Buenos y malos augurios ¿supersticiones o verdaderas advertencias?

0
Únete al debate

Una vez, un joven se encontró con un gatito negro en uno de sus viajes. El gatito se encariñó con el joven y lo seguía a todas partes, y el joven también se encariñó con el gatito. Creyó que el gatito era un regalo de Dios, así que se lo llevó a casa y lo cuidó muy bien. Más tarde, este joven fue bendecido de muchas maneras.

Otra historia sobre un gato, también en tiempos modernos, fue en sentido contrario. Un gato negro cruzó velozmente la calle delante de un jefe de ventas que se dirigía a hablar de negocios con un cliente. Pensó que era un mal presagio y canceló la cita. El cliente pensó que no era de fiar y el jefe de ventas perdió un buen negocio.

En todas las culturas hay buenos y malos augurios. Los asiáticos creen que las nubes inusualmente hermosas, las estrellas fugaces o las golondrinas que anidan alrededor de su casa son buenos augurios, mientras que los perros que aúllan o los enormes enjambres de insectos son presagios de algo malo.

Los occidentales creen que los tréboles de cuatro hojas y el arco iris traen suerte, mientras que encontrarse con ruidosas urracas o romper un espejo se consideran malos augurios. La gente tiende a sentirse bien y a esperar que ocurra algo bueno cuando se encuentra con un buen presagio y puede sentir miedo o ansiedad cuando ve un mal presagio.

¿Cómo veían los antiguos chinos los buenos y malos augurios?

«Los demonios no son rivales para las personas virtuosas»

Los antiguos creían que los presagios eran indicaciones buenas y malas dadas por el Cielo, e intentaban tratarlos de forma positiva, sin importar si presagiaban algo bueno o malo.

Según los Registros Históricos – Yin Benji y Kongzi Jiayu (un libro de dichos de Confucio y sus discípulos), durante el gobierno del emperador Yong, la dinastía Shang había empezado a declinar. Los estados vasallos empezaron a ignorar al monarca y dejaron de rendir tributo al gobierno central.

Tras el fallecimiento del emperador Yong, su hermano menor Tai Wu le sucedió en el trono como noveno rey de la dinastía Shang. Después de que el nuevo rey nombrara a Yizhi primer ministro, ocurrió algo muy extraño: Una morera y una morera de papel crecieron en el vestíbulo del palacio de la noche a la mañana.

Tai Wu estaba aterrorizado, pensando que era un mal presagio. Le preguntó a Yizhi qué significaba.

«He oído que los demonios no son rivales para las personas virtuosas», dijo Yizhi. «Su Majestad podría querer comprobar si hay algún aspecto en el que se haya quedado corto. Espero que siga cultivando su virtud».

Tai Wu siguió el consejo de Yizhi y cultivó cuidadosamente su virtud. Estudió las formas de gobernar de los monarcas anteriores y exploró medidas para mejorar el bienestar del pueblo. Los extraños árboles se marchitaron gradualmente y desaparecieron.

A los tres años de reinado, hasta 16 estados lejanos enviaron emisarios para rendir homenaje a Shang por respeto a sus normas morales. La dinastía Shang volvió a prosperar y los estados vasallos volvieron a someterse a la corte de Shang. Debido a que revivió la dinastía Shang, Tai Wu fue honrado con el título de «Zhongzong» (que significa «Antepasado Central») tras su fallecimiento.

Nombramientos oficiales y títulos obtenidos por virtud y mérito

Wu Ding fue el vigésimo segundo rey de la dinastía Shang. Según Registros Históricos – Yin Benji, el día en que Wu Ding realizaba ritos de sacrificio en honor de su antepasado Cheng Tang, un faisán se posó en uno de los recipientes ceremoniales y empezó a cantar. Wu Ding se horrorizó, pues lo tomó como un mal presagio.

Su hijo mayor, Zu Ji, príncipe heredero en aquel momento, tranquilizó a su padre: «Su Majestad no tiene por qué preocuparse. Ocúpese correctamente de los asuntos de Estado y todo irá bien».

«Cuando los dioses inspeccionan a las personas en la Tierra, se fijan en si cumplen o no las normas de la moralidad. Nuestro periodo de vida, que nos ha sido concedido por el Cielo, puede ser largo o corto. Las muertes prematuras no las provoca el Cielo: algunas personas arruinan sus propias vidas con su mala conducta», continuó explicando Zu Ji. «Las personas que desafían las normas morales y se niegan a admitir sus pecados son castigadas por el Cielo como forma de rectificar su conducta».

También le recordó a su padre: «Su Majestad ha heredado el trono, pero por favor respete al pueblo, ya que todos son gente del Cielo. Su Majestad también necesita hacer ofrendas con frecuencia, pero absténgase de llevar a cabo rituales excesivos».

Wu Ding siguió el consejo de Zu Ji y se esforzó por mejorar las políticas y promover un gobierno benevolente. También reformó el sistema de nombramientos y estableció la política de que los cargos oficiales no debían ofrecerse por debajo de la mesa, sino que debían otorgarse en función del talento y la capacidad, y que los títulos no debían concederse a quienes realizaban malas acciones, sino a quienes eran virtuosos y capaces.

Estas políticas acabaron con los privilegios de la antigua nobleza y sofocaron la intrusión de las tribus étnicas nómadas del norte, como Tu Fang, She Fang, Bao Fang, Gui Fang y Qiang Fang. Todos los habitantes del reino vivían y trabajaban en paz y satisfacción.

La dinastía Shang floreció de nuevo en un periodo conocido en la historia como el «Periodo Próspero de Wu Ding».

El destino se decide por la propia conducta

Según Kongzi Jiayu (dichos de Confucio y sus discípulos), el duque Ai de Lu preguntó una vez a Confucio: «Creo que el destino de un estado lo determina el Cielo, no las personas. ¿Estoy en lo cierto?».

«El destino de uno depende de uno mismo», respondió Confucio. «Los desastres naturales no son lo más crucial».

Luego dio un ejemplo: «En el pasado, durante la época del rey Zhou de Yin, un pequeño gorrión incubó un gran pájaro en la torre de la ciudad. Un adivino dijo que tal fenómeno era una garantía de que el estado sería próspero. Creyendo en tan «auspicioso augurio», el rey Zhou ignoró los asuntos de estado y se volvió extremadamente cruel e irracional, lo que, al final, condujo a la destrucción de Shang».

«Esto demostró que, por haber actuado en contra de los designios del Cielo, lo que podría haber sido una bendición extraordinaria se convirtió en una catástrofe», continuó Confucio.

«Durante el reinado de Tai Wu, se produjo un mal presagio [como se ha mencionado anteriormente] y se aterrorizó. Sin embargo, como cultivó su virtud y llevó a cabo un gobierno benevolente, las desgracias se convirtieron en bendiciones. Por tanto, las catástrofes naturales no son más que advertencias del Cielo a los gobernantes. Estas no pueden derrotar a un gobierno benevolente y no son rivales para las buenas acciones».

Epílogo

A menudo pensamos que los antiguos eran supersticiosos, pero, de hecho, la visión que tenían de lo desconocido era de admiración y cautela reflexiva. Creían que, cultivando la virtud y realizando buenas acciones ante un futuro desconocido, las desgracias podían convertirse en bendiciones.

En los últimos años se han producido catástrofes naturales y de origen humano en todo el mundo. Solo en enero de 2023, China fue testigo de ventiscas y avalanchas provocadas por temperaturas extremadamente bajas, 10 terremotos de magnitud 4 o superior y 24 incendios de matorrales, que causaron muertos, heridos y daños a los cultivos.

Las catástrofes naturales sirven como advertencia de fuerzas que escapan a nuestro control. Es prudente que aquellos que ostentan el poder aprendan de los antiguos y adopten una actitud más reverente y humilde hacia los desastres naturales. Deberían practicar la virtud y tratar a la gente con benevolencia en lugar de dañarla y dejarla sufrir.

Artículo publicado originalmente en Minghui.org

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS