Fallo de la justicia holandesa sobre emisiones de nitrógeno también paraliza sector de la construcción

0
Únete al debate

La Corte Suprema holandesa detuvo un proyecto de captura de carbono en alta mar porque no se probó para cumplir con los requisitos europeos de emisión de nitrógeno. Sin embargo, la decisión creó un precedente legal que detuvo todas las principales actividades de construcción en el país.

El proyecto de captura de carbono en cuestión se llamaba Porthos, que significa Port of Rotterdam CO2 Transport Hub, y Offshore Storage, una gran empresa conjunta que involucra a los gigantes de la industria petrolera Shell, BP y Exxon, y algunos actores gubernamentales como Gas Union, Port de Rotterdam y la Asociación de Energía de los Países Bajos (EBN).

La consorte emprendió un plan quijotesco para capturar CO2 (Captura y almacenamiento de carbono, o CCS, por sus siglas en inglés) de la nada y almacenarlo en campos de gas vacíos bajo el Mar del Norte.

Los desarrolladores afirman que pueden reducir la cantidad de CO2 en el aire sobre Holanda (que es solo un 0,04% en promedio) en un 2% para 2030, aunque no proporcionaron detalles en qué datos se basaron estas suposiciones.

Construcción bloqueada

Pero ahora, resulta que los miles de millones de dólares invertidos han tropezado con las regulaciones de la UE, no con las reglas de reducción de CO2, sino con la producción de nitrógeno esperada de la empresa.

No es que se espere que Porthos tenga un impacto adverso en el medio ambiente en términos de balance de emisiones de nitrógeno, que se espera que sea negativo; es solo que el consorcio no contó con las regulaciones de la UE que dictan que las actividades de construcción no pueden tener ningún impacto directo en el entorno adyacente que se interpreta que se aplica a su proyecto.

“Este es un fallo bastante dramático de la corte suprema holandesa que no solo podría retrasar este proyecto #CCS específico, sino también otros proyectos en el país #OOTT”, comentó Ron Bousso, corresponsal jefe corporativo de petróleo y gas de Reuters en Twitter.

El fallo del tribunal no solo es un duro golpe para las empresas de energía sostenible de Holanda, sino que probablemente sea un golpe de gracia para toda la industria de la construcción de viviendas, a la que le resulta casi imposible cumplir con los límites de emisión de nitrógeno de la UE.

“Ahora parece que este fallo retrasará los proyectos necesarios para la transición energética entre seis meses y dos años”, comentó el ministro del Clima, Rob Jetten, según Reuters. “Eso es un trago amargo porque muchas empresas sostenibles, una vez construidas, en realidad reducen las emisiones de nitrógeno”.

LEE MÁS SOBRE CAPTURA DE CARBONO, EMISIONES DE NITRÓGENO Y POLÍTICAS HOLANDESAS DEFECTUOSAS

Se prevé que el sector de la vivienda se detenga bruscamente ahora que todos los proyectos de construcción deben volver a probarse para cumplir con los puntos de referencia de emisiones de nitrógeno de Europa, que probablemente fracasen porque la mayoría de las actividades de construcción producen nitrógeno, incluso si el resultado es una puntuación negativa.

El Gremio de Constructores Holandeses calificó el fallo de “dramático”, afirmando que “todos los proyectos que aún no han obtenido la licencia tendrán que volver a solicitar un permiso ambiental individual. Esto provocará enormes retrasos, con consecuencias perjudiciales para los buscadores de vivienda, la transición energética y la economía holandesa”, agregó Reuters.

Rechazo político

“La crisis de la #vivienda está empeorando. Las absurdas reglas del #nitrógeno están provocando un congelamiento de los #edificios. El hecho de que el Consejo de Estado ahora esté eliminando la exención se debe completamente a que este gabinete está sujeto a las regulaciones europeas”, dijo el diputado opositor de derecha Wybren van Haga en Twitter. 

Muchos comentaristas sienten que la situación marca otra vez que el gobierno holandés ha creado una crisis humanitaria, incluso cuando redujo los niveles de camas de cuidados intensivos, que se mantuvieron estables desde 2010, en vísperas de la crisis de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). 

Otro punto doloroso para muchos en el país se centra en el boicot de todas las importaciones de gas ruso (que ascienden al 20% de los suministros nacionales) y el cierre del campo de recursos de gas natural más grande encontrado hasta la fecha.

Una situación similar ocurrió con la capacidad de refinación de la industria petroquímica holandesa, que se ha degradado constantemente y corre el riesgo de provocar una escasez masiva de combustible en un futuro próximo. 

Mientras tanto, el país ha abierto ampliamente sus compuertas a los inmigrantes, sobre todo a los ucranianos, tanto que el gobierno está forjando planes para obligar a los propietarios e inquilinos a alojarlos y alimentarlos.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS