales de la Fundación Nacional de Ciencias para estudiar “intervenciones para aumentar la demanda de vacunación contra el COVID-19 y otros comportamientos de salud positivos”.

Involucra a 12 equipos de investigadores en 17 países a los que se anima a proporcionar recomendaciones o «intervenciones» para contrarrestar «la creciente amenaza mundial que plantean las bajas tasas de vacunación contra el COVID-19 y la información errónea y desinformación sobre la salud pública», afirmó la Fundación Rockefeller en su comunicado de prensa.

LEER MÁS SOBRE COVID-1984

Sin embargo, la mayoría de las intervenciones obtenidas por el proyecto no incluyen nada nuevo. Implican «capacitación en alfabetización para estudiantes de secundaria» para «ayudar a los estudiantes a identificar información errónea sobre la vacuna COVID-19» y «equipar a los mensajeros confiables con estrategias de comunicación para aumentar la demanda de vacunación COVID-19», dice el comunicado.

Además, abogó por “usar las redes sociales para compartir mensajes personalizados desarrollados por la comunidad para aumentar la demanda de vacunación contra el COVID-19”.

“Dado que el COVID-19 prevalece y evoluciona rápidamente en todas partes, existe una necesidad apremiante de identificar intervenciones con el potencial de aumentar la aceptación de la vacunación”, argumentó Anna Harvey, presidenta del SSRC en el sitio de la Fundación.

“Las vacunas solo son efectivas si se convierten en vacunaciones; las vacunas son una maravilla científica, pero su potencial no se aprovecha si se dejan en el estante”, agregó Harvey.

Sobre el arte de empujar

Sin embargo, no todos están encantados con los planes del proyecto.

Children’s Health Defense, presidida por Robert F. Kennedy Jr., dedicada a exponer los riesgos potenciales para la salud de las vacunas y otras sustancias farmacológicas, dice que la ciencia del comportamiento, o empujar a su sujeto a cumplir, se encuentra en la raíz del proyecto Mercury, la organización dijo en su sitio web.

Los empujones ganaron popularidad a través de un libro superventas de 2008 del economista Richard H. Thaler y el jurista Cass R. Sunstein titulado “Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth, and Happiness”. 

La técnica se presentó como algo que “altera el comportamiento de las personas de manera predecible sin prohibir ninguna opción o cambiar significativamente sus incentivos económicos”.

Tony Jiang, del centro de investigación británico HRW Healthcare, describe los empujones como «un conjunto de herramientas de políticas que utilizan conocimientos psicológicos para intentar motivar a las personas a adoptar ciertas acciones/comportamientos deseados, sin tener que hacer cumplir leyes, prohibiciones o castigos estrictos», y como una forma de “motivar a las personas a tomar decisiones responsables, preservando la libertad individual”.

Jiang también ofreció algunas sugerencias para mejorar el cumplimiento de las mascarillas y las vacunas. Las máscaras, por ejemplo, “pueden estar más de moda”, decía el artículo.

En cuanto a las nuevas inyecciones de terapia génica, Jiang ofreció la posibilidad de prescripciones de vacunación, o «predeterminadas», donde «las personas se inscriben automáticamente para recibir un refuerzo y deben cancelar deliberadamente la cita programada si no desean recibirla».

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS