Desenreda los lazos de los celos con sabiduría

0
Únete al debate

Celos: un concepto complejo

Si bien los celos se entienden más comúnmente como una emoción negativa dirigida a un rival en una relación, van mucho más allá de este ámbito limitado. En chino, los celos se representan con dos caracteres: du (妒) y ji (嫉). También se pueden usar en orden inverso, o incluso por separado, y abarcan nuestros conceptos occidentales de envidia, celos y odio. En este sentido, los celos pueden ser tomados como la mala voluntad que se siente hacia cualquier persona que tiene algo o amenaza con conseguir algo que crees que debería ser tuyo. 

Todas las principales religiones ven los celos como una emoción perversa y dañina que debe superarse si uno quiere progresar espiritualmente. Revela una falta de fe y puede conducir a un comportamiento pecaminoso; sin embargo, los celos parecen surgir por todas partes, socavando nuestras buenas intenciones y nuestras nobles actividades.

¿De dónde vienen los celos?

La raíz de los celos es el miedo, a menudo basado en nociones infundadas. Uno puede estar ansioso por perder algo que cree que es suyo, o temeroso de que la falta de algo que otros tienen los haga incompletos. 

Cuando nos comparamos con los demás, podemos sentir celos por el amor y la atención, las posesiones materiales, los talentos, el éxito, la apariencia, o incluso las percepciones espirituales, porque sentimos que lo que otros tienen de alguna manera devalúa lo que tenemos. Esta inseguridad profundamente arraigada se ve amplificada por el pensamiento moderno. 

El enfoque actual en la individualidad genera un sentido inflado de uno mismo y de derecho. Mientras tanto, hemos adoptado un conjunto de ideales imposibles definidos por la apariencia, el éxito y la indulgencia. Inconscientemente dividimos el mundo en ganadores y perdedores, siempre en competencia unos con otros. 

Esta noción falsa conduce a los celos y se ve reforzada por ellos. Al ver que otros se adelantan, el celoso se percibe a sí mismo como el perdedor y procede a cumplir esa estimación.

Corredor (bronce) hallado en el puerto de Nemrut (Kyme) Periodo helenístico tardío 50-30 a.C. La estatua hallada en las costas abiertas de la antigua ciudad de Kyme representa a un atleta desnudo. (Imagen: Murat Bengisu vía Wikimedia Commons Dominio público)

Una leyenda griega ilustra perfectamente este punto: 

Un joven corredor que quedó segundo en una carrera se puso celoso del primero, al que honraron con una estatua pública. A pesar de que la carrera había terminado hacía mucho tiempo, el joven mantuvo vivo en su corazón un amargo conflicto, desmenuzando lentamente la estatua cada noche. Finalmente, una noche la estatua cayó, aplastando al odioso joven hasta la muerte. En lugar de conformarse con el honor del segundo puesto, se etiquetó a sí mismo como perdedor.

La futilidad de los celos

A nadie le gusta admitir que tiene celos. Sabiendo que es incorrecto y vergonzoso, uno podría intentar ocultarlo o ignorarlo; pero si consideramos las consecuencias a largo plazo, podríamos estar más inclinados a enfrentar este demonio y erradicarlo. El budismo, el hinduismo, el cristianismo, el islam y el judaísmo exponen los peligros de los celos en sus escrituras. 

Budismo

Los celos y la envidia están incluidos en la lista de Buda de 16 impurezas de la mente, junto con la codicia, la ira, el egoísmo y el engaño. Buda describió los celos como “una carga autoimpuesta que nos agobia”, “una prisión que creamos para nosotros mismos” y “un veneno que destruye el recipiente en el que está almacenado”. Buda también llamó a los celos “un obstáculo en el camino hacia la iluminación” y “el mayor enemigo de la paz”.

Hinduismo

El hinduismo considera los celos como el sexto enemigo interno. No se puede lograr la unión con Dios sin destruir los seis enemigos del yoga: la lujuria, la ira, la codicia, la ignorancia, la vanidad y los celos.

Cristianismo

José vendido como esclavo por sus hermanos, una pintura que representa un acto vicioso de celos en la Biblia. (Imagen: Damiano Mascagni vía Wikimedia Commons Dominio público)

Los celos se mencionan 42 veces en la Biblia y la envidia 56 veces, incluidos los siguientes versículos:

  • Porque donde existen los celos y la ambición egoísta, habrá desorden y toda práctica vil. Santiago 3:16 
  • Es cierto que al necio lo mata la ira, Y al codicioso lo consume la envidia. Job 5:2 
  • El corazón tranquilo da vida a la carne, pero la envidia pudre los huesos. Proverbios 14:30 

Islam 

Aunque fueron escritos durante diferentes períodos de tiempo y por diferentes autores, el Corán comparte muchas similitudes con la Biblia en términos de personajes e historias. La Biblia fue escrita por muchos autores a lo largo de 1500 años o más, mientras que el Corán fue escrito más tarde (del 610 al 632 d. C.) por el profeta Mahoma, quien abordó los celos como una emoción destructiva que daña tanto a uno mismo como al prójimo:

  • “Cuidado con los celos, porque en verdad destruyen las buenas obras como el fuego destruye la madera”. [Abu Dawud]
  • “Ha venido a vosotros la enfermedad de las naciones que os precedieron, celos y odio. Este es el ‘afeitador’ (destructor); No digo que afeite el cabello, sino que afeita (destruye) la fe…” [(Hasan) Jamee at-Tirmidhee (2434)]

Involucrando pensamientos celosos de injusticia hacia uno mismo, uno olvida las bendiciones que Alá le otorgó. 

Judaísmo

La Torá es el equivalente hebreo del Antiguo Testamento, y fue escrita solo por Moisés. Según el Libro del Éxodo, los Diez Mandamientos fueron escritos por Dios y revelados al profeta Moisés. Los dos últimos mandamientos prohíben los celos: 

  • No codiciarás la mujer de tu prójimo.
  • No codiciarás los bienes de tu prójimo. 

Esto se enfatiza aún más en Éxodo 20:17: “No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo”.  

La insatisfacción con la suerte de uno en la vida muestra falta de respeto hacia Dios, lo que implica que Su plan es defectuoso. Poner en peligro nuestra relación con lo Divino tiene pocas recompensas y muchos arrepentimientos.

Hércules protege la pintura de la ignorancia y la envidia (Imagen: Andries Cornelis Lens vía Wikimedia Commons Dominio público)

Venciendo los celos con sabiduría

Adoptar el principio de la unidad

Date cuenta de que todos somos parte de un todo mayor, donde la humildad y el desinterés tienen beneficios profundos, y los celos egoístas solo brindan una satisfacción fugaz y amarga. Cuando sientas la necesidad de menospreciar el éxito de otra persona, ponte en su lugar. Compartir la alegría por los logros de los demás calienta el corazón y abre la puerta a la felicidad.

Deja a un lado el ego y haz las paces con tu lugar en el Universo. Cuando miramos las cosas desde una perspectiva superior, las preocupaciones humanas que conducen a los celos parecen muy, muy insignificantes.

Comprender la retribución kármica

Ya sea por fechorías de nuestra juventud o de vidas pasadas, las deudas kármicas deben saldarse. Cuando alguien te ofende gravemente, es posible que le hayas hecho algo aún peor en el pasado. Si podemos mirar más allá de nuestras emociones dolorosas para reconocer los lazos kármicos, vemos la tontería de luchar egoístamente contra los demás; solo acumulará más karma para el futuro. 

Asimismo, las personas que son bendecidas en esta vida se han ganado su buena fortuna a través de acciones positivas en el pasado. Entender que todo el mundo recibe su merecido puede ayudar a disolver los celos a través del respeto y la introspección.

Toma el control de tus pensamientos

Como sabemos que los celos son dañinos, podemos rechazarlos. Si la forma en que quieres pensar y sentir no incluye los celos, entonces no te involucres con los celos cuando asoman la cabeza. Presta atención a tus pensamientos y dales la vuelta cuando vayan en la dirección equivocada. Si estás buscando inclinaciones celosas, puedes cortarlas fácilmente de raíz.

Al guiar tu pensamiento hacia la bondad y la tolerancia, puedes evitar ser conducido por el camino oscuro de los celos.

Reemplazar el miedo con la fe

Confía en que nuestro Creador omnipotente tiene un plan Divino para cada uno de nosotros y acepta amablemente los arreglos que ha hecho para ti. Las pérdidas y el dolor que experimentamos en la vida se dan por una razón y proporcionan los medios para que regresemos a nuestra bondad innata. 

LEA TAMBIÉN: 

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS