Síguenos en nuestro canal de WhatsApp

El escenario económico que más teme Beijing está a la vuelta de la esquina

0
Únete al debate

Análisis de noticias

Del 8 al 10 de diciembre, China celebró su Conferencia Central anual sobre Economía en Beijing. La reunión es el más alto nivel de análisis económico y toma de decisiones del Partido Comunista Chino (PCCh). La conferencia de tres días a puertas cerradas envió un fuerte mensaje de «estabilizar la economía». En un extenso comunicado de prensa redactado por los medios estatales Xinhua, la palabra «estabilidad» se repitió 25 veces. 

En la conferencia, el líder chino Xi Jinping repitió las «Seis Estabilidades» y las «Seis Garantías» muchas veces. Las Seis Estabilidades se refieren a la estabilización del empleo, las finanzas, el comercio exterior, el capital global, las inversiones y las expectativas locales. 

Las Seis Garantías se refieren al empleo, los medios de vida básicos, el organismo del mercado, la seguridad alimentaria y energética, la estabilidad de la cadena de suministro y la garantía del buen funcionamiento de las unidades gubernamentales de base.

Hace solo unos meses, el objetivo económico del PCCh era controlar la inflación y no inundar el mercado imprimiendo dinero nuevo. Sin embargo, antes de la conferencia, el banco central de China anunció la reducción de las tasas de interés y liberó 1,2 billones de yuanes a la economía. Esto muestra que la economía del país ha experimentado cambios vitales en los últimos dos o tres meses, cambiando la prioridad del escalón más alto del PCCh. 

Analizando las ‘Seis Garantías’ propuestas por Xi

Los diferentes grupos tendrán diferentes prioridades, sin embargo, la gente promedio consideraría el empleo y los medios de vida básicos como cruciales. Para las empresas, las prioridades pueden cambiar a la estabilidad del mercado y las cadenas industriales, mientras que para el gobierno, la seguridad alimentaria y energética son las principales preocupaciones.

Pero para Beijing y el régimen comunista, la máxima prioridad es proteger el funcionamiento de las unidades gubernamentales de base.

Si las unidades de base dejan de operar, el régimen local fallará, lo que significa que sería imposible implementar medidas y políticas del gobierno central. El régimen del PCCh enfrentaría entonces dificultades para mantenerse.

Cuando Beijing expresó su preocupación por las operaciones de base, dio a entender que el nivel más bajo del régimen enfrenta actualmente dificultades y los problemas son lo suficientemente graves como para que los principales sectores del régimen tengan que intervenir. 

Los sueldos de los funcionarios se reducen a más de la mitad

En los últimos días, las noticias de las redes sociales en China indican que los funcionarios públicos en muchas jurisdicciones han sido notificados de recortes salariales que oscilan entre el 20 y el 30 por ciento. Por ejemplo, el salario anual de un jefe de policía en Shanghai se redujo de 350.000 yuanes a menos de 200.000 yuanes, mientras que el salario anual de un funcionario de nivel de sucursal pasó de 240.000 yuanes a 150.000 yuanes. 

Los sueldos de la función pública en China se componen de varios componentes: salario básico, bonificaciones por desempeño y diversas asignaciones. El salario mensual de un funcionario público de base oscila entre 2.000 y 4.000 yuanes, o aproximadamente entre 300 y 600 dólares estadounidenses.

Las bonificaciones por rendimiento y los incentivos suponen más del 60% de los ingresos salariales. Si se recortan, equivaldría a la eliminación de medio sueldo. Con la pérdida repentina de estos ingresos, muchas personas se enfrentarían inmediatamente a dificultades financieras.

Un recorte salarial drástico para los servidores de base es riesgoso para cualquier administración. Cuando los empleados no están contentos en su trabajo, no se desempeñarán lo mejor que puedan y la eficiencia de todo el establecimiento podría verse disminuida en gran medida. Por tanto, muchas de las políticas de Beijing serían difíciles de implementar. 

¿Cuántos funcionarios chinos reciben actualmente el dinero de los contribuyentes? Además de las funciones gubernamentales en varios niveles, también existen sistemas de partidos, sistemas de la Liga de la Juventud Comunista, sindicatos y federaciones de mujeres, partidos «democráticos», escuelas e instituciones de investigación. Hace unos seis años, los funcionarios del PCCh revelaron una cifra de alrededor de 64 millones de personas en la nómina del gobierno. 

En circunstancias normales, las autoridades del PCCh no atacarían a sus propios funcionarios públicos, ya que son cruciales para mantener la seguridad de todo el régimen comunista. Según la ideología marxista del PCCh, la base económica determina la superestructura y cualquier problema económico podría socavar toda la estructura de control social.

A pesar de que el PCCh experimenta problemas monetarios, todavía tiene que pagar costosas agencias de estabilización a todos los niveles.

La lista actual de recortes salariales civiles involucra a las regiones más ricas de China continental, como Shanghai, Zhejiang, Jiangsu, Guangdong y Fujian. Hace tres años, solo de 6 a 7 de las 31 provincias y regiones autónomas de China tenían un superávit fiscal, el resto eran deficitarias. 

Sin embargo, en 2021, solo queda una jurisdicción en China con superávit fiscal: Shanghai. Todas las demás oficinas están ahora en déficit. Esto explica por qué la deuda local ha aumentado drásticamente ya que cada jurisdicción necesita emitir bonos para mantener las finanzas locales. Pero los bonos no se pueden aumentar infinitamente sin un límite. 

PCCh obligado a reducir su tamaño

El recorte salarial del servicio civil, en esencia, es el comienzo del intento del PCCh de reducir costos.

Durante la crisis financiera de 2008, China enfrentó un obstáculo en su desarrollo. A través de un estímulo masivo, China lanzó un “proyecto de infraestructura” de 4 billones de yuanes en 2009, que resultó en un aumento acelerado de préstamos y bonos locales. Esto dio lugar a que los precios de las propiedades en China se dispararan y dispararan las tasas de inflación. 

Sin embargo, en la actualidad, la economía china está experimentando muchos problemas. La economía local está fallando, las empresas están luchando, el desempleo va en aumento y el COVID-19 sigue afectando la vida cotidiana de las personas. Esto se ha amplificado a medida que las empresas extranjeras se han retirado de China, sacando millones de dólares de una economía que ya está en apuros. Ahora, la situación económica general de China ya no puede resolverse recurriendo a nuevos flujos de efectivo.  

Una vista aérea muestra la comunidad Evergrande Changqing el 26 de septiembre de 2021 en Wuhan, provincia de Hubei, China. En 2015, Evergrande Real Estate adquirió cuatro proyectos supergrandes en Haikou, Wuhan y Huizhou, con un área total de construcción de casi 4 millones de metros cuadrados y un monto total de 13,5 mil millones de yuanes. Evergrande, el desarrollador inmobiliario más grande de China, se enfrenta a una crisis de liquidez con deudas totales de alrededor de 300.000 millones de dólares. Los problemas que enfrenta la empresa podrían afectar la economía de China y la economía mundial en general. (Imagen: Getty Images)

Bienes raíces colapsando, desempleo en aumento

El sector inmobiliario en China también está en apuros y representa aproximadamente el 30% del PIB chino. Según un informe publicado el 6 de diciembre por el Instituto de Investigación Inmobiliaria de Shanghai E-House, el número de transacciones en la China continental alcanzó el nivel más bajo de los últimos diez años en noviembre, con un descenso del 4,3% respecto al mes anterior y una caída del 39,4% respecto al mismo mes del año pasado.

De enero a noviembre, el número acumulado de transacciones de viviendas nuevas en las ciudades más grandes de China aumentó un 2,6 por ciento anual, una caída del 5,3 por ciento respecto al mes anterior. Se espera que la tasa de crecimiento anual de las transacciones de viviendas nuevas en 40 ciudades cambie de positiva a negativa en comparación con años anteriores.

Por otro lado, la situación del empleo también es grave. El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo una vez que China tiene 200 millones de puestos de «empleo flexible». ¿Qué es el empleo flexible? Se refieren a trabajos ocasionales sin ingresos ni prestaciones estables. En realidad, estas personas viven al borde del desempleo total. 

Más de 100 millones de personas están desempleadas en las ciudades y se han visto obligadas a regresar a las zonas rurales. La realidad es que la población desempleada de China representa de 200 a 300 millones, con una tasa de desempleo cercana al 30 por ciento. 

Crisis social inminente

Con la combinación de un fracaso en las unidades gubernamentales de base y el enorme aumento del desempleo, es posible que la sociedad china no esté demasiado lejos del colapso. Una de las características de un sistema autocrático es que una vez que ocurre un brote importante, toda la estructura puede derrumbarse. Solo el tiempo dirá qué sucederá con el fallido sistema de control del PCCh.  

Alina Wang contribuyó a este informe.

Foto del avatar
Javier Pino

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS