El «Modelo Bukele» en Argentina: construirán una cárcel de máxima seguridad en provincia sitiada por la violencia narco

0
Únete al debate

El gobierno de la provincia de Santa Fe puso en marcha esta semana un ambicioso plan de infraestructura penitenciaria con el objetivo de ampliar la capacidad de las cárceles, continuar con el vaciamiento de las comisarías y garantizar la seguridad en los centros de reclusión.

Santa Fe es la tercera provincia más grande de Argentina. En los últimos años, con el avance persistente del narcotráfico, su ciudad más importante, Rosario, fue apagando su resplandor para convertirse en la ciudad más peligrosa y con la mayor tasa de homicidios del país.

Con el objetivo de reordenar la sobrepoblación carcelaria, una de las obras más destacadas de este plan es la construcción del Centro Reclusorio para Internos de Alto Perfil (CeRiap) en la localidad de Piñero, cercana a Rosario. Según detalló la secretaria de Asuntos Penales, Lucía Masneri, «sin dudas va a ser la cárcel de mayor seguridad de Argentina; y probablemente de América Latina».

El CeRiap constará de cuatro minipenales con un total de 288 celdas individuales, distribuidas en 12 pabellones de 24 celdas cada uno, para alojar a 1152 reclusos. «Las celdas serán individuales, en esta primera etapa, permitiendo que los internos no se vinculen entre sí», explicó Masneri, agregando que «está previsto se instale toda la tecnología disponible y se colocarán barreras físicas, para no solo impedir la evasión de las personas que se encuentran dentro, sino también repeler cualquier evasión asistida desde fuera».

La funcionaria detalló que «hoy tenemos casi 600 internos de alto perfil, pero el número viene creciendo de manera exponencial». En el nuevo CeRiap ingresarán «aquellos reclusos que forman parte, principalmente, de asociaciones narcocriminales o quienes generan extorsiones, que tengan que ver con bandas que se encuentran activas y aún dan órdenes hacia afuera, y que tienen recursos económicos y humanos para continuar su gesta delictiva».

La inversión estimada para la construcción del CeRiap, que tendrá una superficie cubierta de 46.000 metros cuadrados, asciende a 107.000 millones de pesos (aprox. 100 millones de dólares). Masneri indicó que «el plazo de obra es de 20 meses, desde el inicio, que está previsto para enero de 2025», y que «va a tener tres licitaciones, porque la intención es que todo se haga prácticamente en simultáneo, permitiendo la participación de hasta cinco empresas diferentes, garantizando el plazo de obra».

El plan de infraestructura penitenciaria del gobierno de Pullaro no se limita al CeRiap, sino que contempla una inversión total del orden de los 227.000 millones de pesos (aprox. 190 millones de dólares) para construir unas 2460 celdas que permitirán alojar a 3632 reclusos, con una superficie cubierta de 92.630 metros cuadrados.

«En estos cuatro años tendremos la cantidad de plazas penitenciarias necesarias para que no quede ningún preso en comisarías. En diciembre de 2019 finalizó nuestra gestión al frente del Ministerio de Seguridad casi sin presos en comisarías. Y cuando volvimos al gobierno nos encontramos con 2000 presos en sedes policiales. Próximamente licitaremos obras en dos cárceles de la provincia para avanzar con el vaciamiento de las comisarías», aseguró el gobernador Pullaro.

El ministro de Justicia y Seguridad provincial, Pablo Cococcioni, ratificó que «las comisarías volvieron a colapsarse de presos ya que no hubo políticas públicas penitenciarias en los últimos cuatro años. Por lo tanto, este gobierno lleva adelante obras de infraestructura carcelaria necesarias para que en diciembre de 2027 no quede ningún preso en comisarías».

Además del CeRiap, el plan director elaborado por la Unidad Ejecutora de Infraestructura incluye la construcción de siete módulos en complejos penitenciarios provinciales, más allá de las obras del minipenal de 160 celdas con capacidad para 320 reclusos, denominada Subunidad Nº 4, que ya comenzaron a realizarse en la Unidad Penitenciaria Nº 5 de Rosario.

La secretaria Masneri destacó que «desde el 11 de diciembre pasado ingresaron poco más de 2000 personas a la órbita del sistema penitenciario provincial. Hay 1500 que no están alojados en comisarías y cuyas detenciones fueron producto de la proactividad de la Policía de Santa Fe». Asimismo, indicó que «hay 372 presos en comisarías en Rosario que tienen que ser trasladados al sistema penitenciario. Cada 5 presos que ingresamos a las cárceles de la provincia, a la Policía le implica un preso que sale de la comisaría, las detenciones son eficaces y permanentes».

El ministro Cococcioni enfatizó que «el trabajo conjunto de arquitectos, ingenieros, personal penitenciario y de la Secretaría de Asuntos Penales, permitió que el proyecto tenga detalles de seguridad y gestión carcelaria inéditos en América del Sur».

Apoya el periodismo independiente

Tu apoyo nos ayuda a seguir brindando un periodismo independiente, abierto y de calidad.

Apóyanos

Para permisos de reutilización de este contenido, por favor póngase en contacto a través de agencia@mldiario.com

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS