Síguenos en nuestro canal de WhatsApp

7 formas en que China está destruyendo su propia economía

0
Únete al debate

Análisis de noticias

En 2021, la economía de China se encuentra sumida en el caos. Según su Oficina Nacional de Estadísticas, el PIB de China creció un 18,3 por ciento en el primer trimestre, un 7,9 por ciento en el segundo trimestre y cayó bruscamente un 4,9 por ciento en el tercer trimestre. Algunos analistas han pronosticado que seguirá cayendo por debajo del 4, o incluso del 3 por ciento en el cuarto trimestre.

Si bien algunos dicen que los problemas económicos de China se pueden atribuir a factores externos como el aumento de los precios de las materias primas y las tensiones en el transporte marítimo internacional, los expertos dicen que las políticas del Partido Comunista Chino (PCCh) son los principales impulsores. La respuesta del PCCh ha sido tomar medidas drásticas contra los medios estatales, prohibiéndoles «criticar la economía de China» o reimprimir informes y comentarios extranjeros «sin discreción».

Este artículo describe las siete principales políticas del PCCh que han devastado la economía de China.

1. Política COVID-19 de ‘tolerancia cero’

A medida que la pandemia continúa devastando comunidades en su segundo año, personas de todo el mundo han intentado recuperar cierto sentido de normalidad mientras coexistían con el virus. Sin embargo, el PCCh continúa aplicando una política estricta de «tolerancia cero» de COVID-19, lo que resulta en el cierre de comunidades cada vez que se encuentra un solo caso confirmado y la aplicación de pruebas de núcleos masivos. 

En la ciudad de Ruili, un niño pequeño ha sido examinado más de 70 veces, lo que demuestra lo absurdo de la política de «tolerancia cero». El líder chino Xi Jinping tampoco ha viajado al extranjero ni ha recibido invitados extranjeros durante más de 20 meses.

El PCCh ha defendido su protocolo COVID-19, y el subdirector de la Oficina de Control de Enfermedades de la Comisión Nacional de Salud, Wu Liangyou, dijo que «demuestra la fortaleza de un sistema basado en la voluntad del pueblo». 

CovidOutbreak-China-GettyImages-1236339182
Las personas escanean un código QR para registrarse antes de hacerse una prueba de coronavirus Covid-19 en Beijing el 4 de noviembre de 2021 (Imagen: GREG BAKER / AFP a través de Getty Images).

El brote se ha repetido en China en varias provincias. Sin embargo, la política de «tolerancia cero» ha dañado gravemente la economía. La ciudad de Ruili en el suroeste de China, que alberga una población de 210.000 personas, ha experimentado tres bloqueos en toda la ciudad en los últimos seis meses, lo que ha provocado el colapso de la economía de la ciudad.

El puerto de Yantian, el puerto más activo de Asia para los buques portacontenedores, es otro ejemplo. Después de que se descubrió un solo caso de infección, las autoridades locales endurecieron las medidas de prevención y control, lo que provocó una fuerte disminución en la capacidad del puerto y un aumento en las tarifas de flete, lo que interrumpió gravemente la cadena de suministro global.

2. Leyes «antimonopolio» sesgadas

A fines de 2020, Beijing comenzó a tomar medidas enérgicas contra los sectores privado y tecnológico del país bajo el lema de «fortalecer el antimonopolio y prevenir la expansión desordenada del capital». El 18 de noviembre se inauguró oficialmente la Oficina Nacional Antimonopolio. La legislación también se revisó por primera vez en 13 años para incluir leyes antimonopolio. 

Varias sanciones impuestas por los reguladores del país han resultado en una grave pérdida de beneficios para los gigantes tecnológicos Alibaba, Tencent y Baidu después de haber sido multados con miles de millones de yuanes por violar las leyes Antimonopolio. El gigante de la plataforma en línea DiDi también se vio obligado a retirarse de la bolsa de valores de EE. UU. después de que una investigación conjunta de siete departamentos resultó en su eliminación de las tiendas de aplicaciones.

Según un informe publicado por el banco de inversión Goldman Sachs el 29 de julio, desde noviembre pasado, los reguladores del PCCh han promulgado al menos 50 acciones dirigidas a los sectores de defensa de la competencia, finanzas, seguridad de datos e igualdad social. Estas sanciones reglamentarias han provocado que las acciones de seis empresas tecnológicas líderes, incluidas Alibaba y Tencent, experimenten una pérdida de más de 1,1 billones de dólares, más del 40 por ciento de sus ingresos totales. 

3. Disminución demográfica

China realiza un censo nacional cada 10 años. El séptimo censo estaba programado para ser publicado a principios de abril, pero se pospuso hasta el 11 de mayo. Algunos demógrafos han descrito el censo de 2020 como «el peor censo en términos de calidad».

Al analizar los datos del censo de este año, la demografía de China se encuentra actualmente en una grave crisis. La crisis se puede atribuir a dos factores: una tasa de natalidad en rápido descenso y la creciente población de ancianos. La tasa de natalidad de China se redujo de 21,06 por cada 1000 habitantes en 1990 a 12,07 en 2015 y a solo 10,48 por cada 1000 en 2019. La tasa de natalidad ha ido disminuyendo continuamente desde 2016. 

Las enfermeras y los padres dan masajes a los bebés recién nacidos en el Hospital de Niños de Xining el 17 de mayo de 2006 en Xining de la provincia de Qinghai, China. Los expertos en población chinos predicen un mini-baby boom antes de 2010 como resultado de las leyes de planificación familiar del país. (Imagen: Fotos de China a través de Getty Images)

En segundo lugar, sigue aumentando el fuerte aumento del envejecimiento de la población de China. En 2020, el 18,7 por ciento de su población tenía 60 años o más y el 13,5 por ciento tenía 65 años o más, un aumento del 5,44 y 4,63 por ciento, respectivamente.

Estas dos tendencias ya han tenido un impacto significativo en la economía china. Basándose en los cambios demográficos, el demógrafo Yi Fuxian ha proyectado que la tasa de crecimiento económico de China continuará desacelerándose, cayendo muy probablemente por debajo del 4,7% después de 2025. Esto significa que el objetivo del PCCh de duplicar el volumen económico total en 2035, que requiere una tasa media de crecimiento económico del 4,7%, será difícil, si no imposible, de alcanzar.

Como un intento de tratar de abordar su crisis de población, el 26 de junio, el PCCh adoptó la Decisión para optimizar la política de fertilidad y promover el desarrollo poblacional equilibrado a largo plazo. La política permite que las familias tengan tres hijos y suprime las medidas restrictivas y las sanciones sobre los nuevos nacimientos. 

4. Políticas draconianas de control de datos que dan como resultado un «Muro de Berlín digital»

El 3 de diciembre, 155 días después de cotizar en la bolsa de valores estadounidense, el gigante tecnológico Didi anunció que dejaría de cotizar en la Bolsa de Nueva York y se trasladaría a Hong Kong. DiDi también experimentó una interrupción en el registro de nuevos usuarios, lo que resultó en una auditoría de seguridad y la eliminación de su aplicación y de los reguladores. 

Didi es solo una de las víctimas de la draconiana política de control de datos del PCCh. Con la introducción de la Ley de seguridad de datos (vigente desde el 1 de septiembre) y la Ley de protección de información personal (vigente desde el 1 de noviembre) en 2021, el PCCh afirma haber construido un marco legal para la seguridad de la información y los datos de China. 

El gobierno chino considera los datos como el equivalente del petróleo del siglo XXI, un recurso indispensable para impulsar los algoritmos de inteligencia artificial, la fuerza económica y el poder nacional. Por lo tanto, el PCCh considera que los datos y la economía digital son una gran oportunidad para «superar» a los reguladores chinos estadounidenses que han tenido como objetivo crear un «Muro de Berlín de datos» para proteger su propiedad intelectual.

El PCCh también ha logrado obligar a Tesla, Apple y otras empresas occidentales a construir centros de datos chinos dedicados. Reuters informó el 16 de noviembre que después de que China introdujo una nueva ley de datos, algunos barcos chinos se volvieron imposibles de rastrear, lo que interrumpió gravemente la cadena de suministro global.

La medida provocó contramedidas de Estados Unidos y otros países. En junio, una orden ejecutiva emitida por la administración Biden introdujo un nuevo proceso regulatorio para restringir el flujo de datos a través de las fronteras por motivos de seguridad nacional. Se formó una alianza donde otros países acordaron compartir datos mientras restringían el flujo de datos a China. 

5. Escasez de energía debido a problemas sistémicos

Desde septiembre, la escasez de energía ha afectado a más de 20 provincias y ciudades de China. Incluso Beijing tuvo que cancelar su «espectáculo de luces» anual durante la semana del Día Nacional, un día festivo que celebra la proclamación formal de la República Popular China (RPC). La escasez de energía ha perturbado la economía de China y ha acelerado la retirada de la inversión extranjera, incluyendo Yahoo y la plataforma de redes LinkedIn. 

La política del PCCh de “doble control del consumo de energía” incluye dos elementos: “consumo de energía por unidad de PIB” y “consumo total de energía”. Aunque la política se ha implementado durante muchos años, no ha tenido impacto este año en términos de picos de carbono y neutralidad. 

Un trabajador camina en la nieve en el sitio de construcción del Centro Acuático Nacional (el Cubo de Agua) el 17 de enero de 2008 en Beijing, China. (Imagen: Feng Li / Getty Images)

Sin embargo, desde 2020, debido a la pandemia, algunas provincias y municipios se arriesgaron y se mostraron flojos en la implementación de la política energética. El 16 de septiembre, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma anunció otro programa para mejorar la intensidad y la producción total de energía. Bajo presión, los gobiernos locales participaron en la reducción de emisiones al estilo de una campaña y restringieron enérgicamente el consumo de electricidad.

La escasez pone de relieve un problema estructural en el suministro de energía y la gestión institucional en China. El problema estructural se refiere al fenómeno de “superávit eléctrico durante todo el año pero escasez en las horas punta”. La política de estilo comunista se utiliza para revertir el precio del carbón y la electricidad. El precio del carbón se marca en función de los precios de la electricidad, pero las plantas de carbón están controladas por el gobierno, lo que da como resultado un fenómeno en el que cuanta más energía generan las plantas de carbón, más dinero pierden. 

6. Reformas de explotación que provocaron pánico en el mercado inmobiliario

En 1998, cuando se lanzó la reforma inmobiliaria, el PCCh prometió que más del 80 por ciento de las familias urbanas recibirían viviendas asequibles. Afirmó que a las personas de ingresos más bajos se les proporcionaría una vivienda de bajo costo, mientras que a las personas de ingresos altos se les ofrecería viviendas comerciales de lujo. 

Sin embargo, en 2003, el mercado inmobiliario de China dio un giro diferente. El PCCh posicionó a la industria inmobiliaria como uno de los pilares en el impulso del desarrollo económico nacional. El «cuerpo principal de la oferta de vivienda» pasó de la vivienda asequible a la vivienda comercial. Esto ha resultado en una situación absurda en la que el 90 por ciento de las viviendas urbanas de China son bienes raíces de lujo, que la mayoría de la gente no puede pagar. 

Una vendedora presenta propiedades a un comprador potencial en la Feria Comercial de Bienes Raíces de Verano de Beijing 2010 el 25 de junio de 2010 en Beijing, China. (Imagen: Feng Li / Getty Images)

«En los países desarrollados, la proporción de viviendas comerciales en todo el sistema de suministro de viviendas generalmente no supera el 25 por ciento, y la proporción de viviendas subsidiadas o viviendas con características subsidiadas es a menudo muy alta», Cao Jianhai, profesor de la Escuela de Graduados de la Academia China y Ciencias Sociales, dijo. 

Por un lado, el precio de la vivienda comercial ha ido subiendo exponencialmente, y por otro lado, se ha marginado y recortado la construcción de vivienda asequible. El pueblo chino no solo ha luchado para pagar sus hipotecas en la era de los «altos precios de la vivienda», sino que el mercado de la vivienda también ha creado una burbuja sin precedentes, que ha tenido un impacto en la economía de cuatro formas: 

  1. Crecimiento económico (aproximadamente 1/4 de la tasa de crecimiento del PIB)
  2. Finanzas locales (aproximadamente 1/3 de los ingresos locales generales)
  3. Crédito bancario (alrededor del 40 por ciento)
  4. Riqueza de los residentes (más del 70 por ciento)

La burbuja inmobiliaria ha representado una amenaza considerable para la economía de la nación. Desde 2020, se han introducido nuevas regulaciones como el endurecimiento de los préstamos para la compra de viviendas, lo que hace que sea cada vez más difícil para las empresas inmobiliarias sobrevivir. El caso más destacado es el colapso del gigante inmobiliario Evergrande Group.

La búsqueda del PCCh de: “tierras, viviendas y expectativas estables” se está volviendo cada vez más fuera de alcance.

7. El espectro de la «prosperidad común»

Una de las políticas del PCCh de mayor alcance es el concepto de «prosperidad común» defendido por el líder chino Xi Jinping el 17 de agosto. La política sugiere un arreglo institucional que coordina la distribución de la riqueza por igual entre ricos y pobres. 

El mundo está familiarizado con la distribución primaria, que se refiere a los ingresos obtenidos por la producción de mercado y la redistribución regulada a través de impuestos gubernamentales. Sin embargo, la “tercera distribución” propuesta por el PCCh es única en el mundo y se refiere a la distribución de recursos sociales, caridad y bienestar público de personas de altos ingresos de forma voluntaria. 

Después de que Beijing lanzó la campaña de «prosperidad común», los gigantes tecnológicos han comenzado a donar millones de dólares y competir para eclipsarse unos a otros en obras de caridad. Tencent fue el primero en anunciar una donación total de 100 mil millones de yuanes, seguida de los 10 mil millones de yuanes de Pinduoduo. La empresa de comercio electrónico más grande de China, Alibaba, lanzó las «Diez acciones para promover la prosperidad compartida» el 2 de septiembre, prometiendo donar 100 mil millones de yuanes para 2025.

Todos estos ejemplos sugieren que la “prosperidad común” no es solo una política o un eslogan de propaganda, sino un plan creado por el PCCh para reestructurar fundamentalmente la economía mientras se hunde en la recesión.  

Alina Wang contribuyó a este informe.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Foto del avatar
Javier Pino

COMENTARIOS

guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios

VIDEOS