Exjefe del fútbol de China recibe cadena perpetua en medio de una amplia campaña anticorrupción

0
Únete al debate

El 26 de marzo, un tribunal en la provincia central china de Hubei sentenció a varios altos funcionarios del fútbol, incluido Chen Xuyuan, el expresidente de la Asociación de Fútbol de China (CFA), a cadena perpetua.

La ola de acciones legales es parte de una ofensiva más amplia destinada a «purificar» la imagen manchada del fútbol chino, que durante mucho tiempo se ha visto empañada por acusaciones de soborno, corrupción y otras faltas financieras.

La sentencia de Chen marca un hito significativo en la lucha contra la corrupción, ya que se lo encontró culpable de «participar en amaños de partidos» y otros delitos financieros durante su mandato. Según informes de los medios estatales, el tribunal ordenó la confiscación de todas las propiedades personales de Chen, afirmando que sus ganancias ilegales serían «recuperadas y entregadas al tesoro estatal».

Desmalezando el terreno

La dura sentencia subraya la intención del régimen chino de erradicar la corrupción de su sector deportivo en un esfuerzo que ha recibido apoyo público.

Entre los otros funcionarios atrapados en la redada legal se encuentran el exjefe de la Asociación Nacional de Atletismo, Hong Chen, quien fue sentenciado a 13 años de prisión, y Chen Yongliang, un exalto funcionario del fútbol, quien recibió una sentencia de 14 años. La ofensiva también se extendió a Dong Zheng, el exdirector ejecutivo de la Compañía de la Superliga de la Asociación de Fútbol de China, quien cumplirá ocho años tras las rejas.

Las repercusiones de las condenas van más allá de los individuos e impactan en el panorama más amplio del fútbol chino, que históricamente ha luchado con problemas de corrupción e inestabilidad financiera. A pesar de las inversiones sustanciales y el apoyo gubernamental —que incluye la construcción de miles de nuevas canchas de fútbol y el desarrollo de academias juveniles— los equipos nacionales siguen teniendo un desempeño deficiente en el escenario internacional.

China se clasificó por última vez para la Copa Mundial de la FIFA en 2002. Esta fue la única vez que China participó en el torneo. La Copa Mundial de 2002, que fue co-organizada por Corea del Sur y Japón, encendió las esperanzas de los fanáticos chinos cuando vieron a su selección nacional competir en la máxima cita del fútbol. A pesar de clasificarse, sin embargo, el equipo chino fue eliminado rápidamente en la fase de grupos.

A pesar de ser el país más poblado del mundo, China solo se ha clasificado una vez para la Copa Mundial de Fútbol: en el torneo de 2002, en el que el equipo terminó en el último puesto de la fase de grupos sin marcar ni un solo gol. (Imagen: Doha Stadium Plus Qatar vía flickr CC BY 2.0 )

Mientras tanto, el líder chino Xi Jinping, un conocido entusiasta del fútbol, ha apuntado a transformar a China en una «superpotencia futbolística». Sin embargo, el sueño de Xi enfrenta desafíos debido a la corrupción en curso y la desaceleración económica que afecta a su país.

«Chen ha causado un daño tremendo a la causa del fútbol en China», dijo la agencia de noticias estatal china Xinhua, mientras destacaba la amplia campaña del gobierno para apuntar a la corrupción dentro del sector deportivo.

La campaña anticorrupción, que fue impulsada por Xi desde su ascenso al poder, no solo ha apuntado al mundo del deporte; la práctica refleja una iniciativa anticorrupción más amplia en varios sectores de China, incluidos la tecnología, la política y los negocios.

Una compleja red de mentiras

Los casos contra los funcionarios del fútbol no solo arrojan luz sobre la naturaleza omnipresente de la corrupción dentro del fútbol chino, sino que también sirven como advertencia para otros. En un momento revelador de una serie documental de cuatro partes sobre la corrupción, Chen confesó haber aceptado sustanciales sobornos en vísperas de su nombramiento como presidente de la CFA.

Según el documental, que se emitió en la televisión nacional en enero, los sobornos consistieron en múltiples mochilas llenas de 300.000 yuanes (alrededor de USD 41.562) de «dos funcionarios locales de fútbol». Ambos habían pedido a Chen que «los cuidara», señaló el documental. Las confesiones televisadas provocaron la ira de los cibernautas, quienes acudieron a las redes sociales para exigir una investigación sobre los sobornos, que creen que jugaron un papel importante en el continuo bajo rendimiento del equipo nacional.

Si bien las severas penas impuestas a estos funcionarios marcan un gran paso hacia la depuración del deporte, el camino hacia un entorno futbolístico libre de corrupción está lejos de terminar. En 2012, los expresidentes de la CFA Xie Yalong y Nan Yong fueron sentenciados a más de una década en prisión por cargos similares, pero la corrupción y la falta de gestión siguen campeando en muchas industrias chinas.

Mientras China se esfuerza por reconciliar sus ambiciones deportivas con las realidades de la corrupción y los desafíos de gobernanza, la reciente liberación y repatriación del jugador de fútbol surcoreano Son Jun-ho ilustra aún más las implicaciones internacionales de la ofensiva interna de China. Son fue detenido por el régimen chino el año pasado bajo sospechas de soborno.

Apoya el periodismo independiente

Tu apoyo nos ayuda a seguir brindando un periodismo independiente, abierto y de calidad.

Apóyanos

Para permisos de reutilización de este contenido, por favor póngase en contacto a través de agencia@mldiario.com

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS