Florida aprueba la extensión de la prueba de campo de los mosquitos transgénicos, a pesar de las preocupaciones

0
Únete al debate

El Departamento de Agricultura de Florida (FDAC, por sus siglas en inglés) aprobó una extensión de una prueba de campo para la liberación de miles de millones de mosquitos genéticamente modificados en los Cayos de Florida.

La aprobación se produce justo después de que la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. concediera a Oxitec -la empresa que realiza la prueba de campo- una prórroga de dos años para su Permiso de Uso Experimental, que permitirá la liberación de una versión transgénica de la especie Aedes aegypti.

Los científicos, los grupos ambientalistas y los expertos en salud pública advirtieron que la aprobación del Departamento de Agricultura de Florida para la extensión de la prueba de campo de Oxitec se produjo a pesar de las principales preocupaciones sobre la salud y el ecosistema.

La empresa de biotecnología Oxitec, con sede en el Reino Unido y fundada en 2003, afirma haber descubierto una forma de aplicar la ingeniería genética (GE) en insectos para frenar las enfermedades transmitidas por mosquitos. Si bien el plan obtuvo la aprobación de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), surgieron varias preocupaciones sobre la necesidad y seguridad de los mosquitos transgénicos.

LEE TAMBIÉN: Millones de mosquitos modificados genéticamente serán liberados en California y Florida

Por su parte, la EPA dice que «es poco probable que la población local de mosquitos represente un mayor riesgo para los humanos o el medio ambiente».

Control de mosquitos mediante reproducción interrumpida

El experimento de Oxitec involucra la modificación genética de mosquitos macho mediante la inserción de un gen destinado a reducir poblaciones seleccionadas de mosquitos, previniendo así enfermedades específicas transmitidas por mosquitos.

Según el epidemiólogo Thomas Scott, el objetivo del proyecto de mosquitos transgénicos no tiene como objetivo «no matar mosquitos» (aunque ese sería el resultado final), sino que es «es evitar que las personas se infecten, enfermen y mueran».

Los científicos esperan que los mosquitos transgénicos macho liberados se apareen con las hembras. El gen implantado está destinado a destruir las larvas que se convertirían en mosquitos hembras que pican, permitiendo que solo sobrevivan los machos que no pican. Con el tiempo, los mosquitos machos se quedarían sin compañeros y la especie finalmente se extinguiría. 

El esfuerzo científico se centra exclusivamente en Aedes aegypti, una especie de mosquito invasor vinculado a la propagación de enfermedades virales como la fiebre amarilla, el chikungunya y el dengue. También se considera vector del Zika, un patógeno sujeto a transmisión prenatal que puede resultar en defectos de nacimiento; y el virus del Nilo Occidental (WNV), la enfermedad transmitida por mosquitos más común en los EE. UU. en la actualidad. El CDC registró 2695 casos de WNV en 2021, lo que resultó en 191 muertes. 

Según el Departamento de Salud Pública de California, la población de Aedes aegypti ha aumentado constantemente en 21 condados en los últimos años

Críticas y resistencia al proyecto de Florida

Se han hecho aproximadamente 13.000 comentarios a la EPA en resistencia al proyecto, expresando preocupaciones sobre sus posibles impactos negativos, motivos políticos y necesidad cuestionable.

Según Natalie Kofler, asesora de la Iniciativa de Ciudadanía Científica de la Facultad de Medicina de Harvard, y Jennifer Kuzma, codirectora del Centro de Ingeniería y Sociedad Genética, la gente de Florida «no está demasiado preocupada por las fiebres del dengue y la chikungunya porque son no es una gran amenaza». 

El Departamento de Salud de Florida considera que los síntomas del dengue son “leves a ninguno”. Solo 95 casos de dengue, 25 importados y 70 transmitidos localmente, se registraron en el estado en 2020, agrega la Dra. Eva Buckner de la Universidad de Florida.

Las críticas adicionales se dirigen a una subvención de 1.614.272 de dólares otorgada por la Fundación Bill y Melinda Gates en septiembre de 2020, que financia ensayos con mosquitos tanto en África como en América; con preocupaciones centradas en por qué, si el 90 por ciento de las enfermedades transmitidas por mosquitos ocurren en África, serían necesarios ensayos en América del Norte.

Según Friends of the Earth, la EPA no publicó datos sobre ensayos de campo anteriores en Florida o Brasil sobre su impacto en la salud pública, “incluida la alergenicidad y la toxicidad”, e incluso eliminó la información de su solicitud de permiso. El grupo de defensores del medio ambiente también se quejó de que la EPA no había tenido un Panel Asesor Científico independiente para estos ensayos como lo hace con otros pesticidas.

“Los mosquitos transgénicos podrían resultar en muchos más problemas ambientales y de salud de los que resolverían”, dijo Dana Perls, gerente del programa Amigos de la Tierra, y agregó que “no existe algo 100% efectivo” en la ciencia.  

Oxitec ha realizado anteriormente pruebas de mosquitos transgénicos en Brasil, Panamá, las Islas Caimán y Malasia.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS