Estos son los codiciados «estados pendulares» que definirán las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2024

0
Únete al debate

En las elecciones presidenciales de Estados Unidos, todos los ojos se posan sobre un puñado de estados que no tienen preferencias políticas definidas y donde los votantes han oscilado entre candidatos republicanos y demócratas en los últimos ciclos electorales. Estos son los conocidos «swing states» o estados pendulares, codiciados por su poder de inclinar la balanza hacia cualquier lado.

Algunos de los estados tradicionalmente considerados pendulares o «battleground states» en Estados Unidos incluyen:

  • Florida
  • Pensilvania
  • Michigan
  • Wisconsin
  • Arizona
  • Georgia
  • Nevada

La lista de estados pendulares puede cambiar con el tiempo, ya que las tendencias del electorado evolucionan. Algunos estados antes considerados seguros para un partido pueden volverse más competitivos.

En 2020, los swing states fueron clave para la victoria del demócrata Joe Biden sobre el entonces presidente Donald Trump. Biden ganó apretadamente Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin, sellando su triunfo. Por su parte, Trump se llevó los codiciados Florida, Iowa y Carolina del Norte.

Florida, tal vez el estado pendular más famoso, fue un campo de batalla crítico en varias elecciones recientes, incluyendo la polémica final del año 2000, cuando Al Gore perdió la presidencia ante George W. Bush por 537 votos. Se cree que la casa de Trump votará por él, pero en 2016 tuvo una diferencia a favor un poco mas del 1% de los votos y en 2020 un 3%. Los condados más poblados de Florida, como Miami-Dade, suelen votar demócrata, mientras que los menos poblados tienden a ser republicanos, lo que pone en riesgo el margen de error de las campañas.

Pensilvania, otro estado clave, se ha convertido en un verdadero premio mayor con sus 20 votos electorales. Un dato curioso es que Filadelfia y su área metropolitana deciden casi por completo el resultado estatal debido a su enorme peso demográfico. A priori, el cinturón industrial estaría con Trump, que promociona la explotación de petróleo y gas mientras critica las políticas verdes de Biden. Así que será una lucha entre los votantes urbanos y los rurales. En 2016, Trump ganó los votos electorales por 0,7% y los perdió en 2020 por 1,2%.

Michigan solía ser un estado demócrata sólido hasta que Donald Trump lo ganó inesperadamente por 5 puntos a Hillary Clinton en 2016, antes de que Biden lo recuperara en 2020 por solo 3 décimas. Detroit y sus suburbios serán claves para determinar si Michigan se mantiene azul. Además, es un estado con una gran comunidad musulmana que exige un cese al fuego en Gaza y que se detenga el apoyo a Israel, no está claro si este será un factor determinante para noviembre de 2024.

Wisconsin es otro estado del «Cinturón de Óxido» que Trump arrebató en 2016 tras seis décadas respaldando a demócratas, pero Biden logró reconquistarlo en 2020 por 7 décimas. Milwaukee será nuevamente un campo de batalla urbano/rural clave en 2024, con progresistas a favor del aborto en la ciudad y obreros pro-producción en el interior.

Arizona y Georgia son los nuevos estados pendulares emergentes tras volverse más competitivos en los últimos ciclos electorales. Ambos respaldaron sorpresivamente a Biden en 2020 por un estrecho margen y con muchas denuncias de fraude electoral. Arizona con una frontera caliente y Georgia con los ojos puestos en la transparencia electoral, serán epicentros decisivos y grandes premios en 2024.

Nevada, ¿un nuevo estado pendular? Ha optado por los demócratas en las últimas cuatro elecciones y estos dominan la Cámara y los escaños del Congreso del Estado. Pero allí la tasa de desempleo es la más alta que en cualquier otro Estado y tiene un gran porcentaje de inmigración ilegal. En 2022, el Estado eligió un gobernador republicano y las encuestas actuales dan una gran ventaja a Trump sobre Biden entre los votantes indecisos.

Así es que el denominador común en estos codiciados estados pendulares son sus dinámicas demográficas locales que carecen de una preferencia partidista sólida y los convierten en auténticos campos de batalla donde se libra la decisiva contienda por la Casa Blanca cada cuatro años.

Los candidatos presidenciales suelen enfocar gran parte de sus esfuerzos de campaña y recursos en estos estados decisivos, ya que ganarlos puede marcar la diferencia entre obtener o no los votos electorales necesarios para la victoria.

Apoya el periodismo independiente

Tu apoyo nos ayuda a seguir brindando un periodismo independiente, abierto y de calidad.

Apóyanos

Para permisos de reutilización de este contenido, por favor póngase en contacto a través de agencia@mldiario.com

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS