Cómo la masacre de Tiananmén cambió a China

0
Únete al debate

Comentario

Han pasado 34 años desde la Masacre de la Plaza Tiananmén de 1989, que vio la represión violenta del movimiento democrático de China. Entre miles y más de 10.000 personas fueron asesinadas a tiros o aplastadas por tanques en el centro de Beijing durante la noche del 3 y 4 de junio, y miles más fueron arrestadas en todo el país en los días y semanas siguientes.

El evento dramático y brutal ha perdurado como un símbolo del desgobierno del Partido Comunista Chino, así como de la censura: el Partido afirma de diversas formas que nadie murió en la plaza, o que las víctimas eran en su mayoría policías y soldados linchados por los “alborotadores”.

Quizá más importante fue el cambio de rumbo que la masacre de Tiananmen representó para China. El país llevaba 40 años bajo el régimen comunista y decenas de millones de personas habían sido ejecutadas, habían muerto de hambre o se habían suicidado bajo el dictador fundador Mao Zedong.

Pero cuando ocurrió la masacre de Tiananmén, Mao ya llevaba muerto 13 años. Deng Xiaoping, el líder que finalmente lo reemplazó, introdujo empresas privadas y permitió que los agricultores administraran su propia tierra. Los chinos se hicieron más ricos a medida que su país atraía inversión y tecnología extranjeras, en gran parte de los Estados Unidos.

El primer ministro de la República Popular China y secretario general del Partido Comunista Chino Zhao Ziyang (derecha) y el líder de facto de la República Popular China (RPC) Deng Xiaoping (izquierda) levantan la mano para votar, el 1 de noviembre de 1987 en Beijing , en la reunión de clausura del XIII Congreso del Partido Comunista en el Gran Salón del Pueblo. (Imagen: JOHN GIANNINI/AFP vía Getty Images)

A lo largo de la década de 1980, la «reforma y apertura» provocó cambios masivos en toda China. Además de las libertades económicas, el Partido y sus líderes también permitieron más libertades civiles. Los secretarios generales del Partido Comunista, Hu Yaobang y Zhao Ziyang, pidieron liberalizaciones aún mayores, aunque Deng Xiaoping siempre retuvo el poder real al controlar la Comisión Militar Central del PCCh.

Deng se mostró ambivalente sobre las políticas reformistas de Hu y Zhao. En 1987, Hu Yaobang fue destituido de su cargo y reemplazado por Zhao, a quien se le permitió continuar con la transformación económica de China.

El camino a la masacre

La muerte de Hu Yaobang el 15 de abril de 1989 fue la chispa del movimiento a favor de la democracia que surgió no solo en Beijing, sino en decenas de ciudades de China. Cientos de miles de personas se agolparon en la Plaza de Tiananmén (cerca del antiguo palacio imperial y la sede del PCCh) y otras partes de la capital, y más de 1 millón de personas en toda China salieron a exigir reformas políticas.

Zhao Ziyang y otros en la dirección del Partido intentaron encontrar una solución pacífica a las protestas, pero el 26 de abril, Deng Xiaoping denunció públicamente a los manifestantes como un “disturbio” ilegal. Antes de esto, también había reunido apoyo dentro del PCCh para dejar de lado a Zhao y prepararse para despejar a los manifestantes usando la fuerza.

No ayudó que Zhao Ziyang pasara varios días importantes en una visita de Estado a Corea del Norte cuando Deng estaba haciendo sus movimientos, pero dado el poder de este último sobre los militares y su mayor prestigio en el régimen del PCCh, Zhao quizá no hubiera tenido capacidad para influir en los acontecimientos aunque hubiera cancelado el viaje y permanecido en Beijing.

El secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh), Zhao Ziyang (centro), se dirige a los estudiantes en huelga de hambre a través de un megáfono en la madrugada del 19 de mayo de 1989 en uno de los autobuses en la plaza de Tiananmén en Beijing, donde se refugiaron los huelguistas de hambre a favor de la democracia. Zhao había suplicado en vano al resto de la dirección del Partido que no usara la fuerza para reprimir a los manifestantes en la plaza de Tiananmén; la masacre finalmente ocurrió en la noche del 3 al 4 de junio de 1989. (Imagen: XINHUA/AFP a través de Getty Images)

Sabiendo que era solo cuestión de tiempo antes de que fuera derrocado, Zhao viajó personalmente a Tiananmén y se reunió con los estudiantes que protestaban, asegurándoles que ellos eran el futuro del país y pidiéndoles que cuidaran su salud.

A lo largo de mayo, se desplegaron en Beijing varias divisiones del Ejército Popular de Liberación (EPL). Después de varias semanas tensas, las tropas recibieron órdenes de imponer la ley marcial, es decir, eliminar a todos los que permanecieron en la Plaza de Tiananmén y sus alrededores.

Consecuencias tóxicas

Aparte de la ola de represiones políticas que se extendió por China tras la masacre de Beijing, el trágico final de la protesta de Tiananmén también hizo que la democracia pareciera un sueño fútil. Pero debido a que las reformas económicas no se cancelaron, los chinos continuaron haciendo todo lo posible para ganar dinero, mientras que la participación en el activismo político o social se limitó a unas pocas personas valientes.

Zhao Ziyang fue destituido como secretario general del PCCh y puesto bajo arresto domiciliario, donde permanecería hasta su muerte en 2005. Lo reemplazó Jiang Zemin, el alcalde de Shanghái que se ganó el favor de Deng Xiaoping por su dura postura contra los manifestantes en la mayor ciudad.

Jiang resultó ser traicionero. Al principio, intentó socavar a Deng intentando volver a la ideología ultraizquierdista de la era de Mao Zedong, pero Deng lo frustró haciendo su famosa “Gira por el Sur” en 1992 y proclamando la importancia de las reformas capitalistas. Jiang solo asumiría el control por completo en 1997, después de la muerte de Deng.

La gente pasa bajo un monitor gigante que muestra al líder del PCCh, Jiang Zemin, en Shenzhen, una de las zonas económicas especiales de China, el día del funeral del hasta entonces líder de facto de China, Deng Xiaoping, el 25 de febrero de 1997. (Imagen: STR /AFP vía Getty Images)

China en la era de dominio político de Jiang se caracterizó por su mantra de «mantenerse callado y hacer una gran fortuna». Si bien la ideología se atenuó hasta el punto de que pasó de moda llamar a China un país comunista, el aplastamiento de la sociedad civil y la falta de apertura política brindaron a los funcionarios del PCCh muchas oportunidades para explotar el auge económico de China en su propio beneficio.

Mientras tanto, Jiang lanzó su propia represión política, esta vez en una escala mucho mayor que la masacre de Tiananmén. En 1999, ordenó al PCCh que “erradicara” la práctica espiritual pacífica de Falun Gong, que consideraba una amenaza porque sus 100 millones de adherentes superaban en número a los miembros del Partido Comunista.

En los 24 años transcurridos desde el comienzo de la persecución a Falun Gong, alrededor de 1 millón de personas han sido arrestadas, muchas de ellas enviadas a campos de trabajo o sometidas a tortura por sus creencias. Al mismo tiempo, también surgió en China una floreciente industria de sustracción de órganos, y se ha relacionado con el asesinato en masa de presos políticos, principalmente practicantes de Falun Gong.

Las herramientas y políticas utilizadas para reprimir a Falun Gong también se convirtieron en la base de la actual censura y vigilancia en línea del PCCh, así como del encarcelamiento masivo de minorías étnicas en la región de Xinjiang.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS