Columna de la vergüenza: Se retira el monumento al asesinato en masa de Tiananmen 1989 de la Universidad de Hong Kong

0
Únete al debate

La Columna de la Vergüenza, una estatua conmemorativa de la masacre de Tiananmen de 1989, fue retirada del recinto de la Universidad de Hong Kong (HKU) el 23 de diciembre.

La retirada se produjo a instancias del consejo de administración de la universidad alegando «problemas de seguridad» por su realización, y afirmando que se hizo «por el mejor interés de la universidad».

El creador del monumento, el escultor danés Jens Galschiøt, respondió desesperado en Twitter sobre la retirada.

«El Pilar de la Vergüenza está siendo demolido ahora mismo en Hongkong», escribió Galschiøt. «La escultura ha sido cubierta y está fuertemente vigilada para que ningún estudiante pueda documentar lo que está sucediendo. Esto está sucediendo en medio de la noche en Hong Kong. Estoy conmocionado».

El movimiento del 4 de junio de Hong Kong

Hasta hace dos años, cada 4 de junio se celebraba una multitudinaria vigilia con velas al aire libre en señal de duelo por las víctimas de la masacre de Tiananmen, ocurrida en 1989, cuando las tropas federales mataron a tiros a cientos, quizá miles, de manifestantes pacíficos que se manifestaban por más derechos civiles y democracia. 

Sin embargo, las autoridades de Hong Kong han prohibido las dos últimas vigilias anuales, alegando los riesgos del COVID-19. 

La Columna de la Vergüenza, de 8 metros de altura, simboliza las numerosas vidas perdidas durante la sangrienta represión de los manifestantes prodemocráticos en la plaza de Tiananmen de Beijing. 

Consta de 50 cuerpos deformados y desordenados apilados unos encima de otros. Su propósito es «recordarnos un acontecimiento vergonzoso que no debe repetirse nunca», dijo Galschiøt a la BBC.

Deterioro de los derechos humanos fundamentales

Los críticos consideran que el desmantelamiento de la escultura es un ejemplo más del deterioro de los derechos humanos fundamentales en Hong Kong.

«Se trata de una escultura sobre personas muertas y [para] recordar a las personas muertas en Beijing en el 89. Así que cuando se destruye eso de esta manera, es como ir a un cementerio y destruir todas las lápidas», dijo el artista al medio.

Según Galschiøt, los cuerpos simbolizan la devaluación del individuo, mientras que la estatua transmite el dolor y la pena por lo ocurrido. 

La columna se erigió en Hong Kong en la vigilia anual de 1997 con velas en conmemoración de las víctimas de la masacre de 1989. Se expuso en varias academias de la metrópoli antes de colocarse de forma permanente en la HKU.

Sin embargo, «ninguna parte ha obtenido nunca la aprobación de la universidad para exponer la estatua en el campus, y la universidad tiene derecho a tomar las medidas apropiadas para manejarla en cualquier momento», decía un comunicado de la universidad publicado el jueves, según Associated Press (AP).

«El último asesoramiento jurídico proporcionado a la universidad advertía que la exhibición de la estatua supondría riesgos legales para la universidad en base a la Ordenanza de Crímenes promulgada bajo el gobierno colonial de Hong Kong», decía en un aparente intento de trasladar la culpa al régimen.

La demolición de la obra de arte se produjo poco después de que los candidatos leales al régimen central obtuvieran una victoria aplastante en las elecciones legislativas de Hong Kong, después de que las autoridades modificaran la normativa electoral para permitir que sólo compitieran los candidatos favorables a Beijing.

LEE MÁS: Amnistía Internacional se ve obligada a cerrar su oficina en Hong Kong por la Ley de Seguridad Nacional

Consecuencias legales

La HKU no ha revelado qué piensa hacer con la estatua de cobre, que cortaron en trozos y se llevaron en camiones, al parecer, para almacenarla. La universidad dijo que todavía estaba considerando las medidas legales apropiadas.

Galschiøt se ofreció a llevársela a Dinamarca o a cualquier otro lugar siempre que se le conceda inmunidad legal. Dijo que había posibilidades de exponer en varios lugares, como las embajadas chinas en Washington y Noruega, o lugares en Canadá, o Taiwán.

Galschiot también indicó que podría demandar a las autoridades si fuera necesario para recuperarla o para recibir una compensación.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS