Australia espera recaudar $5,2 millones en multas a personas que incumplieron con el ‘protocolo Covid’

0
Únete al debate

Los Servicios de Salud de Queensland asignaron al Registro Estatal de Cumplimiento de Sanciones (SPER, por sus siglas en inglés) para cobrar $5.2 millones en multas pendientes de COVID-19 a las personas que desobedecieron las reglas de la pandemia, informó el Brisbane Times.

A fines de septiembre, aún deben procesarse más de 3.000 notificaciones de multas impagas y reembolsos correspondientes a unas 2.755 personas y empresas. SPER persigue el 18.4 por ciento de estos casos por un valor aproximado de $1 millón, y las autoridades están empleando una «aplicación activa» que, «puede incluir embargar cuentas bancarias o salarios, registrar cargos sobre la propiedad o suspender licencias de conducir», dijo un portavoz familiarizado con el asunto.

Otro 25,2 por ciento de los casos aún están pendientes o abiertos a pago, mientras que el 56,4 por ciento restante son casos en los que ya se ha resuelto un acuerdo de pago.

Queensland Health ordenó a SPER perseguir más de 2.000 facturas de cuarentena de hotel atrasadas, por un valor de $5.7 millones provenientes de 2.045 facturas significativamente atrasadas por la cuarentena de ciudadanos impuesta por el estado.

«Los habitantes de Queensland esperan con razón que los viajeros paguen por sus estadías en cuarentena de hotel y no dejen que los contribuyentes paguen la factura», dijo un portavoz de Queensland Health, para justificar la medida en lo que el reportero de Zero Hedge Tyler Durden denominó «el nuevo lenguaje orwelliano de la locura de la aplicación de Covid».

Sin vacuna, sin trabajo

Mientras tanto, los australianos están siendo expulsados ​​de sus trabajos si se niegan a cumplir con las órdenes de vacunación obligatoria.

En Australia Occidental, el primer ministro Mark McGowan ha estado ampliando el mandato de vacunas del estado, lo que le permite «cubrir la mayoría de las ocupaciones y la fuerza laboral dentro de WA», señaló HRD.

“La política fortalece los mandatos actuales y cubre los próximos grupos de industrias que serán obligados, así como un requisito para que otros trabajadores críticos sean vacunados para poder trabajar en caso de un cierre o restricciones similares”, dijo McGowan.

La regulación involucraría alrededor del 75 por ciento o 1,1 millones de trabajadores, calculó ABC.

McGowan explicó que el mandato de vacunación se implementaría en diferentes fases para diferentes tipos de trabajadores. 

El primer grupo está formado por empleados en ocupaciones fronterizas y de transporte aéreo. El personal que trabaja o ingresa a comunidades aborígenes remotas también se incluye en este grupo, además de los servicios de atención comunitaria residencial y no residencial, los servicios correctivos, la policía de WA, los servicios de bomberos y emergencias (excluidos los voluntarios) y los empleados de mataderos y procesamiento de carne. Los empleados tienen el mandato de recibir su primera vacuna antes del 1 de diciembre y de recibir su segunda vacuna antes del 31 de diciembre. 

Otro grupo extremadamente amplio de empleados incluye a los trabajadores de supermercados, abarrotes, panaderías, restaurantes, pubs, bares y cafeterías. También se incluyen empleados de oficinas de correos, ferreterías, guarderías o guarderías familiares e instituciones financieras. Los empleados de las estaciones de servicio, las paradas de camiones y las carreteras, incluidos los empleados del transporte público y comercial son alcanzados por el mandato.

Además, los empleados de los servicios de alojamiento que trabajan en hoteles, moteles y otras instalaciones de alojamiento, servicios funerarios o mortuorios, construcción, mantenimiento o construcción también están sujetos al mandato. Tendrán que recibir su primera dosis antes del 31 de diciembre y la segunda antes del 31 de enero.

“Si es relevante, los empleadores que tienen personal no vacunado trabajando después de la fecha límite corren el riesgo de ser multados hasta con $100.000”, dijo McGowan. “Los empleados individuales también podrían enfrentar una multa de hasta $ 20.000”, agregó.

Consigue el pinchazo, o si no…

La primera ministra de Queensland, Annastacia Palaszczuk, advirtió a los no vacunados afirmando que tienen una última oportunidad para vacunarse: «Esta es su última oportunidad para vacunarse» o, de lo contrario, a los críticos, como sospecha el cosaco australiano, les espera una estancia en uno de los centros de cuarentena de Australia.

En una entrevista con el canal de noticias australiano SunRise, Palaszczuk explica, en efecto, que «creo que las instalaciones regionales de cuarentena van a ser necesarias en el futuro. También las necesitaremos para las personas no vacunadas».

Foto del avatar
Mundo Libre Diario

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS