Síguenos en nuestro canal de WhatsApp

El alcalde de Nueva York quiere modificar la ley sobre el «derecho a refugio» ante las oleadas de inmigrantes ilegales

0
Únete al debate

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, ha renovado sus llamamientos para desmantelar la ley de la ciudad sobre el «derecho a refugio», argumentando que la ley, que tiene décadas de antigüedad, ya no es aplicable a la hora de abordar la crisis migratoria que asola la ciudad. 

La ley está en vigor desde 1981 y obliga a la ciudad a proporcionar un número suficiente de camas para atender las necesidades de todas las personas sin hogar de la ciudad que busquen refugio. 

Adams argumenta que las leyes vigentes nunca pretendieron obligar a la ciudad a proporcionar alojamiento a los más de 161.000 inmigrantes que han llegado a la ciudad desde que comenzó la crisis en la primavera de 2022. 

El asunto está actualmente en los tribunales, y entró en mediación privada en octubre de 2023, aunque no hay fecha de juicio en los registros públicos. 

Según el NY Post, Adams dijo: «Estas personas están en libertad condicional en el país que no tiene nada que ver con ello. Mientras están aquí, estamos obligados [a proporcionar vivienda] y es por eso que estamos en la corte diciendo que el derecho a la vivienda no debe tener un impacto en esta crisis de migrantes», y agregó que, «este es un problema real”.

Hasta la fecha, sigue sin estar claro qué pide exactamente la ciudad al tribunal, ya que casi todos los argumentos se han celebrado a puertas cerradas.

Nueva York, destino preferido de los inmigrantes

Los legisladores sospechan que las leyes de Nueva York sobre el «derecho a refugio» hacen de la ciudad un destino preferente para los inmigrantes que cruzan ilegalmente a Estados Unidos por la frontera sur.  

Estas sospechas parecen confirmarse después de que una familia de tres miembros llegara al hotel Roosevelt de Nueva York. La madre contó al NY Post que su familia llegó a la ciudad en tren desde Boston con la esperanza de encontrar un alojamiento mejor. 

«En Boston no te ayudan mucho», dijo, y añadió: «Aquí es más cómodo. Mejor».

Al final, la familia fue rechazada en el hotel, con planes de viajar al sur.

Actualmente, más de 200 refugios acogen a más de 68.000 migrantes en la ciudad, la gran mayoría de los cuales fueron enviados en autobús a la ciudad por el gobernador de Texas, Greg Abbott. 

Abbott publicó recientemente en X: «Ciudades santuario como Nueva York y Chicago solo han visto una FRACCIÓN de lo que las abrumadas ciudades fronterizas de Texas afrontan a diario. Continuaremos nuestra misión de transporte hasta que Biden dé marcha atrás en sus políticas de fronteras abiertas».

Hizzoner expresó su frustración con Abbott, diciendo recientemente: «El gobernador de Texas sigue afirmando: ‘Bueno, ustedes son una ciudad santuario’. Eso no tiene nada que ver con esto».

La orden ejecutiva de Adams se ampliará

Mientras tanto, Adams quiere ampliar su orden ejecutiva anterior -destinada a limitar la llegada de autobuses de inmigrantes a la ciudad- para incluir aviones y trenes.

La idea surgió a raíz de las conversaciones mantenidas con el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, quien afirma que en su Estado llegan autobuses repletos de inmigrantes que luego se suben a los trenes y se dirigen a Nueva York.

Refiriéndose de nuevo a Abbott, Adams dijo: «Estamos tratando con una persona que solo quiere perturbar», y añadió: «Queremos enviar el mensaje correcto a los operadores de autobuses: ‘No deben participar en las acciones del gobernador Abbott. Vamos a utilizar todo dentro de nuestros poderes para asegurarnos de que hay cosas que podríamos hacer para detener los aviones”.

La orden de Adams, emitida la semana pasada, exige a las empresas de autobuses que avisen con 32 horas de antelación antes de dejar a los inmigrantes y limita el punto de entrega a un único lugar en West 41st Street, entre las 8:30 de la mañana y el mediodía. 

Sin embargo, los operadores de autobuses no tardaron en encontrar un resquicio en la orden, dejando a los migrantes en Nueva Jersey e indicándoles que tomen un tren el resto del trayecto hasta Nueva York.

Algunos inmigrantes declararon al NY Post que algunos vuelan a los aeropuertos de JFK, LaGuardia o Newark y luego contratan un Uber para llegar directamente a Manhattan, eludiendo también la orden de Adams.

Para permisos de reutilización de este contenido, por favor póngase en contacto a través de agencia@mldiario.com

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS