Cinco trabajadores chinos que intentaban escapar de los trabajos forzados en Indonesia llegan a Malasia

0
Únete al debate

Una organización de derechos de los trabajadores dio la alarma después de que cinco hombres de China que estaban siendo explotados como trabajadores subcontratados en Indonesia llegaran a la costa de Malasia.

China Labor Watch (CLW), una organización independiente sin ánimo de lucro que defiende los derechos de los trabajadores, publicó el 15 de octubre un alarmante informe sobre cinco trabajadores chinos contratados para trabajar en Rongcheng Environmental Protection Engineering, situada en el parque industrial de Delong, en Kendari (Sulawesi), que forma parte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China en Indonesia.

Los cinco trabajadores de la provincia de Henan, Zhang Zhenjie, Wei Pengjie, Guo Peiyang, Tian Mingxin y Zhang Qiang, declararon que a principios de 2021 fueron engatusados para firmar un acuerdo con la perspectiva de obtener salarios más altos y mejores condiciones de trabajo de las que podrían obtener dentro de China.

Sin embargo, al llegar a Indonesia, resultó que perdieron casi todo: sus pasaportes, su libertad e incluso la esperanza de regresar a casa, lo que ahora parecía imposible debido a las obstrucciones físicas e ilegales planteadas por sus empleadores junto con las estrictas regulaciones de COVID impuestas por autoridades chinas.

Estos cinco trabajadores nunca tuvieron la oportunidad de firmar un contrato de trabajo formal ni se les permitió salir del lugar de trabajo, el cual estaba custodiado por seguridad armada. Además, se les obligó a trabajar en turnos más largos de lo acordado por una compensación menor. Por tanto, decidieron dimitir y volver a casa, una medida que resultó más fácil de decir que de hacer.

En primer lugar, uno de sus cuidadores intentó extorsionar a cada uno de ellos con 75.000 yuanes (11.735 dólares). A continuación, otro les exigió 50.000 yuanes (7.825 dólares) a cada uno, pero no les devolvió el dinero.

Luego, la embajada china intervino y exigió que los hombres recuperaran sus pasaportes y dinero. Pero la historia no termina ahí. Incluso si recuperan sus artículos, todavía hay enormes obstáculos en el protocolo COVID para llegar a casa.

Todos los trabajadores son sometidos a pruebas de ácido nucleico y serodiagnóstico en el parque industrial; solo aquellos que pasan ambas pruebas con una lectura baja de IgM e IgG pueden viajar a Yakarta. A su llegada, deben ponerse en cuarentena y someterse a una serie de pruebas adicionales; solo aquellos que pasan esas pruebas pueden ingresar a la última fila de pruebas previas a la salida de 48 horas de las aerolíneas.

Los cinco decidieron no esperar más tirones burocráticos y emplear la ayuda de un contrabandista de personas para llevarlos a Malasia en barco. Luego, esperaban llegar a la embajada de Kuala Lumpur, obtener nuevos pasaportes y volar de vuelta a China.

El 18 de septiembre, ellos, junto con un grupo de 10 inmigrantes indonesios, fueron arrojados en bote a las costas de Kota Tinggi, Johor, donde la guardia costera de Malasia arrestó a todos.

El 10 de octubre, las autoridades malayas decidieron no presentar cargos contra los ciudadanos chinos y, tras completar su cuarentena de 14 días después de una larga odisea, se les permitió regresar a casa.

“Si quieres salir del país, asegúrate de usar los canales oficiales, y antes de salir del país, primero firma un contrato. No seas como nosotros”, dijo Zhang, uno de los trabajadores, al Wall Street Journal.

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS