Desde la mirada de El Greco: un encuentro casual con el paisaje de Toledo

0
Únete al debate

Publicado con permiso de LuxuryWeb.com

Hace varios años, durante una estadía en Madrid, me sentí obligado a viajar a Toledo. ¿Con qué objetivo? Explorar la residencia del ilustre artista bajomedieval Dominikos Theotokopoulos, universalmente reconocido como El Greco o «El Griego».

Apenas el día anterior había deambulado por las salas del Museo del Prado, profundamente absorto en su colección de obras maestras de El Greco. Sin embargo, la imagen de la «Vista de Toledo», uno de sus escasos dos paisajes, seguía resonando en mis pensamientos. Este cuadro emblemático adorna ahora las paredes del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

Los espectadores contemplan las imágenes de la fotógrafa documental Dorothea Lange (1895-1965) en una exposición en el Museo de Arte Moderno de Nueva York el 7 de marzo de 2020. (Imagen: Robert Nickelsberg vía Getty Images)

Unos años antes, durante un viaje a Creta, tuve el privilegio de visitar la casa natal de El Greco en Fodele, hoy transformada en museo. Esta humilde morada -construida en piedra y estuco- personifica la arquitectura típica cretense de los siglos XV y XVI. Estos edificios aún se pueden ver en los pueblos cretenses actuales. Los más grandes tienen dos pisos y la planta baja servía para guardar el ganado. Hoy en día, sirve para fines más mundanos, como garaje o almacén.

Uno de los objetos más preciados de mi casa es un póster enmarcado de María Magdalena, de El Greco. Lo adquirí durante la gran celebración del 450 aniversario del nacimiento de El Greco en Heraklion, Creta. Por aquel entonces, visité una iglesia desacralizada convertida en espacio de exhibición situado frente a la emblemática fuente de los leones Morosini, en la plaza de la ciudad. El ayuntamiento de Heraklion había reunido una vasta colección de sus obras, prestadas por renombradas galerías europeas y colecciones privadas.

El Greco inmortalizó la ciudad española donde pasó una parte importante de su vida. Nacido hace más de 480 años en Fodele, cerca de Candia (Heraklion), Creta, se vio más tarde inmerso en el ambiente de la Corte española. Sus años de formación estuvieron marcados por la iconografía bizantina de Creta. Posteriormente viajó a Venecia, donde colaboró con el legendario Tiziano en la década de 1560. Dadas las restricciones impuestas por el Concilio de Trento al arte no litúrgico, los paisajes del Renacimiento eran una rareza. Sorprendentemente, El Greco fue uno de los primeros artistas en crear un paisaje de este tipo.

Utilizando una paleta de tonos sombríos y atmosféricos, El Greco plasmó Toledo, encaramada en lo alto de una suave colina, tal y como podría verse desde lejos. La expansión urbana ocupa apenas una fracción del lienzo, y su representación difiere de la disposición real de los edificios clave. En su lugar, un paisaje y un cielo dramáticos, casi apocalípticos, envuelven la escena.

Mi viaje a Toledo comenzó en un autobús local desde Madrid. Al subir una colina no muy lejos de nuestro destino, me encontré con una vista que recordaba inquietantemente a la obra maestra de El Greco, intensificada por el cielo nublado de ese día. El asombroso parecido era impresionante.

Lamentablemente, me faltó una cámara para capturar este momento fortuito, pero su recuerdo permanece indeleble en mi corazón.

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS