El destino, lo divino y nuestra elección

0
Únete al debate

A menudo oigo decir a la gente que su suerte o destino está fuera de su control y que desearían tener una bola de cristal que les dijera lo que les espera en la vida. Cuando los mismos esfuerzos en una misma cosa dan lugar a resultados diferentes para distintas personas, algunos lo atribuyen a la pura coincidencia, mientras que otros lo consideran una disposición de lo divino. Entonces, ¿cómo se determina nuestro destino?

Los científicos y lo divino

Isaac Newton, uno de los más grandes científicos de la historia, hizo una vez un modelo del sistema solar y lo guardó en su casa. El sol era de color amarillo dorado y los planetas se movían en sus órbitas. Cuando lo visitó, el astrónomo Edmond Halley quedó impresionado por el modelo y le preguntó quién lo había hecho.

«Todos estos materiales se juntaron por casualidad y formaron esta estructura», bromeó Newton.

Halley desestimó esa afirmación diciendo que debía ser alguien muy inteligente y hábil el que había montado un sistema tan sofisticado.

No importa lo que parezca este sistema, no es nada comparado con el verdadero mundo físico, explicó Newton. «Si no crees que este sistema se formó de forma natural, entonces ¿cómo puedes decir que el verdadero sistema solar fue creado por la naturaleza en lugar de ser producido por un diseño inteligente?»

Otro gran científico, Albert Einstein, compartía una opinión similar. «Intuir que detrás de todo lo que se puede experimentar hay algo que nuestra mente no puede captar, cuya belleza y sublimidad sólo nos llega indirectamente: esto es la religiosidad. En este sentido, y sólo en este sentido, soy un hombre devotamente religioso», escribió.

No eran los únicos. Muchos otros científicos también eran conocidos por sus creencias religiosas, como Thomas Edison, Wilhelm Röntgen (que descubrió los rayos X), Alessandro Volta, André-Marie Ampère, Georg Ohm, Marie Curie y otros.

La cultura tradicional y lo divino

Los antiguos chinos también creían en la existencia de lo divino y desarrollaron diferentes creencias religiosas. Confucio dijo una vez: «Si uno aprende el Tao por la mañana, no hay nada de qué preocuparse aunque esta persona muera por la noche». Esto demuestra el afán de los antiguos por encontrar la verdad y su propósito en la vida. Por otro lado, Lao Tsé dijo: «El Tao que se puede contar no es el Tao eterno; el nombre que puede ser nombrado no es el nombre eterno».

Otra religión importante fue el budismo, transmitido por Buda Shakyamuni hace unos 2.500 años. Habiendo dado conferencias durante 49 años, dijo antes del niepan que no enseñó el dharma definitivo (o el Fa) en su vida.

La búsqueda de lo que es el verdadero Tao o Fa continuó en la China moderna. En 1992, el Sr. Li Hongzhi presentó al público Falun Dafa, una disciplina espiritual también conocida como Falun Gong que se basa en los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia y tiene cinco juegos de ejercicios de meditación. El Sr. Li dijo que los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia son las características del universo. Siguiendo estos principios en su vida diaria, los practicantes de Falun Dafa pudieron mejorar su carácter y elevarse a niveles superiores. Incluso los no practicantes que se identifican con los principios fueron bendecidos.

Las profundas enseñanzas de Falun Dafa pronto atrajeron a muchos estudiantes y se extendieron rápidamente a toda China y al resto del mundo.

Destino y elección

La popularidad de Falun Dafa tocó un nervio en el Partido Comunista Chino (PCCh), cuya ideología de lucha de clases, odio y mentiras contrasta con los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Desde que tomó el poder en 1949, el PCCh lanzó una campaña política tras otra para atacar a grupos selectos de ciudadanos. También estuvo a punto de eliminar la cultura tradicional.

Por ejemplo, poco después de tomar el poder en 1949, el PCCh asesinó a los terratenientes en el Movimiento de Reforma Agraria y atacó a los capitalistas en las Campañas de los Tres Anti y de los Cinco Anti. Después de atacar a los intelectuales en la Campaña Antiderechista (1957 – 1959), decenas de millones de personas murieron en la Gran Hambruna (1959 – 1961). Tras los estragos culturales sistemáticos de la Revolución Cultural (1966 – 1976), el movimiento democrático fue reprimido de nuevo en la Masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989.

Después de oleadas de movimientos despiadados, los intelectuales chinos y el público en general no se atrevieron a desafiar al Partido cuando se lanzó su última campaña política, esta vez contra Falun Dafa, en 1999. Debido a su fe en Verdad-Benevolencia-Tolerancia, un gran número de practicantes de Falun Dafa fueron arrestados, detenidos, encarcelados y torturados desde entonces. Según datos recibidos de Minghui, más de 4.000 practicantes perdieron la vida a causa de la persecución. Debido a la censura y el bloqueo de la información, las cifras reales podrían ser mucho mayores. Sin embargo, al alinearse con el PCCh en la persecución, muchos chinos se enfrentan a un futuro oscuro como resultado de dañar a los inocentes y socavar los valores tradicionales.

Aristóteles dijo una vez: «La elección, no el azar, determina tu destino». También hay un dicho chino que dice: «El bien es recompensado con el bien, y el mal con el mal». Afortunadamente, tras la publicación de los Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista Chino en 2004, más de 400 millones de chinos renunciaron a pertenecer a las organizaciones del PCCh, incluso a sus afiliaciones a la Liga de la Juventud y los Jóvenes Pioneros. Esperamos que más personas, tanto dentro como fuera de China, rechacen al PCCh. Hacerlo nos ayudará a tomar las riendas de nuestro destino y a garantizar un futuro brillante. También conducirá a un mundo mejor.

Artículo publicado originalmente en Minghui.org

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS