Síguenos en nuestro canal de WhatsApp

Denuncian una alianza entre Biden y Soros para interferir en las elecciones de Hungría

0
Únete al debate

Recientemente se ha revelado una colaboración entre la administración Biden y el magnate de izquierda, nacido en Hungría, George Soros, para influir en las próximas elecciones en ese país, desatando controversia y cuestionamientos sobre la intervención extranjera en asuntos soberanos.

Según documentos de ONG y gubernamentales, el Departamento de Estado de EE. UU. canalizó $320,000 dólares de los contribuyentes a través de la Fundación Ökotárs y el observatorio de medios Mérték Media Monitor, ambos respaldados por Soros, hacia 15 medios húngaros críticos con el gobierno liderado por el Primer Ministro Viktor Orbán. Estas acciones han generado una ola de indignación tanto en Hungría como en la comunidad internacional.

Esta alianza ha sido denunciada como una injerencia flagrante en los asuntos internos de Hungría, planteando serias dudas sobre la integridad del proceso democrático en el país. La participación activa de la embajada de EE. UU. en Budapest, presuntamente avalando las decisiones de financiamiento de los medios húngaros críticos, ha levantado serias dudas sobre la imparcialidad y la ética diplomática. Además, la relación entre el embajador estadounidense y el gobierno húngaro ha sido tensa, marcada por desencuentros y declaraciones públicas que han exacerbado las tensiones.

En medio de esta controversia, la reciente dimisión de la presidenta húngara Katalin Novák y de la ministra de Justicia Judit Varga, del partido Fidesz de Viktor Orbán, ha sacudido el panorama político del país. Ambas figuras políticas fueron acusadas de indultar a un hombre condenado por abusos sexuales a menores, tras una campaña del medio 444.hu financiado por la alianza Biden-Soros. Esta revelación desencadenó una serie de protestas y presiones que finalmente llevaron a la renuncia de Novák y Varga, evidenciando el impacto directo de la interferencia extranjera en la política interna de Hungría.

Con elecciones parlamentarias europeas programadas del 6 al 9 de junio y elecciones locales en Hungría el 9 de junio, la noticia ha avivado las llamas de la controversia política en la región. 

András László, analista político en Hungría, y Rod Dreher, periodista, fueron los primeros en hacer pública esta alianza el 27 de enero, destacando el alcance de la influencia extranjera en el proceso democrático húngaro.

“Las ONG de izquierda anuncian qué medios de comunicación húngaros recibirán financiación directa de la embajada de Estados Unidos. Más de una DOCENA, un total de 15 medios recibirán dinero de los contribuyentes estadounidenses”, escribió László en X. 

Por su parte, Dreher escribió sobre la publicación de László: «Los contribuyentes estadounidenses están financiando medios antigubernamentales en Hungría, un aliado de la OTAN».

Por otro lado, una traducción proporcionada por el sitio web de Mérték Media admite abiertamente de dónde proviene la financiación: “El Taller de Análisis de Medios de Mérték y la Fundación Ökotárs (en adelante: Mérték y Ökotárs) anuncian una licitación utilizando los recursos de los Estados Unidos. Embajada en Budapest para apoyar a los medios independientes nacionales y locales húngaros”.

Asimismo, en 2023, se publicó una subvención del gobierno de EE. UU . titulada “Fondo de apoyo a los medios independientes (AIMS) del embajador de EE. UU.”. Esta subvención proponía “brindar apoyo a los medios de comunicación independientes húngaros y a las organizaciones de la sociedad civil que promueven activamente la libertad de prensa en Hungría”. Además, buscó un “socio implementador [que] administrará los fondos que se desembolsarán a los subreceptores”. La subvención tenía un límite máximo de 500.000 dólares. 

La colaboración entre Biden y Soros expone la posible interferencia en los procesos democráticos en Hungría y en otros países, ya que este modus operandi de intervenir en los medios de comunicación ha sido denunciado en varias otras ocasiones. 

Por ejemplo, recientemente se ha revelado que el empresario multimillonario está adquiriendo una gran cantidad de estaciones de radio en Estados Unidos, curiosamente en el año de las elecciones en ese país. Del mismo modo, el presidente de El Salvador ha denunciado incansablemente cómo Soros ha intentado socavar su reputación durante la campaña electoral, mediante la intervención en los medios de comunicación. 

La interferencia extranjera en las elecciones es ilegal en Hungría

En noviembre del año pasado, Hungría anunció una ley de “defensa de la soberanía” contra la injerencia extranjera. El objetivo de la misma es «evitar intentos extranjeros de interferir en los procesos democráticos de Hungría».

La ex ministra de Justicia Judit Varga escribió en X al respecto: 

La aprobación de la ley era necesaria: en las elecciones de 2022, la izquierda húngara arriesgó la soberanía de Hungría al aceptar contribuciones de campaña extranjeras. Esto demuestra un intento serio de interferir en los asuntos internos de un Estado miembro soberano de la UE. Desde entonces, Bruselas se ha negado a comentar o investigar el caso. El inicio del procedimiento de infracción es una prueba clara de que los burócratas de Bruselas no reconocen: las redes de ONG extranjeras quieren ganar influencia en los Estados miembros. Uno de los principales desafíos de las elecciones al PE es si será posible elegir un Parlamento lo suficientemente fuerte como para liberar a la burocracia de Bruselas de las garras de las ONG y los principales medios de comunicación financiados por financieros internacionales”.

Por: Cecilia Borrelli – Mundo Libre Diario

Apoya el periodismo independiente

Tu apoyo nos ayuda a seguir brindando un periodismo independiente, abierto y de calidad.

Apóyanos

Para permisos de reutilización de este contenido, por favor póngase en contacto a través de agencia@mldiario.com

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS