La verdad sobre las bebidas deportivas

0
Únete al debate

Las bebidas deportivas se han convertido en aliados clave para los deportistas de alto rendimiento. Ofreciendo una amplia selección de tentadores sabores, como «arctic blitz» y «mountain berry blast», colores llamativos y vitaminas añadidas, estas bebidas están diseñadas para reponer el cuerpo después de una actividad física extenuante.

Pero, ¿son efectivas las bebidas deportivas? ¿Nuestros cuerpos realmente los necesitan para funcionar bien? ¿Son tan seguras para beber como aconsejan las empresas y los medios? 

La maravilla del agua con azúcar y sal

La eficacia de las bebidas deportivas se basa en el innovador descubrimiento de que una mezcla de sodio y potasio en agua puede optimizar la absorción de líquidos en los intestinos, lo que permite que los líquidos corporales se repongan rápidamente. 

Este descubrimiento no solo fue importante en el campo deportivo sino también en el tratamiento de condiciones de salud graves. En 1980, cuando la diarrea era la principal causa de mortalidad infantil, con unas 4,6 millones de muertes por año, el uso de simples paquetes de azúcar y sal añadidos al agua hizo posible la rehidratación oral, salvando la vida de numerosos niños que perdían electrolitos a un ritmo acelerado. ritmo alarmante. 

Ejemplos de sales de rehidratación oral comercialmente disponibles, izquierda de Nepal y derecha de Perú. (Imagen: James Heilman, MD a través de Wikimedia Creative Commons)

Esto abrió la puerta para que las empresas comerciales comercializaran agua salada endulzada como un nuevo producto diseñado para permitir que los atletas recuperen rápidamente el agua y los electrolitos perdidos a través del sudor. Las organizaciones deportivas respaldaron el consumo de bebidas deportivas con el argumento de que la deshidratación podría afectar el rendimiento y que los electrolitos en las bebidas de rehidratación eran esenciales, y el consumo de bebidas deportivas pronto se generalizó. 

¿La deshidratación entorpece el rendimiento físico? 

En 1996, el Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva (ACSM, por sus siglas en inglés) comenzó a promover el concepto de que los atletas deben beber «tanto como sea tolerable». Esto, junto con el dicho popular “no esperes a tener sed”, estableció las pautas para una correcta hidratación de los deportistas durante el ejercicio. 

Desgraciadamente, esto dio lugar a que numerosos atletas experimentaran los efectos de la sobrehidratación con bebidas deportivas o con agua, lo que a menudo provocaba una condición denominada «hiponatremia asociada al ejercicio» (EAH) -problemas neurológicos debidos a una cantidad excesiva de agua en el cuerpo- y su correspondiente encefalopatía -daños en el cerebro-.

A medida que el número de casos de EAH comenzó a aumentar, algunos con resultado de muerte, el tema se convirtió en una causa de preocupación entre el público, lo que llevó a la comunidad mundial de la medicina deportiva a reevaluar la promoción del consumo en exceso.

Al estudiar la relación entre la deshidratación y el rendimiento físico, los investigadores no encontraron correlación entre los niveles de deshidratación y los tiempos de finalización de los triatletas en un maratón, y además, algunos de los atletas que registraron tiempos más rápidos se encontraban entre los que más agua habían perdido.

A diferencia de lo que promovió el ACSM en 1996, ahora había evidencia de que los niveles leves de deshidratación no afectaban el rendimiento de los atletas, y que ni la prehidratación ni la hidratación durante el ejercicio eran necesarias para que el cuerpo mantuviera una hidratación adecuada, incluso durante el ejercicio prolongado en condiciones ambientales calientes. 

Confiar en señales corporales en lugar de consejos externos

Como uno de los mecanismos que utiliza nuestro organismo para mantener el equilibrio, la sed se desencadena cuando el organismo detecta falta de líquidos o un aumento en la concentración de osmolitos, como el sodio.

Haciendo caso omiso de los conceptos anteriores que consideraban la sed como un indicador poco fiable, el Dr. Mitchell Rosner, especialista en riñones de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, recomienda usar nuestra sed como guía: “Si bebes cuando tienes sed, no te volverás hiponatrémico y no sufrirás una deshidratación significativa”.

Los estudios han encontrado que durante el ejercicio, el consumo de líquidos debe basarse en la sed y la ingesta de electrolitos no siempre es necesaria. (Imagen: Monstera a través de Pexels )

Sorprendentemente, el papel esencial que juega la sed en el equilibrio corporal ya se conocía en 1991. Pero, ¿por qué se ignoraron estos hallazgos y por qué se promovió la sobrehidratación en su lugar? Los estudios han concluido que fueron intereses comerciales los que retrasaron el reconocimiento de esta información. 

¿Qué pasa con el agua corriente? 

Cuando se trata de hidratación, el agua es el calmante universal de la sed. Sin calorías añadidas, azúcar, cafeína u otros aditivos, es la forma más pura de hidratación. Las investigaciones muestran que el agua hace el trabajo tan bien o mejor que sus competidores, como las bebidas deportivas, el té y las gaseosas.

Las bebidas deportivas se componen principalmente de carbohidratos, electrolitos y agua. Si se consumen sin realizar ejercicio largo o intenso durante al menos 60 minutos, las calorías se acumulan en lugar de quemarse. 

Según la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, las bebidas deportivas representan alrededor del 26% del consumo total de bebidas azucaradas en los adolescentes. Así, en ausencia de actividad física vigorosa, el consumo de estas bebidas en grandes cantidades puede aumentar el riesgo de sobrepeso, diabetes tipo 2 y caries dental, entre otras condiciones.

Las pautas actuales del ACSM se abstienen de promover la sobrehidratación, pero aún consideran que las bebidas deportivas son preferibles al agua. Al revisar la declaración del ACSM, el Dr. Michael Greger, MD, FACLM, descubrió que Gatorade Sports Science Institute y The Coca-Cola Company se encontraban entre las principales organizaciones que brindaron apoyo financiero para el informe del ACSM. 

Si bien las bebidas deportivas pueden mejorar la resistencia y el rendimiento de las personas activas y los atletas, su uso no es necesario para las funciones corporales normales. Haríamos bien en tomar los consejos externos con un grano de sal, y confiar más en la sabiduría innata que alberga nuestro cuerpo. 

LEA TAMBIÉN

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS