El tratado pandémico global de la OMS estaría en peligro de concretarse

1
Únete al debate

El «tratado pandémico» de la OMS está en peligro de concretarse. El acuerdo para muchos es controvertido debido a allanaría el camino para convertir a la organización en una forma de gobierno global centralizado que tendrá un control legalmente vinculante sobre los estados miembros, en caso de que se declararse una nueva pandemia.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró que los países corren el riesgo de incumplir el plazo de mayo para acordar un tratado jurídicamente vinculante sobre la lucha contra las pandemias.

«Debo decir que me preocupa que los Estados miembros puedan incumplir ese compromiso y que quedan varias cuestiones pendientes por resolver», declaró el Director General Tedros Adhanom Ghebreyesus en un discurso pronunciado esta semana ante el Consejo Ejecutivo del organismo sanitario mundial reunido en Ginebra.

«En mi opinión, el fracaso en la consecución del acuerdo sobre la pandemia y las enmiendas al RSI (Reglamento Sanitario Internacional) será una oportunidad perdida que las generaciones futuras no nos perdonarán», dijo, instando a los países a aprovechar la oportunidad para dar forma al futuro de la OMS y de la salud mundial.

Cómo comenzó el «tratado pandémico»

La historia se remonta a noviembre de 2021, justo cuando la histeria pandémica de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) finalmente se desató.

Dado que los pasaportes de vacunas, el uso obligatorio de máscaras, el cierre de escuelas e incluso los campamentos de cuarentena se habían convertido en la norma en prácticamente todos los lugares de trabajo establecidos y, de hecho, en todas las sociedades occidentales, la OMS convocó una Sesión Especial de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA).

El objetivo de la convergencia de la WHA fue «considerar» los «beneficios de desarrollar una convención, acuerdo u otro instrumento internacional de la OMS sobre preparación y respuesta ante pandemias».

La importancia de la asamblea radicaba en que era la segunda vez en la historia que la AMS, que normalmente celebra una única reunión anual en mayo, se reunía en Sesión Extraordinaria.

Durante la sesión, la WHA decidió avanzar con la creación de lo que llamó un “nuevo Instrumento”, con la frase “preparación y respuesta ante una pandemia” repetida hasta la saciedad.

Además, el documento buscaba encontrar “soluciones estructurales para promover un enfoque de todo el gobierno y toda la sociedad” que sería “jurídicamente vinculante para los Estados Partes que opten por ratificarlo”.

Uno de los aspectos más notables de la iniciativa en ese momento fue el deseo de fortalecer lo que se llamó el enfoque «Una salud», definido en ese momento por la OMS Europa como «múltiples sectores se comunican y trabajan juntos para lograr mejores resultados de salud pública».

El Nuevo Instrumento finalmente se tituló The World Together, que era la forma filosófica de describir la creación de un «Órgano de Negociación Intergubernamental (INB)».

Para diciembre, los documentos del INB habían declarado “la necesidad de un enfoque integral y coherente para fortalecer la arquitectura de la salud mundial”, que implicaría que los estados miembros y las partes interesadas se comporten bajo un “principio de solidaridad con todas las personas y países” durante una pandemia declarada por la OMS.

Si bien los informes por cable de medios como Reuters y AP habían declarado en el momento de la asamblea de la WHA que la Unión Europea y otros 70 países estaban de acuerdo con la propuesta, Estados Unidos, India y Brasil se habían resistido.

Para diciembre, la Administración Biden había cambiado de tono, mostrando su apoyo al INB cuando se citó a la exsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, diciendo que la Casa Blanca estaba “comprometida a trabajar con los estados miembros para llevar adelante las recomendaciones recientes del grupo de trabajo sobre preparación y respuesta”. 

“Eso incluye desarrollar una nueva convención, acuerdo u otro instrumento internacional de la OMS y hacer acuerdos para mejorar la efectividad y agilidad de las regulaciones sanitarias internacionales”, agregó.

Para mayo de 2022, la retórica del INB publicada en el sitio web oficial de la OMS se actualizó para incluir no solo a los países, sino también a las «partes interesadas», definidas como «actores no estatales con un interés demostrable en la preparación y respuesta ante una pandemia» que participarían en un conjunto de audiencias públicas sobre la iniciativa.

Las «partes interesadas» incluyeron nombres familiares y destacados para la comunidad de crédito social de pasaportes antibloqueo y antivacunas, como la Fundación Bill y Melinda Gates, The Wellcome Trust, la Fundación Rockefeller y la Iniciativa de Acceso a la Salud Clinton.

Apoya el periodismo independiente

Tu apoyo nos ayuda a seguir brindando un periodismo independiente, abierto y de calidad.

Apóyanos

Para permisos de reutilización de este contenido, por favor póngase en contacto a través de agencia@mldiario.com

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

1 Comentario
Más antiguo
Más reciente
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS