Estudiantes de Massachusetts protestan contra un acto coercitivo del «Orgullo» LGBT y son tachados de «intolerantes»

0
Únete al debate

Los estudiantes de secundaria en Burlington, Massachusetts, rechazaron que los educadores los empujaran a participar en un evento LGBT el viernes 2 de junio, lo que llevó a los funcionarios escolares a denunciar a los adolescentes por «intolerancia».

La administración del Marshall Simonds Middle School animó a los alumnos a llevar los colores del arco iris y pintura facial para la actividad del Día del Orgullo, lo que incomodó a muchos estudiantes, que se expresaron vistiéndose de rojo, blanco y azul, desecharon pegatinas y carteles de temática LGBT preparados para el evento y corearon «mis pronombres son USA».

La administración de la escuela y los vecinos preocupados se apresuraron a etiquetar el comportamiento de los estudiantes como “inaceptable”. En una reunión de la Junta Selecta de Burlington vista en un video publicado en Twitter el 13 de junio, un funcionario escolar denunció las “muestras de intolerancia y homofobia”, mientras que otro culpó a los padres por permitir “este tipo de retórica intolerante” que “comienza en el hogar”.

Una mujer de Burlington dijo a los medios locales que la “interrupción ingobernable” fue “organizada con anticipación”.

Según el director de la escuela, el descontento puede haber sido una reacción al hecho de que Marshall Simonds no reconoció el Día de los Caídos, que cayó el 29 de mayo. Posteriormente, la escuela emitió una disculpa para abordar el descuido.

Burlington tiene una población de alrededor de 24.000 habitantes y está ubicada en el centro-norte de Massachusetts.

‘La naturaleza de estos eventos’

El superintendente de las escuelas públicas de Burlington hizo pública una declaración escrita el 4 de junio en la que afirmaba que los alumnos tenían libertad para expresar sus opiniones políticas, culturales y religiosas, pero condenaba a los alumnos por una letanía de «-ismos», incluidas expresiones «de odio».

La declaración también se quejó de que algunos estudiantes “miraban intimidantemente a los miembros de la facultad que mostraban orgullo”.

Aunque subrayaba que la participación en las actividades LGBT no era obligatoria, la declaración del superintendente insistía en una mayor instrucción pro-LGBT, afirmando que «no basta con denunciar públicamente estos incidentes cuando se producen» y que era necesario «educar a nuestra comunidad sobre la naturaleza de estos acontecimientos.»

Uno de los padres, cuya hija se sintió coaccionada a participar en la actividad LGTB, declaró a los medios de comunicación locales: «Sólo puedo hablar por mi hija. Ella no quería llevar eso al colegio»

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS