COBERTURA "El renacer de la libertad en Argentina y el mundo"

Fumio Kishida se convertirá en el Primer Ministro número 100 de Japón

0
Únete al debate

Fumio Kishida, de 64 años, se convertirá en el primer ministro número 100 de Japón luego de una votación de liderazgo el miércoles 29 de septiembre por parte del actual Partido Liberal Democrático (PLD).

Kishida ganó la segunda vuelta 250-170 contra su rival Taro Kono, que se consideraba más popular y se dice que tiene más atractivo entre los votantes más jóvenes. Kono tiene más de 2.5 millones de seguidores en Twitter.

Su victoria significa que es casi seguro que se convertirá en primer ministro después de la próxima sesión parlamentaria del 4 de octubre debido a la mayoría del PLD en la legislatura. 

Kishida es considerado un político liberal moderado y se espera que gobierne su partido un poco más a la izquierda que su predecesor, Yoshihide Suga, quien no buscó la reelección después de solo un año en el cargo. 

Suga anunció el mes pasado que no volvería a postularse en medio de la caída de los índices de aprobación. Le preocupaba que la gestión de la pandemia de COVID-19 en curso y la campaña «dividieran sus energías» y optó por centrarse en la crisis de COVID-19. El propio Suga reemplazó a Shinzo Abe, también del PLD, que era famoso por sus políticas de derecha y sus nueve años en el cargo, la carrera más larga de cualquier primer ministro japonés.

Kishida nació en Shibuya, Tokio, y proviene de una familia política; su padre y su abuelo habían sido miembros de la cámara baja y él es un pariente lejano del ex primer ministro Kiichi Miyazawa. 

Kishida fue elegido por primera vez para el parlamento en 1993 y se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores entre 2012 y 2017 bajo Abe, quien renunció en 2020 por el deterioro de su salud.

Uno de los mayores logros de Kishida como ministro de Relaciones Exteriores fue llegar a un acuerdo con Corea del Sur sobre las «mujeres de solaz», que en la Segunda Guerra Mundial fueron obligadas por el ejército japonés a la esclavitud sexual. El tema sigue siendo un impasse diplomático entre los dos países hasta el día de hoy.

Los ciudadanos japoneses estarán observando a su nuevo primer ministro para ver si escucha al público o está más influenciado por la política de poder de su partido. Dado que el mandato actual de la Cámara de Representantes del país finaliza el 21 de octubre, Kishida debe mantener un índice de aprobación lo suficientemente alto como para asegurar la elección en la próxima votación nacional el 28 de noviembre.

Se espera que las prioridades de Kishida sigan siendo «impulsar las defensas de Japón, preservar los lazos económicos con Beijing y fortalecer los lazos de seguridad con Estados Unidos y socios como el grupo QUAD, que incluye a Australia e India», según informó Newsweek.  

El experto en seguridad japonés Jeffery Hornung dijo al Washington Post que «desde el punto de vista de la seguridad, el punto de vista diplomático, no creo que vayamos a ver muchos cambios».

Yu Uchiyama, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Tokio, dijo a Japan Today que «existe la cuestión de si Kishida atraerá a los votantes en las elecciones generales como la imagen del partido, ya que Kono ha sido mucho más popular».

Según una encuesta reciente de Kyodo News de Japón, solo el 18,8 por ciento de los encuestados eligió a Kishida como el político más apto para reemplazar a Suga como primer ministro, en comparación con el 31,9 por ciento que eligió a Kono.

Las promesas de campaña de Kishida incluyen un paquete económico por valor de decenas de billones de yenes (miles de millones de dólares estadounidenses) como estímulo pandémico, así como donaciones en efectivo para los japoneses de clase media y baja.

Sin embargo, según el profesor Masamichi Ida de la Universidad de Meiji, las calificaciones de aprobación en Japón se basan en un desempeño económico sólido.

“Así es como el gobierno de [Shinzo] Abe siguió adelante durante tanto tiempo”, dijo a Japan Today el experto en análisis de opinión pública y elecciones.

Independientemente del desempeño de Kishida, es poco probable que el PLD pierda su posición de supermayoría en la Cámara de Consejeros, el órgano legislativo inferior de Japón.

Leo Timm contribuyó a este informe.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS