Economista, creyente ortodoxo y de voz «firme»: El extraño perfil del nuevo ministro de Defensa ruso

0
Únete al debate

Sin experiencia militar, Andrei Belousov, un vigoroso economista de cabello cano, practicante de la religión ortodoxa y aficionado a la escalada, parece una extraña elección para ser el nuevo ministro de Defensa de Rusia en un momento en que Moscú está librando una guerra contra Ucrania.

Sin embargo, seis fuentes, algunas de las cuales han trabajado con Belousov, describieron a un profesional del gobierno que habla con dureza y que una vez lideró una campaña para sacar más dinero de las grandes empresas para el Estado, demostrando que tenía los codos lo suficientemente afilados como para navegar por el sistema.

En tiempos de guerra, el ministro de Defensa ruso debe supervisar enormes flujos financieros y la planificación económica e industrial, dejando en manos de otros la gestión cotidiana del campo de batalla. Es probable que la capacidad de Belousov para hacer las cosas -haber recaudado unos 300.000 millones de rublos (3000 millones de dólares) con un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de las empresas- haya impresionado al Presidente Vladimir Putin.

Y su nombramiento sugiere a muchos que Putin está remodelando Rusia para una larga guerra en Ucrania.

«[Belausov] es muy organizado, sistemático y duro. Le gusta controlarlo todo», dijo una fuente gubernamental que ha trabajado junto con él, que declinó dar su nombre debido a lo delicado del asunto.

Sin embargo, algunos criticaron al ex viceprimer ministro, de 65 años, por sus opiniones fuertemente estatistas que, según ellos, a veces han perjudicado a la empresa privada.

«Belousov es una persona medio soviética, muy soviética», afirmó una fuente rusa con conocimiento de la situación. Y añadió: «Cree en el Estado: que el Estado es supremo y que el Estado debe decidir cómo se gasta el dinero… Belousov tiene un trabajo muy duro: a algunos generales probablemente no les guste que esté allí».

El ministro tendrá que encontrar la manera de eludir las sanciones occidentales, hacer frente a la persistente inflación y trabajar en un sector en el que algunos resentirán su falta de experiencia militar y querrán proteger contratos y métodos de trabajo establecidos desde hace tiempo.

Algunos blogueros de guerra dijeron que sus habilidades ayudarían a erradicar la corrupción endémica entre el ejército y la industria de defensa, pero otros habrían preferido un militar.

En sus primeros comentarios públicos como candidato, Belousov cortejó el lunes a los militares, afirmando que los soldados necesitaban mejores viviendas, hospitales y prestaciones sociales.

Alinear la economía y la guerra de Ucrania

El nombramiento sugiere que Putin no solo quiere impulsar el complejo militar-industrial en una carrera armamentística tecnológica contra Ucrania y Occidente, sino también alinear más estrechamente la economía en general con ese objetivo.

«La prioridad de Putin es la guerra», escribió en X Alexandra Prokopenko, ex asesora del Banco Central ruso.

“La guerra de desgaste se gana con la economía. Belousov es partidario de estimular la demanda desde el presupuesto, lo que significa que el gasto militar al menos no disminuirá, sino que aumentará”.

El flamante ministro ha ayudado a establecer un programa nacional de desarrollo de drones y, en 2017, según el medio de comunicación ruso RBC, fue uno de los que convencieron a Putin de que la economía digital y las cadenas de bloques eran cruciales para el futuro.

Su conjunto de habilidades indica que es poco probable que esté muy involucrado en las decisiones del campo de batalla, que seguirán siendo del dominio del general Valery Gerasimov, jefe del Estado Mayor, que ha mantenido su puesto mientras las fuerzas rusas intentan avanzar en Ucrania, y en última instancia de Putin.

Sergei Shoigu, ministro de Defensa saliente y antiguo aliado de Putin, pasará a ser secretario del Consejo de Seguridad, un alto cargo que le mantendrá cerca de Putin pero en el que podría decirse que ejerce menos influencia.

Dmitry Peskov, portavoz de Putin, explicó los motivos de la elección de Belousov en una sesión informativa celebrada a última hora de la noche del domingo, afirmando que el gasto en defensa y otros gastos relacionados había pasado del 3% del producto interior bruto al 6,7% debido a la guerra y se dirigía al 7,4%, una cifra que, según dijo, evocaba a la Unión Soviética de mediados de la década de 1980.

“Es extremadamente importante y requiere un manejo especial”, dijo Peskov.

Belousov controlará ese presupuesto con la misión de impulsar la producción y las sinergias y reducir la corrupción, garantizando al mismo tiempo que el gasto en defensa se integre de forma razonable en la economía en general y sea lo bastante ágil para adaptarse a los cambios tecnológicos en el campo de batalla.

Garantizar que no se descuida la economía civil y que el nivel de vida sigue siendo aceptable también formará parte de las instrucciones.

En febrero, Putin declaró que Moscú no repetiría el error de la Unión Soviética de emprender una carrera armamentística que consumiera una parte excesiva de su presupuesto, sino que debería desarrollar su industria de defensa de forma que impulse el potencial científico e industrial general de Rusia.

El problema de la corrupción militar en Rusia

Andrei Removich Belousov, ex asesor económico de Putin, ministro de Economía, primer viceprimer ministro y, brevemente, primer ministro en funciones, es considerado por algunos como uno de los actores más poderosos de la Rusia moderna.

“Remych es una persona de la máxima confianza de Vladimir Putin”, afirma otra fuente gubernamental. “Si el sistema sigue como está, no solo ha sido ascendido, sino que se ha elevado al mismo nivel que el primer ministro, si no más”.

En un momento en que Rusia está inmersa en lo que Putin llama una lucha existencial con Occidente y necesita más que nunca un control de los fondos estatales, Sergei Markov, ex asesor del Kremlin, dijo que una de las tareas de Belousov sería una purga anticorrupción.

El mes pasado, Timur Ivanov, viceministro de Defensa y aliado de Shoigu, fue detenido y acusado de recibir sobornos por valor de casi 11 millones de dólares a cambio de la adjudicación de lucrativos contratos de defensa. Él niega haber actuado mal.

“Ahora, en la época de la Operación Militar Especial (en Ucrania), el dinero ha llegado al Ministerio de Defensa en enormes cantidades. Y la situación con Timur Ivanov demostró que la situación con la corrupción supera todos los límites normales”, dijo Markov.

Belousov no está manchado por la corrupción que se ha apoderado de algunas personas de dentro, añadió la fuente gubernamental que en su día trabajó con Belousov.

“No tiene antecedentes de grandes pecados (corrupción). Siempre ha visto a los empresarios más como ladrones y está a favor de que el Estado pueda redistribuir más”, dijo la fuente.

Rybar, un bloguero de guerra que se cree cercano al Ministerio de Defensa, dijo que él también esperaba que el nuevo funcionario limpiara la casa en el Ministerio y acabara con lo que eufemísticamente llamó «belleza artificiosa», una referencia a lo que los críticos dicen que son afirmaciones exageradas sobre el éxito técnico y en el campo de batalla de Rusia.

“El nombramiento de Belousov como ministro de Defensa significa el inicio de una importante auditoría y reestructuración de todos los modelos financieros del sistema de defensa”, declaró Rybar.

(Reuters)

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS