Djokovic recibió una exención médica y podrá jugar en el Abierto de Australia: Qué dicen los organizadores

0
Únete al debate

Luego de meses de incertidumbre, finalmente el 4 de diciembre se conoció que el tenista serbio Novak Djokovic podrá defender su título del Abierto de Australia -que se disputará a partir del 17 de enero- tras recibir una exención médica para viajar a Melbourne.

“Pasé un tiempo de calidad fantástico con mis seres queridos durante las vacaciones y hoy me dirijo a Australia con un permiso de exención. ¡Vamos 2022!″, escribió Djokovic en sus redes sociales, donde acompañó el mensaje con una imagen suya junto a su equipaje.

Si bien Djokovic no ha revelado si ha recibido las vacunas contra el Covid, sus comentarios dan un indicio de que no se inoculó ninguna vacuna y que tampoco piensa hacerlo.

Del mismo modo, el tenista había dicho anteriormente que no estaba seguro de competir en el primer Grand Slam de este año, debido a las estrictas normas sanitarias de Australia.

En consecuencia y probablemente para evitar bajas importantes como la de Djokovic, Craig Tiley, director del Abierto de Australia, anunció el pasado 17 de diciembre, que los tenistas que aún no se hayan vacunado contra el Covid-19 podrán solicitar una excepción médica para participar del torneo. Cada caso será relevado por un panel integrado por tres profesionales vinculados a los campos de inmunología, enfermedades infecciosas y medicina general.

Finalmente, los organizadores confirmaron en un comunicado el martes en la noche que Djokovic podrá competir y que ya estaba viajando a Australia. 

“Djokovic solicitó una exención médica que ha sido concedida tras un riguroso proceso de revisión en el que participaron dos comités independientes de expertos médicos”, explicó la nota. 

“Uno de ellos fue el Comité Independiente de Revisión de Exenciones Médicas designado por el Departamento de Salud de Victoria. Ellos evaluaron todas las solicitudes para ver si cumplían las directrices del Grupo Asesor Técnico Australiano sobre Inmunización”.

En declaraciones a Nine, Tiley dijo que de los 3.000 profesionales del tenis que viajaron a Australia para el torneo, 26 jugadores o su personal de apoyo solicitaron una exención médica de la vacuna COVID-19, pero solo un «puñado» recibió luz verde. Además aclaró que estaba en ellos la decisión de hacer pública o no esta información.

Asimismo dijo que no se le concedió ninguna “oportunidad especial” a Novak Djokovic.

«Se ha permitido entrar a cualquier persona que cumpliera con esas condiciones. No se ha concedido ningún favor especial. No se ha concedido ninguna oportunidad especial a Novak».

El tenista serbio, que se quedó con los últimos tres trofeos disputados para ser el máximo exponente, ha ganado nueve de sus 20 majors en Australia. Comparte el récord de títulos de la ATP con Roger Federer y Rafael Nadal. 

A riesgo de perder su puesto número uno en el mundo, Djokovic casi se queda afuera del Abierto Australiano, lo que en cierta manera lo define como persona, ya que puso sus principios por encima del dinero y el podio de la fama.

Ausencia en el ATP Cup

Su ausencia sin justificación en la ATP Cup, unos días antes de este torneo por equipos organizado en Sídney del 1 al 9 de enero, había aumentado las dudas sobre su participación en el Open de Australia.

El número uno mundial se había expresado en abril de 2020 contra la vacunación obligatoria, entonces planteada para permitir la reanudación de los torneos. “Personalmente, no estoy a favor de las vacunas. No me gustaría que alguien me obligue a vacunarme para viajar”, había afirmado el tenista en una conversación con varios deportistas serbios en su página de Facebook.

Polémica

Hasta el momento en que los organizadores dieron un giro a sus estrictas políticas sanitarias, el Abierto de Australia estuvo en el ojo de la polémica debido a la obligación de la vacunación contra el covid para los jugadores.

Algunas bajas importantes fueron el francés Pierre-Hugues Herbert y la joven promesa australiana del tenis Olivia Gadecki, quienes expresaron abiertamente su negativa a recibir la vacuna contra el coronavirus, sin ninguna posibilidad a cambiar de opinión.

Aún no ha trascendido si solicitaron o no la exención.

Otra estrella que tampoco jugará en el torneo es el francés Jeremy Chardy, quien afirma haber sufrido una reacción adversa severa a la vacuna Pfizer COVID-19 en septiembre de este año.

El jugador de 34 años -que venció a la leyenda del tenis Roger Federer en 2014- ahora no puede realizar ninguna actividad intensa.

Sobre su angustiante experiencia, Chardy escribió:

“Desde que me vacuné (entre los Juegos Olímpicos y el US Open), tengo un problema. Estoy sufriendo. No puedo entrenar, no puedo jugar”.

“En mi cabeza, es difícil porque no sé cuánto va a durar. Por ahora, mi temporada ha terminado y no sé cuándo se reanudará. Es frustrante porque comencé el año muy bien. Estaba jugando muy bien y luego fui a los Juegos Olímpicos donde también me sentí muy bien”.

“Es frustrante, especialmente porque no me quedan diez años para jugar. Lamento haberme puesto la vacuna, pero no podía haber sabido que esto pasaría”.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS