Polémico: Directora de banco holandés propone crear una ‘cuota de carbono’

0
Únete al debate

Barbara Baarsma, directora ejecutiva de un banco con sede en los Países Bajos, generó revuelo en las redes sociales luego de abogar abiertamente por un sistema de créditos de carbono de estilo comunista que gravaría a las personas por usar sus derechos de libertad de movimiento.

“Hay gente que piensa que estoy en contra del crecimiento, pero no lo estoy en absoluto”, dijo Baarsma durante una entrevista de radio en la emisora ​​holandesa BNR el 2 de agosto. “Ni siquiera lo hemos intentado todavía. Pongamos ese incentivo al límite”, dijo.

“Pongámosle un precio”, agregó. “Y luego no sabes qué tipo de creatividad hay en la economía. ¿Y si empezamos a etiquetar el precio del CO2?”. 

Baarsma, profesora de economía y expolítica del partido liberal D66, que forma parte de la coalición gobernante en el Parlamento holandés, ha sido ascendido a directora general de Rabo Carbon Bank, una filial de Rabobank, uno de los principales bancos de Holanda, y uno que está profundamente arraigado en la industria agrícola holandesa.

Un velo delgado

El perfil de Baarsma aparece con orgullo en el sitio web del Foro Económico Mundial (FEM), facilitador de la política globalista, por lo que su charla sobre un programa de monederos de carbono no debería sorprender, ya que la organización es la vanguardia para instalar el crédito social global bajo el disfraz de políticas sociales y medioambientales.

Su propuesta de crédito de carbono es un avance significativo hacia la implementación de sistemas de crédito social que se alineen con los notorios objetivos de desarrollo sostenible establecidos por las Naciones Unidas en su Agenda 2030 «objetivos de desarrollo sostenible» (ODS).

Los ODS de la Agenda 2030 son lo que está detrás del impulso para impedir que los agricultores utilicen fertilizantes nitrogenados y sirven como la raíz del conflicto entre los agricultores holandeses y el gobierno

Baarsma en realidad presentó su esquema como una especie de trato.

LEER MÁS SOBRE EL IMPUESTO AL CARBONO, LOS AGRICULTORES HOLANDESES Y EL FORO ECONÓMICO MUNDIAL

«¿Y si todos los derechos de emisión (de CO2) que nos quedan…» continuó Baarsma.

«Dividir esos derechos de emisión y que cada hogar o cada ciudadano reciba una cantidad de derechos de emisión hasta que le digamos: ‘¡Ya está, no emitas más que nuestro límite!’ No más que el número de créditos que caben en tu cartera de carbono, por así decirlo».

La CEO cobró fuerza: “Y entonces podría comprarle a alguien que no va a volar, porque, por ejemplo, no tiene dinero para eso, me vende sus derechos de emisión de carbono y por lo tanto obtiene un poco más de dinero”.

“Entonces, las personas con poco dinero también pueden ganar algo al hacer la transición a una sociedad verde y hacer que su vida sea asequible”, afirmó.

‘Conveniente’

Pero no todos compraron la carroña. Mientras aparecía en GBNews el 2 de agosto, la “filósofa legal” holandesa e influyente Eva Vlaardingerbroek contrarrestó ferozmente los planes de Baarsma, calificándolos de neofeudalismo.

“Y luego están siendo honestos, por lo que están exponiendo su verdadera agenda porque, obviamente, la mejor manera de llegar al corazón de una persona moderna es decir que es conveniente para ellos”, dijo Vlaardingerbroek.

“Así que sí, no tendrás que cargar con todos tus diferentes papeles y tus pasaportes”, continuó. “Pero la desventaja es, y espero que la gente empiece a ver esto, que el gobierno puede cerrarte”.

Siembra de cultivos

“Así que la gente estaba molesta por eso, pero ella está nuevamente invitada a la televisión nacional esta noche”, gruñó Vlaardingerbroek. “Ella estará sentada allí, hablando sobre este gran experimento mental, y luego, de repente, es parte del debate y se acepta”.

“Mientras que yo diría, ‘deberíamos cancelar a estos comunistas de inmediato y decir, lárguense de mi vida privada’”, continuó Vlaardingerbroek. “No permitiré que me sigas y decidas lo que como y adónde voy”.

De hecho, al día siguiente, una portavoz de Rabobank defendió las sugerencias de Baarsma y afirmó: «Como experimento mental, apoyamos esto». 

Y agregó: “No es una realidad”, informó el medio de comunicación holandés VandaagInside.

Sin desanimarse, Baarsma también sacó la tarjeta de carne artificial hacia el final de la entrevista de BNR.

«Y supongamos que luego resulta demasiado caro comer carne, entonces verán que si empezamos a poner precios habrá fantásticas alternativas vegetales que quizá ni siquiera estén en las estanterías todavía… Porque aún no hemos llevado esa economía a esa transición».

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS