Síguenos en nuestro canal de WhatsApp

Espía chino capturado y condenado por conspirar para robar secretos comerciales de la aviación estadounidense

0
Únete al debate

El 5 de noviembre, un tribunal federal de Cincinnati condenó a Xu Yanjun, un oficial de inteligencia chino, por su presunto papel en la conspiración para robar secretos comerciales confidenciales de la aviación del país y por reclutar espías. 

Xu, de 41 años, es subdirector de división del Ministerio de Seguridad del Estado de China (MSS). El MSS es la principal agencia de inteligencia de China responsable de la inteligencia extranjera, la contrainteligencia y la seguridad interna.

Según el Departamento de Justicia, Xu ha sido declarado culpable de cinco cargos. Estos incluyen dos cargos de conspiración e intento de cometer espionaje económico, dos cargos de intento de robo de secretos comerciales y una conspiración para cometer robo de secretos comerciales.

“Este fue un espionaje económico patrocinado por el estado por parte de la República Popular China diseñado para robar tecnología estadounidense y dejar a los estadounidenses sin trabajo… Para aquellos que dudan de los objetivos reales de la República Popular China, esto debería ser una llamada de atención; están robando tecnología estadounidense para beneficiar su economía y sus fuerzas armadas”, dijo en un comunicado el 5 de noviembre el subdirector Alan E. Kohler Jr. de la División de Contrainteligencia del FBI.

Los documentos judiciales revelan que Xu había estado apuntando a varias empresas en los EE. UU. y otros países desde 2013. Usando alias como «Qu Hui» y «Zhang Hui», Xu no solo llevó a cabo espionaje económico en nombre de Beijing, sino que también trató de reclutar empleados de las principales empresas con el fin de emplearlos como espías. 

Trabajando como maestro de espías

Xu se hacía pasar por asociado de la Asociación de Promoción de la Ciencia y la Tecnología de Jiangsu para no levantar sospechas sobre su trabajo. Invitaba a los nuevos reclutas a China con el pretexto de hacer una presentación universitaria o intercambiar ideas.

Además de proporcionar a los expertos un estipendio, Xu también cubriría sus gastos de viaje. Una de las empresas a las que se dirigió principalmente fue GE Aviation, una unidad de General Electric Co. Xu intentaba robar conocimientos tecnológicos relacionados con el ventilador de motor de avión de material compuesto de GE Aviation, fabricado exclusivamente por la empresa.

En 2017, logró persuadir a un ingeniero de aviación de GE en Cincinnati para que hiciera una presentación en una universidad china. La presentación trató temas de vanguardia como el diseño de la estructura del motor de la empresa.

Se muestra un motor General Electric GE9X en un avión Boeing 777X mientras viaja en taxi para el primer vuelo, que tuvo que ser reprogramado debido al clima, en Paine Field en Everett, Washington, el 24 de enero de 2020. (Imagen: JASON REDMOND / AFP vía Getty Images)

Al año siguiente, Xu le pidió al empleado que le proporcionara información sobre “especificaciones del sistema, proceso de diseño”. El empleado, siguiendo las instrucciones de la empresa que ya estaba cooperando con el FBI, envió por correo electrónico un documento de dos páginas de GE Aviation marcado con información confidencial. 

Luego, Xu discutió sus planes para reunirse con el empleado en Europa. A su llegada a Bélgica en abril de 2018, Xu fue arrestado en una operación encubierta y extraditado a Estados Unidos. 

Xu es el primer espía chino extraditado a Estados Unidos y juzgado por espionaje. El juicio duró tres semanas, desde el 19 de octubre hasta el 3 de noviembre. El caso está presidido por el juez de distrito estadounidense Timothy Black, quien se espera que anuncie la sentencia de Xu en tres o cuatro meses. Xu se enfrenta ahora a una pena de prisión que podría durar hasta 60 años y a multas de más de 5 millones de dólares.

“Esta es sin duda una de las victorias más importantes de las fuerzas del orden de los Estados Unidos contra la ambición desnuda de China de adquirir propiedad intelectual por cualquier medio, legal o de otro tipo… La respuesta de los Estados Unidos a la ambición de otro país de obtener ganancias mediante el robo es simplemente hacer que la gente rinda cuentas bajo la ley. Estoy orgulloso de ser estadounidense”, dijo el ex fiscal federal Ben Glassman a WCPO. Cuando Xu fue extraditado a Estados Unidos en 2018, fue Glassman quien inicialmente supervisó el caso.

La condena de Xu se produce cuando las agencias de inteligencia estadounidenses advierten cada vez más a las empresas estadounidenses sobre las amenazas que enfrentan de los espías chinos. Beijing ha estado tratando de robar secretos comerciales críticos de empresas estadounidenses que operan en áreas como la computación cuántica y la inteligencia artificial.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS