Síguenos en nuestro canal de WhatsApp

¿Cuáles son los objetivos de la constante presencia naval del régimen chino en el estrecho de Taiwán?

0
Únete al debate

Al observar la continua presencia de buques de guerra comunistas chinos en el estrecho de Taiwán y sus alrededores en los últimos años, varios expertos expresaron su creencia de que estos despliegues tienen como objetivo no solo la posibilidad de someter a Taiwán, sino también rechazar o enfrentarse a fuerzas de intervención de otros países.

En caso de que el Partido Comunista Chino (PCCh) decidiera invadir o bloquear Taiwán, Beijing se arriesgaría a entrar en conflicto con Estados Unidos y sus aliados, como Japón o Australia, que poseen importantes fuerzas aéreas y navales.

El 29 de enero, el Yomiuri Shimbun de Japón publicó un artículo en el que señalaba el despliegue casi constante de cuatro buques de guerra por parte del Ejército de Liberación Popular (ELP) comunista en otros tantos puntos de las aguas que rodean Taiwán desde agosto de 2022, cuando la entonces presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitó la isla gobernada democráticamente.

Al mantener una presencia naval en el estrecho de Taiwán y al este de la propia isla, el EPL ejerce una presión continua sobre el ejército taiwanés desde múltiples direcciones. Los buques también forman una pantalla entre Taiwán y las islas administradas por Japón, lo que complicaría los esfuerzos de apoyo a Taiwán por parte de países amigos en una hipotética guerra.

Anti Acceso-Denegación de Área

Taiwán y sus islas circundantes forman el último territorio de la República de China (ROC), que fue derrotada en el continente chino en 1949 por el PCCh tras una guerra civil que duró décadas. Beijing reclama así a Taiwán como parte inalienable de su «República Popular» comunista.

Frente a la costa noreste de Taiwán se encuentran las islas Senkaku, gobernadas por Japón pero reclamadas tanto por Beijing como por Taiwán como islas Diaoyu.

En noviembre de 2013, la República Popular China declaró unilateralmente el establecimiento de una Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ, por sus siglas en inglés) en el mar de China Oriental, que incluía las islas Diaoyu y se solapaba con la propia ADIZ de Japón.

Mapa en alemán que muestra las zonas de identificación de defensa aérea (ADIZ) de varios gobiernos de Asia oriental. (Imagen: Maximilian Dörrbecker/Wikimedia Commons/CC BY-SA 2.0) de la CADIZ (RP China; también muestra la ADIZ «Mar de China Oriental») KADIZ (Corea del Sur; con ampliación anunciada) JADIZ (Japón)

En la actualidad, al menos tres buques de guerra están desplegados de forma rutinaria en las zonas fronterizas de la ADIZ del Mar de China Oriental, y la presencia naval del Ejército Popular de Liberación rodea las islas Diaoyu, según el Yomiuri Shimbun citando a funcionarios japoneses.

Este tipo de despliegue se mantiene desde aproximadamente 2020, y su objetivo es disuadir la intervención de Estados Unidos y Japón en caso de crisis en el estrecho de Taiwán.

El periódico japonés también señaló que el EPL está reforzando su estrategia «Anti Acceso-Denegación de Área» (A2AD) para impedir que el ejército estadounidense entre en el interior de la «Primera Cadena de Islas», que conecta las islas suroccidentales de Japón y Filipinas. Los buques de guerra de China continental se despliegan habitualmente en las zonas fronterizas de la ADIZ del Mar de China Oriental y en las aguas al este de Taiwán, en estrecha consonancia con la estrategia mencionada.

«Si Taiwán está en peligro, Japón también»

Yoji Koda, ex vicealmirante de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón, subrayó en declaraciones al Yomiuri Shimbun que si Japón mostrara alguna vulnerabilidad en su defensa, el PCCh probablemente apuntaría a las islas Senkaku en conjunción con un conflicto militar sobre Taiwán.

En declaraciones a Radio Taiwan Intl el 30 de enero, Wang Zhisheng, profesor adjunto de la Universidad Central de Policía de la República de China y director de la Asociación de Investigación del Japón Contemporáneo, analizó que si el PCCh «decide que atacará Taiwán hoy, definitivamente se involucrará en operaciones anti-intervención» dirigidas contra las fuerzas japonesas y estadounidenses en las islas Senkaku y Ryukyu, que incluyen Okinawa.

«Si Taiwán está en peligro, Japón también lo está», afirmó Wang.

Este sentimiento es compartido por Shinzo Abe, el difunto ex primer ministro de Japón. Abe, que dirigió Japón durante más de una década hasta 2020, subrayó la importancia de apoyar a Taiwán.

El capitán retirado de la Armada de la República de China, Lu Lishi, mencionó en recientes declaraciones al China Times de Taiwán que durante la séptima patrulla aérea estratégica conjunta de China y Rusia, el alcance de la actividad se extendió hasta las proximidades de la ADIZ del Mar de China Oriental. Los buques de guerra rusos también atravesaron las aguas de Hualien, al este de Taiwán, el 26 de enero, lo que indica la posibilidad de futuros ejercicios operativos conjuntos entre ambos países.

Lin Yingyou, profesor adjunto del Instituto de Posgrado de Asuntos Internacionales y Estudios Estratégicos de la Universidad Tamkang de Taipei, cree que el PCCh trataría de impedir militarmente cualquier intervención estadounidense o japonesa en el marco de una invasión de Taiwán.

Con la victoria de Lai Ching-te en las elecciones presidenciales de Taiwán del 13 de enero, es de esperar que Taipei siga un camino que no ceda a las presiones del PCCh. El partido de Lai, el Partido Democrático Progresista (PDP), pretende distanciar a Taiwán de China continental y convertir a la República de China en un actor internacional más activo.

Una lucha prolongada

Recientemente, la revista japonesa Nikkei Asia invitó al ex presidente de la Asociación de Relaciones Taiwán-Japón, Chiu Yi-jen; al profesor Tomoki Kamo, de la Universidad Keio de Tokio; a Kent Calder, vicedecano de la Escuela Johns Hopkins de Estudios Internacionales Avanzados (SAIS); y al profesor Shi Yinhong, de la Universidad Renmin de Beijing, a debatir la situación en el estrecho de Taiwán.

Calder señaló que, si bien el Ejército Popular de Liberación puede seguir realizando maniobras militares en torno al estrecho de Taiwán, es poco probable que se produzcan operaciones más agresivas debido a la grave recesión económica de China continental y a su urgente necesidad de atraer inversiones extranjeras.

Aunque el líder de la RPC, Xi Jinping, puede estar esperando una oportunidad para cambiar el statu quo, actualmente tiene dificultades para hacerlo, añadió Calder, a menos que Taiwán intente activamente declarar la independencia formal de China.

Mientras tanto, la elección de Hsiao Bi-khim como vicepresidente de Lai Ching-te ayuda a Taiwán a reforzar su cooperación estratégica con Washington, ya que Hsiao fue anteriormente representante de la República de China en Estados Unidos. La administración Lai-Hsiao entra en funciones el 20 de mayo.

Shi Yinhong, profesor de la Universidad Renmin, cree que el PCCh continuará sus intentos de establecer relaciones amistosas con el Kuomintang de la oposición y el Partido Popular de Taiwán (PPT) mientras el PDP no pueda asegurarse la mayoría en el Yuan Legislativo de la ROC. Mientras tanto, Beijing seguirá ejerciendo presión política, militar y económica sobre el gobierno de Lai.

Según Calder, una victoria de Donald Trump en las próximas elecciones presidenciales de EE.UU. el próximo noviembre probablemente daría lugar a una postura más dura hacia el PCCh, lo que podría llevar a Washington a cambiar su política de «ambigüedad estratégica» sobre Taiwán, en la que no ha apoyado ni rechazado el estatus de la ROC como estado independiente.

Shi añadió que Beijing no renunciará al uso de la fuerza contra Taiwán, ni cesará en sus intentos de presionar a la ROC para que se «reunifique» bajo el Partido Comunista.

Tras la elección de Lai Ching-te, Nauru, nación insular del Pacífico, anunció el fin de sus relaciones diplomáticas con Taiwán y reconoció oficialmente a la RPC.

En la actualidad, solo 12 países reconocen a la ROC y es de esperar que Beijing siga explorando medios para conseguir que rompan sus lazos con Taiwán y cambien su reconocimiento a la China comunista.

Por: Li Jiaqi, Vision Times

Apoya el periodismo independiente

Tu apoyo nos ayuda a seguir brindando un periodismo independiente, abierto y de calidad.

Apóyanos

Para permisos de reutilización de este contenido, por favor póngase en contacto a través de agencia@mldiario.com

Foto del avatar
Mundo Libre

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS