‘El gran salto hacia atrás’: nuevo informe critica el estado del periodismo en China

0
Únete al debate

Un nuevo informe, publicado el 7 de diciembre por Reporteros sin Fronteras (RSF) titulado «El gran salto hacia atrás del periodismo en China» arroja luz sobre la rápida disminución de las libertades de prensa en China y revela «el alcance de la campaña de represión del régimen contra el derecho a la información», al tiempo que coloca la responsabilidad por el declive directamente en los pies del Partido Comunista Chino (PCCh). 

El informe condenatorio de 82 páginas documenta y demuestra «la aceleración de las violaciones de China contra sus propios compromisos internacionales con la libertad de opinión y expresión» y se centra en el deterioro de la libertad de prensa en Hong Kong, que «una vez fue un modelo de libertad de prensa pero ahora tiene un número creciente de periodistas arrestados en nombre de la seguridad nacional».

Al menos 127 periodistas encarcelados

El informe revela que al menos 127 periodistas, tanto profesionales como no profesionales, se encuentran actualmente detenidos en China por el simple hecho de investigar temas «sensibles» o publicar información censurada. Muchos de los detenidos se enfrentan a largas penas de prisión en cárceles insalubres, «donde los malos tratos pueden conducir a la muerte».

La periodista ciudadana, Zhang Zhan, de 38 años, es un excelente ejemplo de la represión del PCCh contra los periodistas. Zhang fue sentenciada a fines de 2020 a cuatro años de prisión después de informar sobre el manejo temprano de la pandemia de COVID-19 por parte de Wuhan. 

Ex abogada, fue declarada culpable de «provocar peleas y provocar problemas» por publicar una serie de videos en las redes sociales, durante un período de tres meses, que documentaron cómo la pandemia había afectado la vida cotidiana de las personas que viven en Wuhan. 

Su familia le dijo recientemente a la Agence France-Presse que «puede que no viva mucho más» después de que Zhang comenzara una huelga de hambre en protesta por su encarcelamiento. Según los informes, la están alimentando a la fuerza a través de tubos de alimentación y fue hospitalizada en julio de 2021 por desnutrición. 

El informe también acusa a las autoridades chinas de obligar a los periodistas a convertirse en «portavoces» del PCCh.

Explica cómo se obliga a los periodistas nacionales a someterse a una agotadora formación anual de 90 horas que, en gran parte, se centra en el «pensamiento» de Xi Jinping, al tiempo que obliga a los periodistas a descargarse una aplicación de propaganda llamada «Estudiar a Xi, fortalecer el país» que, además de influir en sus reportajes, recoge sus datos personales.

Los periodistas extranjeros no son bienvenidos

Según el informe, los corresponsales extranjeros se enfrentan a la vigilancia y el chantaje de visas por parte de las autoridades cuando intentan informar sobre problemas en China. La intimidación obligó a 18 periodistas a abandonar el país en 2020. Tres periodistas extranjeros de ascendencia china, Gui Minhai, Yang Hengjun y Cheng Lei, están actualmente detenidos por cargos de espionaje falsos por parte del régimen.

Se están implementando nuevos sistemas de vigilancia, que utilizan tecnología de reconocimiento facial, con el único propósito de rastrear a los periodistas y otras personas que el régimen considera «personas sospechosas».

La provincia de Henan licitó recientemente un proyecto que vería miles de nuevas cámaras instaladas en lugares públicos que serán atendidas por aproximadamente 2.000 funcionarios y policías con el único propósito de rastrear a periodistas y estudiantes internacionales.

Los ciudadanos chinos privados parecen ansiosos por ayudar al régimen a implementar prácticas que suprimen la libertad de prensa.

En agosto, a raíz de las históricas inundaciones en la ciudad de Zhengzhou en la provincia de Henan, periodistas de Los Angeles Times y del medio alemán Deutsche Welle se enfrentaron a una multitud enojada, que los filmó, los interrogó y los acusó de «propagar rumores» y calumniar a China. 

Según los informes, Alice Su, jefa de la oficina de Beijing del LA Times, fue acosada mientras cubría las mortíferas inundaciones junto con el periodista de Deutsche Welle Mathias Bölinger. 

En aquel momento, Su tuiteó: «Sobre el terreno, en Henan, vimos una compleja mezcla de dolor y nacionalismo, catástrofe y propaganda: paranoia por el «desprestigio extranjero» de algunos, valientes exigencias de responsabilidad de otros».

Periodistas de Hong Kong y la Ley de Seguridad Nacional

La Ley de Seguridad Nacional (NSL) impuesta al pueblo de Hong Kong en junio de 2020 ha sido la principal herramienta utilizada por las autoridades para reprimir la libertad de prensa. 

La legislación deliberadamente vaga y draconiana “ha servido de pretexto para la represión de al menos 12 periodistas y defensores de la libertad de prensa, incluido el fundador de Apple Daily, Jimmy Lai, todos los cuales corren el riesgo de ser condenados a cadena perpetua”, afirma el informe.

En junio de 2021, las oficinas del medio de noticias independiente Apple Daily, ahora cerrado, fueron allanadas por aproximadamente 400 agentes de policía en lo que se describió como un «ataque flagrante» contra el equipo editorial del periódico. 

En aquel momento, el periódico fue acusado de publicar más de 30 artículos, tanto impresos como digitales, que las autoridades consideraban «artículos cuestionables» y que desempeñaban un «papel crucial en la conspiración» para socavar la seguridad nacional de China, y posteriormente se detuvo a varios miembros de la redacción.

CGTN armada para impulsar la propaganda en todo el mundo

La influencia y la propaganda de los medios de comunicación de China no están contenidas en sus fronteras. El informe demuestra que el «grupo audiovisual de propiedad estatal china CGTN continúa difundiendo propaganda del régimen en todo el mundo».

El informe afirma que “durante la última década, China ha invertido masivamente en el desarrollo de medios capaces de llegar a un público internacional. Y ha tenido éxito: la CGTN de propiedad estatal emite programas de televisión en más de 160 países y China Radio International emite en 44 idiomas”.

De los seis canales de televisión que CGTN posee y opera, cinco de ellos son canales de noticias de 24 horas que imponen la «historia de China» de acuerdo con la narrativa promovida por el presidente Xi Jinping y su «pensamiento».

La agresividad de China en este ámbito llevó al regulador británico de comunicaciones (OFcom) a revocar la licencia de emisión de CGTN a principios de este año. El regulador justificó la decisión alegando que el grupo y sus programas están «controlados en última instancia por el Partido Comunista Chino». CGTN fue multada con 570.000 dólares por cuatro «violaciones graves y reiteradas» de las normas del regulador.

Según el informe, «La República Popular China ocupó el puesto 177 de 180 en el Índice Mundial de Libertad de Prensa de RSF de 2021, solo dos lugares por encima de Corea del Norte. Hong Kong, que alguna vez fue un bastión de la libertad de prensa, ha pasado del puesto 18, tras la creación del índice en 2002, al puesto 80 en 2021″.

Está previsto que el informe de RSF se publique en varios otros idiomas diez días antes de la apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing a principios de 2022.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Foto del avatar
Javier Pino

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS